Opinión

MORELIA
Repercusiones
Fraga, Aznar y el PAN
Son muchas las coincidencias que Aznar tiene con el PAN y, por lo mismo, Acción Nacional tiene profunda identidad con el PP. ¡Dios nos libre, pues, que el PAN continúe gobernando México!
Samuel Maldonado B. Martes 28 de Febrero de 2006
A- A A+

En plena campaña política nacional, dirigentes del PAN y su candidato presidencial recibieron la visita de José María Aznar, ex presidente tanto del
Partido Popular (PP) como del gobierno español.
En México pocos sabemos que el Partido Popular nació de la suma de pequeñas organizaciones políticas (Reforma Democrática, Acción Regional, Acción Democrática Española, Unión del Pueblo Español, Democracia Social, Unión Social Popular, Unión Nacional Española), todas ellas pseudodemocráticas y muy conservadoras, las que formaron Alianza Democrática y que fue liderada por Manuel Fraga Iribarne, quien encabezó la primera dirigencia del PP.
Los dirigentes de esas asociaciones políticas fueron gente identificada plenamente con la dictadura franquista y de Manuel Fraga Iribarne se sabe que, desde su juventud y hasta la actualidad fue y por su conducta seguida aducimos sigue siendo falangista, aun cuando La Falange ya no persista como el movimiento político fundado por Antonio Primo de Rivera, que basó sus principios en el ideario fascista italiano y que fue concebido precisamente para utilizarlo como la herramienta adecuada para el levantamiento contra el gobierno republicano de don Manuel Azaña, en los años de 1936, cuando Fraga apenas tenía catorce años.
Fraga fue primer secretario general de Alianza Democrática y luego presidente fundador del PP (1979), ex ministro de Información y Turismo del gobierno dictatorial de Francisco Franco, Generalísimo de España por la gracia de Dios; doctor en Ciencias Políticas y Económicas por la Universidad de Madrid en 1953 y, en su época de secretario, durante una inauguración, decidió dar el visto bueno a la ejecución de Julián Grimau. De entre sus discípulos más aventajados, se encuentra Aznar, por eso no es de sorprender las declaraciones vertidas por el ex presidente del gobierno español en su reciente viaje a México en abierto proselitismo hacia Felipe Calderón, del Partido Acción Nacional.
Don Manuel se ha caracterizado por emitir declaraciones absurdas: Los que iniciaron las acciones violentas en Chile y Argentina no fueron las fuerzas armadas. Otros grupos tomaron la iniciativa como ocurre tantas veces. (21/12/97).- Los hijos de buena familia son más listos y cuando concursan en una oposición tienen más posibilidades de alcanzar el éxito. En una casa de personas prominentes, los hijos salen con más posibilidades» (07/03/98).
En octubre de 1999, sobre el golpe militar de 1936.- Es un grave error la condena realizada por el Congreso al levantamiento militar de 1936 y si se habla del 36 habría que hablar también del 34 y del 31 hasta llegar a la lucha civil más fuerte que ha habido en el mundo, entre Caín y Abel. Yo siempre miro hacia delante y estoy en contra de querer revisar la historia o de juzgarla.-
En 1949, la Oficina de Información Diplomática hizo públicas sus declaraciones: «Es evidente que el glorioso alzamiento popular del 18 de julio de 1936 fue uno de los más simpáticos movimientos político-sociales de que el mundo tiene memoria».
Por eso no sorprende que el discípulo Aznar se haya ligado estrechamente a Bush y apoyado la intervención en Iraq; por las mismas razones, Aznar está en contra del populismo y odia a los populistas como Evo Morales, Chávez, Castro, Lula. Por eso su apoyo abierto y claro a un candidato presidencial y la tibieza del extrañamiento dado por la Secretaría de Gobernación, que no hace sino confirmar la debilidad de un gobierno y la tibieza mostrada para hacer respetar los lineamientos constitucionales que nos rigen.
Aznar y su PP son intolerantes ante los demócratas y socialistas, aun cuando se denominen a sí mismos como democráticos. Aznar es un mentiroso (sus declaraciones sobre las bombas en la estación de Atocha, el año anterior) y por sistema se oponen rotundamente a que Zapatero busque, a través del diálogo, convencer a ETA para pacificar España.
Son muchas las coincidencias que Aznar tiene con el PAN y, por lo mismo, Acción Nacional tiene profunda identidad con el PP. ¡Dios nos libre, pues, que el PAN continúe gobernando México!