Economía

Francisco Javier García Mier
Nueva Ley de Desarrollo Urbano favorecería ecocidio y corrupción en Michoacán
No es prudente aprobar dicha ley como se encuentra, asegura el director general de Conurba
Francisco Lemus Martes 12 de Julio de 2011
A- A A+
  • La ley, como señala en el oficio, elimina cualquier forma de participación de la Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente (SUMA) y ni siquiera la señala, por lo que la desconoce como inexistente y traslada todas sus atribuciones al Ejecutivo.

Morelia, Michoacán.- Más allá de las controversias entre desarrolladores de vivienda y el Congreso del Estado, la nueva Ley para el Desarrollo Urbano del Estado de Michoacán no debe aprobarse por no ir acorde con las recientes reformas federales en la materia, además de que al pretender ser sencilla deja vacíos legales que favorecen la devastación ecológica o la corrupción.
Francisco Javier García Mier, director general de Conurba, una consultoría dedicada a la gestión del desarrollo urbano surgida en Michoacán y con presencia en varios estados de la República, habló con Cambio de Michoacán acerca de las observaciones que ha hecho en la iniciativa de ley antes mencionada, por las cuales aseguró que no es prudente aprobar dicha ley como se encuentra.
Desde el pasado 5 de mayo a través de un oficio dirigido al entonces presidente de la Mesa Directiva del Congreso, Jesús Ávalos Plata, el especialista basó sus críticas en cinco puntos que parten desde la necesidad de vinculación con la Ley General de Asentamientos Humanos, la cual está próxima a aprobarse a nivel federal y que estará por encima de todas las demás leyes.
Por tal razón en cuanto entre en vigor la ley federal, la estatal será inoperante, pues ya se puede vislumbrar que no contempla muchos de los temas que actualmente son tendencias nacionales, como la densificación de las ciudades, con la cual se busca evitar que éstas se sigan expandiendo a las orillas y que se procure un crecimiento vertical contemplando que hayas espacios para el desarrollo social.
Esto toca otro punto delicado, pues como explica el especialista “en materia de fraccionamientos, (la ley) no tiene bien claro el cómo nombrar a los fraccionamientos suburbanos o campestres; deja pie a que en todos lados se puedan hacer fraccionamientos, hasta en zonas de preservación ecológica. Bajo este truco podría urbanizarse todo”.
Algo que se puede augurar despertará conflictos sociales en distintos lugares, como el que ya se ha registrado con respecto al tema de la Loma de Santa María, por lo que la ley en busca de ser simple puede generar problemas más complejos.
Pero este no es el único vacío que queda en la ley, ya que si bien la ley busca llegar a fondo en algunas cosas, pues “define procedimientos de normatividad y se olvida de otros, de la aprobación de la planeación urbana, por ejemplo. (…) Y se va a prestar esto a corrupción a aplicación de procedimientos parciales de los funcionarios en turno”.
La ley, como señala en el oficio, elimina cualquier forma de participación de la Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente (SUMA) y ni siquiera la señala, por lo que la desconoce como inexistente y traslada todas sus atribuciones al Ejecutivo.
Algo que igualmente le parece desconcertante a García Mier es el hecho de que dentro de la ley haya confusiones entre los conceptos de ordenamiento territorial y de planeación del desarrollo urbano, a la vez que no existe vinculación entre esta ley y la General de Equilibrio Ecológico y Proyección Ambiental, así como con la Ley Ambiental y de Protección al Patrimonio Natural.
El especialista también llamó la atención sobre el hecho de que la ley se ha modificado casi de forma absoluta en dos ocasiones y la actual propuesta no tiene una continuidad con la vigente, que ya contempla algunos conceptos que son actuales, lo que para él implica un retroceso.
Asimismo lamentó que esta ley no se basó en leyes de vanguardia que se han hecho en otros estados, como pudiera ser el caso de Jalisco, o las de otros países de América Latina, pues México guarda muchas similitudes con las pautas de urbanización que han seguido los demás países de esta región.