Economía

Es determinante que en Michoacán se adelgace el gasto público: Miguel Gallardo
Francisco Lemus Martes 5 de Julio de 2011
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Tan importante una como la otra, política y administración deben tener límites bien claros que permitan darle su lugar a cada una en el plano estatal, garantizando sobre todo en la administración que no se haga un uso político de los recursos, como explicó un dirigente empresarial, mientras que para el especialista es necesario que mejore el nivel de la política.
El dirigente en la entidad de la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex), Miguel Gallardo López, explicó que carece de los elementos necesarios para atreverse a dar un veredicto final entre qué se requiere más en la entidad, si política o administración, pero estimó que en este momento es determinante que en la entidad se adelgace el gasto público.
A su parecer esto no necesariamente es responsabilidad de los funcionarios, pues muchas veces es una cuestión de modificar las leyes para que esta reducción, sobre todo en el tema del gasto corriente, pueda llevarse a efecto, por lo que a su parecer es necesario que en términos de la administración es necesario que se haga un análisis a conciencia de las políticas públicas.
“Necesitamos meternos a una revisión de las políticas públicas que se tienen para ver cuáles de ellas están frenando el desarrollo y que podrían ser mucho más vanguardistas para incentivar la inversión y la competitividad. Muchas veces nos quejamos de las autoridades, pero muchas veces lo que hay es porque así lo dice la ley”.
A su parecer es común que en la entidad las cosas suelan politizarse rápidamente, por lo que estimó que “tenemos que marcar diferencias importantes para que las cosas que no tengan nada que ver con política, y se puedan llevar a cabo de manera más fluida, pues una de las cosas que vemos que frenan es que algunas propuestas se politizan y luego difícilmente caminan”.
Por ello aseguró que esta será una de las propuestas que se le harán a quien resulte electo gobernador de la entidad.
Equilibrio administración y política
Para Eduardo Nava Hernández, profesor-investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Michoacana, no existe en realidad una disyuntiva entre administración y política, pues son elementos complementarios, pues “toda administración pública debe estar sustentada en el manejo de las fuerzas políticas, en la conducción adecuada de los conflictos y su canalización a través de las instancias correspondientes”.
Sin embargo señaló que en el caso de Michoacán hay momentos en donde ha predominado la lucha política, y dicha lucha cuando es exacerbada complica el trabajo administrativo, por lo que a su parecer se requiere un equilibrio entre una buena administración y una política canalizada por las instancias que sean procedentes, además se debe poner mucha atención en el tema político.
Pero actualmente no sólo en el estado, sino en general a nivel nacional la política se ha visto debilitada por las actitudes que han privado en los distintos institutos políticos y que se puede comprobar en la falta de contenido que ha caracterizado a las campañas y precampañas en general, donde se privilegian las personalidades y no las propuestas.
“Lo que acabamos de ver en el proceso interno del PRD no es muy satisfactorio desde ese punto de vista, tanto porque las campañas fueron muy pobres en todos los casos, como porque se han enfocado más en la mercadotecnia, como ocurre en todos los demás partidos, a la vez que prácticas que se han buscado superar durante muchos años, como la coacción del voto, están presentes”.
Para Nava Hernández es necesario que los partidos pugnen por elevar el debate político, por lo que las críticas también se dirigieron al PRI y al PAN de la entidad, pues mientras que el primero llevó a cabo un proceso poco claro para elegir a su candidato “de unidad”, en el PAN es notable la desigualdad entre los contendientes, pues uno de ellos está haciendo uso de recursos del gobierno federal.
“Esto nos hace esperar en la etapa de las campañas, un bajo nivel, donde destaquen las acusaciones y que incluso no está descartado que se eche mano de la judicialización de la política, que es uno de los terrenos que ha entrado peligrosamente en el debate”.