Opinión

MORELIA
Vivilladas
OOAPAS… Incumplido
Resultan ofensivos los argumentos de las autoridades para justificar las inundaciones en Morelia
Gilberto Vivanco González Viernes 4 de Agosto de 2006
A- A A+

Hace quince días un amigo simpatizante del Partido Acción Nacional nos cuestionaba sobre el porqué no le dábamos una palomita al Ayuntamiento
que dirige el Chavo López, decía que frecuentemente en esta columna se le criticaba, casi se le atacaba y que poco se valoraba su trabajo que, según él, ha sido bastante aceptable; al «compa» que nos cuestionó le tenemos una mala noticia: hoy de nuevo criticaremos al presidente municipal y Juan Luis Calderón Hinojosa, director del Organismo Operador del Agua Potable y hermano del candidato de las manos limpias, mismo que si viviera en la colonia Agustín Arriaga Rivera trajera los zapatos, los pantalones tan llenos de agua y lodo como los vecinos de la vulnerable colonia, que al igual que muchas otras de la capital michoacana sufre las inclemencias del tiempo y el olvido de las autoridades.
Sin embargo, si es mala noticia para el referido simpatizante panista, es peor noticia para los cientos de familias que temporada a temporada están con el Jesús en la boca preocupados de no perder sus pertenencias y de no contraer enfermedades provocadas por las recurrentes inundaciones, que el personal de gobierno disfraza llamándolas encharcamientos.
Resulta increíble y hasta ofensivo que las autoridades municipales y las autoridades del agua le salgan a los colonos con que el año pasado no había dinero para tratar de fondo el problema y que hasta ahora lanzaron una licitación para una serie de obras hidráulicas para que a corto plazo se empiece a trabajar y evitar así el desborde del líquido en los ríos o en los drenes implicados. Resulta ofensivo porque han tenido todo el periodo para dar soluciones de fondo a un problema ya reconocido y cuya solución real se ofreció en su campaña proselitista, pasando lo conocido por todos… muchas promesas, pocas o nulas soluciones.
Más indignante es que la mancuerna López Orduña-Calderón Hinojosa ya tuvo la oportunidad de estar en idénticos cargos en otro periodo, el primero como presidente y el segundo como director del OOAPAS, y pareciera que no tienen interés por darle respuesta positiva y eficaz a los ciudadanos o no tienen capacidad para hacerlo; de ahí la molestia de los vecinos de la Arraiga Rivera que el pasado miércoles recibieron con protestas e insultos al hermano del supuesto ganador de las elecciones presidenciales.
La molestia se multiplica porque hace un año, en diversas reuniones con habitantes que viven en los costados de los drenes Arroyo de Tierras y Barajas, ingenieros y técnicos del Organismo Operador del Agua ofrecieron soluciones que para ellos eran determinantes, no obstante que decenas de colonos señalaban que las acciones prometidas de muy poco servirían para solucionar de fondo los problemas; recordamos que los emisarios pedían el beneficio de la duda; a estas fechas queda claro que no era otra cosa más que simple y llanamente: atole con el dedo.
Son insuficientes las palabras que para describir la zozobra y la incertidumbre en la que se encuentran los habitantes de diversas colonias, que en esta temporada no sólo esperan una inundación, sino varias de ellas; apenas va empezando el rosario de lluvias y llevan no menos de tres desbordamientos, en tanto los jefes los justifican con el tiradero de basura y apenas están pensando en licitaciones y en iniciar obras que tardarán varios meses o años en concluirse, lo que indica engaño premeditado del actual Ayuntamiento porque en el 2007 casi les tocarán «Las golondrinas».
La promesa de Felipe Calderón: «a Michoacán le va ir bien, pero muy bien» de llegar a la silla presidencial, sería bueno revalorarla, porque si su hermano mayor no cumple lo prometido a las clases desprotegidas, es muy probable que ambos tengan esa misma enfermedad, de modo que los apostadores profesionales tienen el derecho a decir «tan malo el pinto… como el colorado».
Vecinos alzan la voz
Habitantes de la colonia Arriaga Rivera que en verdad estaban furiosos por la ineptitud y apatía de las autoridades, aprovecharon la presencia de este columnista para, con toda claridad y precisión, señalar puntos de vista al respecto, nos pidieron varias personas que no pusiéramos nombres porque al fin y al cabo lo que cada gente expresara era el sentir de todos los colonos, de cualquier forma tenemos los nombres y las grabaciones en nuestro poder por si alguien deseara consultarlas, y ahí les van:
«Año con año nos dicen que darán solución y año con año nos engañan, ya es justo que nos den una solución favorable».
«Dejen de venir a prometernos que para el próximo año ya no pasará lo mismo… y nos vuelve a suceder, se están burlando de nosotros».
«El año pasado dijeron que aplicarían una solución de tajo, les dijimos que su propuesta no era viable y ahora estamos viendo los resultados. No piensan en la gente sino en ahorrar dinero para sus campañas de las supuestas manos limpias».
«Juan Luis Calderón señaló que este es un problema existente desde hace 30 años y queremos que ellos lo resuelvan en dos años; nosotros le decimos que efectivamente tenemos ese tiempo con el problema, pero las distintas autoridades, y ellos en dos periodos, también han tenido ese tiempo para resolverlo».
«Cuando vienen a las campañas, vienen los meros candidatos, pero cuando son autoridad, ante los problemas de inundación, mandan a trabajadores de otros niveles; nunca viene el presidente a ensuciarse los zapatos».
«El río entra a la casa de usted con toda la confianza del mundo; y a las autoridades poco les importa, quizá si se les metiera a las suyas… otra cosa sería».
«Este plantón es una manera de manifestar nuestra inconformad por todas las malas obras, no nos sentimos escuchados; deben tener una solución. Esto que estamos haciendo es para presionar por una respuesta verdadera y favorable. Ya cuando estemos muertos ya para qué. Existe riesgo de enfermedades y contaminación. Es imposible que la gente esté tranquila».
Al frente del plantón de protesta e inconformidad una persona dijo: «Queremos un compromiso firmado, sin burlas y de que mañana se trabajará para lograr soluciones efectivas, la gente no se moverá hasta tener la seguridad de que ahora sí seremos escuchados y si nos engañan una y otra vez nos plantaremos, está de por medio la seguridad de nuestros hijos y nuestro patrimonio».
Vivilladas tiene en lo personal muchas otras opiniones pero ante la contundencia de la postura de los propios afectados, poco tenemos que decir. «El que quiera ver que vea, el que quiera oír que oiga y el que quiera un chapuzón… venga a la Arriaga Rivera».