Samuel Ponce Morales
La Conspiraciòn
El destape de Silvano
Jueves 2 de Marzo de 2017
A- A A+

Silvano Aureoles confirmó este miércoles públicamente su decisión de buscar la candidatura del PRD a la Presidencia de la República en el 2018, y lo hizo exigiendo definición a los demás liderazgos de su partido, es decir, a aquellos que coquetean con Andrés Manuel López Obrador pero sin renunciar al PRD.

Dice el mandatario michoacano que es momento de diferenciar proyectos y dejar actitudes mesiánicas y oportunistas, en franca alusión al Senador Miguel Barbosa, quien un día antes anunció su respaldo al tabasqueño en la sucesión presidencial.

Silvano Aureoles Conejo
Silvano Aureoles Conejo
(Foto: Cambio de Michoacán)

El destape debe verse desde varias aristas.



Por un lado, Silvano Aureoles sabe que arrancar desde ahora le permitirá contar con al menos nueve meses para posicionarse y meterse en la competencia electoral ante perfiles ya consolidados en las encuestas, como son el propio López Obrador y personajes como Margarita Zavala, Miguel Ángel Osorio Chong, Miguel Mancera y Ricardo Anaya.

El perredista tiene a su favor que, si logra tejer fino, podrá no solamente atraer al grueso de la militancia perredista que está urgida de recobrar identidad, valores, fuerza y unión, sino también para reactivar sus estructuras operativas.

El reto no es fácil, pero Aureoles tiene entre sus activos la experiencia de varias campañas proselitistas que lo han llevado a ser Alcalde, diputado federal y ahora Gobernador.

Es además un perredista de a cepa, forjado en el Frente Democrático Nacional y después en la fundación del PRD. Conoce al partido desde sus entrañas.

Sería el primer candidato pura sangre perredista, pues los anteriores, Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, tienen su origen en el PRI. López Obrador, también conocido en su juventud como “El poeta de Macuspana”, escribió incluso un Himno al partido tricolor.

La coyuntura para el destape fue idónea.



Con su abierto y descarado coqueteo con el líder nacional de Morena, Barbosa terminó por exacerbar al perredismo que no comulga con el tabasqueño y que, por el contrario, se sienten traicionados por aquellos que decidieron dar la espalda al partido en el momento que más cohesión exigía para su supervivencia, para su reconstrucción.

Sin el apoyo de Barbosa, sin estructura y sin militancia, Mancera –de los aspirantes perredistas el mejor posicionado en las encuestas-, empieza a difuminarse y a perder en la orfandad política.
El destape también atraerá críticas, más aún en un estado donde la dificultad para concluir una administración ha sido la constante.

Los michoacanos vienen de un periodo corto de gobierno, donde en sólo tres años con siete meses hubo tres gobernadores: Fausto Vallejo, Jesús Reyna y Salvador Jara, éstos últimos en calidad de interino y sustituto, respectivamente.

Antes, el perredista Leonel Godoy duró cuatro años en el cargo debido a un ajuste en el calendario electoral para empatar los comicios locales con los federales, lo que se concretó en 2015 con la elección en donde Silvano Aureoles ganó la gubernatura.

De concretarse, la candidatura presidencial le impedirá a Aureoles completar su sexenio para dedicarse a la campaña y el Congreso del Estado tendrá que nombrar un Gobernador interino.

El reto del perredista es, entonces, cumplir la promesa de no distraerse de su responsabilidad como gobernador mientras se llegan los tiempos para el registro de precandidaturas, mantener el mismo ritmo y generar resultados medibles y tangibles para la gente.

También deberá transparentar en lo posible el buen manejo de los recursos públicos, ante la sospecha y cuestionamiento permanente que se avizora de la oposición, de estarlos utilizando para fines electorales.

El reto, pues, no es menor. Pero contra todas las críticas que puedan venir, también es de reconocerse la decisión de Silvano Aureoles para dejar lo que, podría haber sido, una cómoda posición sexenal en Michoacán, para meterse al ruedo y buscar reposicionar al que hoy parece ser un desdibujado PRD.

La política también es de definiciones, de valía y de tiempos.

Y el tiempo será el que, dicen los perredistas, demuestre que Silvano tomó la decisión correcta.

Nada es lo que parece



Finalmente, se espera que hoy culmine el insoportable tema de la reestructura de la deuda pública del estado, el cual todo indica que será aprobado por mayoría de los diputados locales, no a tiempo, no en demasía tarde, pero la politización de tema provoca percepciones y perversiones equivocadas.

Conjuro



Qué esperaban del SUEUM, de Eduardo Tena Flores, que fuera transparente en la discusión del tema de jubilaciones y pensiones de la Universidad Michoacana...

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo

Frente Ciudadano

PGR en el banquillo

La PGR echó a perder la investigación sobre el 15-S

Sin voto no hay dinero

Aborto, a debate

¡Arranca!

Los dreamers

Los acuerdos del IEM

Los cuatro informes

El regreso de Mireles

Hacia el 8 de septiembre

Las 5 sinrazones del SUEUM

SEE, el audio “filtrado”

CNTE, las y el cobarde

Trump, peor que Fox…

UMSNH, toma de nota

SUEUM, nuevo sindicato

A qué fue México al TLCAN