Sociedad

`La intimidación no me silenciará, seguiré escribiendo´
Juan Pérez Medina Miércoles 10 de Septiembre de 2014
A- A A+

José María Gerardo Carmona
A mi cubículo del Instituto de Investigaciones Económicas y Empresariales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, donde desempeño mi trabajo académico -de investigación y difusión- como profesor he recibido un manuscrito cuyo contenido es de carácter intimidatorio, provocador y “anti comunista”, donde se me cuestiona mis posiciones teóricas, políticas e ideológicas.
Ante este hecho y por mi trabajo de investigación, así como periodístico, he acudido a la Procuraduría General de Justicia del Estado a presentar denuncia de hechos para que se investigue el caso y se me ofrezcan medidas cautelares a mi persona y el personal que me asiste, es necesario precisar que el citado hecho se realizó dentro de la propia Universidad y en mi centro de trabajo.
Dado el contenido del citado manuscrito, que por la secrecía de la investigación que realizan las autoridades competentes no puedo dar algunos detalles del contenido del mencionado documento.
Lo delicado del caso es que el mismo atenta contra mi integridad personal, la libertad de expresión y en especial la libertad de cátedra garantizada por la Ley Orgánica de la Universidad Michoacana y el Contrato Colectivo de Trabajo entre el Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana y la propia Universidad.
Este hecho que hoy denuncio no lo considero un hecho aislado o circunstancial, sino que se da en el contexto de violencia e inseguridad por el que atraviesa tanto el país como el estado de Michoacán, ampliamente conocido; además de que existen antecedentes de amenazas, hostigamiento y desapariciones hacia varios colegas periodistas, en el país más de 80 periodistas muertos y 17 desaparecidos de acuerdo a un informe de Reporteros Sin Fronteras. Y que en el actual sexenio de Enrique Peña Nieto aumentó significativamente, además de que México se considera un país de alto riesgo para el trabajo periodístico.
Por mi ejercicio periodístico como colaborador de varios medios de comunicación, entre ellos el periódico Cambio de Michoacán, el semanario Los Periodistas y los portales de Internet Respuesta y CodiceMich, afirmo que me encuentro en un estado vulnerable y de indefensión.
Ante esta situación estoy demandando ante la Procuraduría General de Justicia de Michoacán una investigación a fondo, al mismo tiempo exhorto al gobernador sustituto, el doctor Salvador Jara Guerrero y al comisionado para Michoacán en materia de seguridad y desarrollo, garantías y que se me proporcionen las medidas cautelares correspondientes. Y también que se tomen las medidas necesarias en la investigación del caso.
Por mi trayectoria académica, profesional y periodística soy una persona pública reconocida por amplios sectores sociales y políticos, y que por el contenido de mi trabajo periodístico como analista en temas económicos, financieros y políticos soy formador de opinión pública que posiblemente incomode intereses políticos y económicos.
El régimen democrático es resultado de amplias movilizaciones y luchas sociales que a los periodistas independientes, como es mi caso, abrió espacios en los medios de comunicación antes velados por el poder público, donde privaba la censura, la autocensura, la compra de plumas o el silenciamiento de los periodistas críticos.
Por mi formación académica y profesional, así como una trayectoria de más de 40 años de mi vida consciente he participado activamente en diversos movimientos sociales, he sido activista y dirigente sindical, opositor al régimen autoritario de partido único y un incansable luchador social por la democratización del país y a favor de las luchas de los trabajadores, campesinos pobres, de los indígenas y las minorías sociales -homosexuales, personas discapacitadas, entre otros- estudiantes por el derecho a la educación pública y gratuita.
Mi militancia política y toma de partido ha ido más allá, he participado en movimientos de solidaridad con la lucha de los trabajadores a nivel internacional, así como diferentes movimientos o revoluciones políticas y sociales.
En fechas recientes y que he dejado constancia de mi trabajo periodístico con un principio fundamental me he manifestado por la libertad de todos los presos políticos que existen en el país y en contra de la criminalización de la protesta social.
No soy militante de ninguna fuerza política -PRI, PRD, PAN y Morena o de cualquier otro partido político con registro- en el ejercicio de mis derechos constitucionales y políticos me defino como una persona de izquierda radical, que no significa ultra izquierdista que asume acciones por encima o a nombre de las organizaciones sociales, sino que estoy en contra de cualquier actividad colaboracionista y tampoco he ocupado cargo público con ningún gobierno, lo que también me da la característica de ser un activista social independiente.
Desde el presidente Peña Nieto hasta el último gobernante y todos los partidos políticos antes mencionados saben perfectamente no solamente mi oposición a la política del actual gobierno, sino al sistema capitalista, estoy en mi derecho constitucional de ser un opositor y luchador social que se opone a la existencia de la desigualdad social, la pobreza en que viven la mayoría de la población, particularmente los trabajadores, y a la explotación.
De mi toma de partido en el terreno teórico de las ciencias sociales como investigador estoy en un uso de mi libertad de cátedra y pensamiento consagrada por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Por todas las reflexiones anteriores y el hecho aquí denunciado reitero mi demanda a las autoridades competentes, al gobierno del estado de Michoacán y al comisionado para la Seguridad y Desarrollo, con la investigación a fondo y que se me den todas las garantías para que se tomen las medidas cautelares necesarias para salvaguardar mi integridad física, la de mi familia, mi patrimonio y las personas que me asisten en mi trabajo académico -porque el hecho se dio en mi centro de trabajo- profesional y periodístico.