Opinión

MORELIA
Sin tregua alguna
Se termina la tregua navideña y ahora viene lo bueno, aunque ya se puede esperar un clima de descalificaciones
Gilberto Vivanco González Viernes 20 de Enero de 2006
A- A A+

El título del presente artículo suena algo así como a película de suspenso, de terror o de violencia, la verdad es que no tiene nada que ver con churros cinematográficos, pero en cambio se refiere al reinicio de la lucha frontal por la Presidencia de la República, donde decenas de promesas, de lindas sonrisas y de ataques por debajo del agua serán el pan de cada día; en pocas palabras como en La guerra de las galaxias... preparémonos para la batalla final.
La famosa tregua navideña aparte de servir para que los partidos políticos reacomodaran sus piezas, rediseñaran estrategias y equipos de campañas, gracias a Dios también sirvió para dar un digno descanso a la sociedad que se ha convertido en el destinatario final de todas las mentiras y paradójicamente de todas las burlas, porque es engañada una y otra vez, pero con los discursos que disfrazan la verdad juegan de nuevo con las esperanzas de la gente que de perdis le ayudan a sobrevivir.
Con antelación el PAN y el PRI hicieron el trabajo de lavandería, dando la santa absolución a los hijos de Marta y de paso a su ex marido que tienen negocios nada claros en la adquisición y venta de casas y en el manejo de hospitales (en Zamora por ejemplo), donde el tráfico de influencias y la organización Vamos México son su mayor respaldo; por otro lado, bajo convenio no escrito también se están haciendo de la vista gorda con las millonarias propiedades de Arturo Montiel que si hubiese justicia en este país debería estar respondiendo por todas sus malversaciones.
Las investigaciones a las que deberían estar sujetos los personajes antes mencionados, sufrieron carpetazo en base a valores entendidos, pro un lado Acción Nacional se cruza de brazos ante la riqueza inexplicable del ex gobernador del Estado de México y el PRI se hace como que la virgen le habla ante la inminencia de situaciones turbias que envuelven el accionar de los consanguíneos de la esposa del presidente Fox. Todo sea a favor de las «nobles» causas que rigen los procesos electorales.
Se quiere vender a los votantes, a través de ciertos medios de comunicación, la idea de que las trampas por demás exhibidas de la familia de Marta Sahagún, no afectan la inmaculada imagen del panista Felipe Calderón por el supuesto deslinde que hizo del presidente Fox, ni que tampoco las corruptelas de Montiel dañan la sagrada trayectoria de Roberto Madrazo, o sea que priístas y panistas son mansos corderitos; pero cuando se trata de golpear a López Obrador y al PRD, no tienen empacho en lanzarse unidos cuales lobos esteparios.
Cómo estarán los engaños en la grilla que ahora resulta que el pobre Madrazo al dar a conocer su tan anunciada declaración patrimonial, señala que sólo tiene unos tres millones de pesos, prácticamente se está muriendo de hambre; según él, sólo tiene unas casitas, un pequeño departamento de su esposa en Miami (por cierto descubierto en una investigación), algunos autos de lujo y unos centavitos ahorrados en bancos mexicanos y extranjeros. Nos conmovió tanto la miseria en la que vive que estamos a punto de proponer el «Madratón».
Para no quedarse atrás, volviendo a zancadillas electorales, Vicente Fox también lleva agua a su molino y ha mencionado a la prensa que no piensa que en México suceda como en otros países latinoamericanos donde la izquierda se ha levantado con sonados triunfos; la postura de Chente busca hacer mella en el ánimo de la gente para que la intención del voto destinado al Peje (quien se ha recuperado en las encuestas) sea canalizado a cualquier partido de derecha y si es para Felipillo... pues qué mejor. Todo sea por el bien del sistema económico que está ahogando a la mayoría del pueblo mexicano.
Por otro lado, a propósito del Peje, las tribus perredistas, para no variar andan de la greña disputándose las carteras para las senadurías. No obstante que lo agarraron con las manos en la masa o mejor dicho en los billetes, René Bejarano apoyado por grupos de comerciantes y transportistas que siempre ha manipulado, anda haciendo merequetengue para que le otorguen a su esposa, Dolores Padierna, un lugar en la anhelada lista de agraciados (¿o desgraciados?) senadores. No quiere entender que su inclusión lastimaría, aún más, la dañada imagen del partido del sol azteca y en consecuencia lo pagaría López Obrador.
En fin, se ha terminado la tregua navideña y ahora viene lo bueno, si pensamos que ya hemos visto todo, que ahora los candidatos se dedicarán a presentar sus proyectos y que actuarán de acuerdo a la ley, quizá estemos equivocados porque la recta final se aproxima y las descalificaciones estarán, con mayor peso, a la orden del día. Se acabó el descanso político, ahora viene la batalla final donde el territorio mexicano estará convertido en un auténtico coliseo romano. Si piensan que exageramos habrá que esperar el cause de los hechos. Deseamos no tener palabras... de profeta.
Presidenciables ante el conflicto del ISSSTE
Sería interesante escuchar la postura que tienen los distintos candidatos a la silla presidencial y por supuesto los partidos que los respaldan, en relación a las reformas que el gobierno federal está impulsando en contra de la Ley del ISSSTE y en consecuencia de los propios trabajadores al servicio del Estado, reformas que a todas luces representan un fuerte golpe a las conquistas laborales.
Las movilizaciones que han tomado en la entidad más fuerza a partir de ayer, es una advertencia contundente a la sociedad sobre la política económica y social que un gobierno insensible y lacayo de los poderosos grupos empresariales amantes del neoliberalismo que apuesta, entre otras cosas, a la privatización de los energéticos y de los servicios educativos y de salud, desea imponer a la nación. Es un aviso serio sobre el proyecto al que apuestan quienes según anhelan lo mejor para el pueblo de México pero que están empecinados en desterrar prestaciones sociales que permiten cierta estabilidad a quienes se encuentran laborando y a vivir, aunque sea apuradamente, a pensionados y jubilados.
La resistencia de los trabajadores de la Federación tiene como fin evitar reformas que ya fueron aplicadas, un tanto más sutiles, al Seguro Social; están alertas por el dicho aquel que reza «Si ves las barbas de tu vecino del IMSS cortar, pon las tuyas a remojar... o de plano ponte a pelear».