Opinión

MORELIA
Consecuencias
Pese a las voces que auguran su desaparición, el PRD debe superarse y seguir contribuyendo a la consolidación democrática
Columba Arias Solís Viernes 22 de Septiembre de 2006
A- A A+

De acuerdo con las notas publicadas por los diarios, hasta el día de ayer la iniciativa del Congreso local para reformar la Constitución Política del Estado, a fin de hacer medio con-
currentes las elecciones en Michoacán, había sido aprobada por la mayoría de los ayuntamientos michoacanos, puesto que de los 113 municipios, 73 ya habían regresado la reforma avalada por sus respectivos cabildos. Seguramente que para este día ya estará la validación de todos los que faltan y es que como ya se decía con anterioridad, la aprobación de los ayuntamientos prácticamente estaba amarrada desde la presentación misma de la iniciativa, de tal suerte que no se esperan disensos por parte de ningún municipio, si bien en algunos ayuntamientos sí hubo discrepancias y votos en contra de algunos regidores, sin embargo, la mayoría estuvo de acuerdo con la iniciativa que prolonga sus periodos de gobierno.
Según han declarado algunos de los legisladores que mayormente la promovieron, la celeridad con la que se llevó a cabo todo el proceso hasta su aprobación no había sido observado en ningún otro caso y esto se ha realizado en un periodo tan corto en virtud de que esperan la interposición de la controversia constitucional en cuanto se haya publicado la reforma.
En éstas y otras páginas, diferentes profesionales del derecho han expuesto las razones jurídicas por las que se consideran anticonstitucionales las llamadas reformas concurrentes, y también se ha dejado en claro que la oposición no es a la concurrencia, sino a la contravención a las normas constitucionales, ya que la coincidencia electoral podría lograrse como ya se ha hecho en otros estados, sin violentar la Constitución Política de los mexicanos, no obstante no hubo razón jurídica alguna que atendiera la mayoría de legisladores y ayuntamientos y estrenaremos los michoacanos normas constitucionales que contravienen el pacto federal.
Tal vez como señalan algunos legisladores, la coincidencia de voluntades plasmada en el acuerdo firmado por todos los actores políticos sea de tal magnitud que inhiba la promoción de la controversia, sin embargo, tanto diputados como ayuntamientos no deben perder de vista las posibles consecuencias que traerían las inconformidades manifestadas por los ciudadanos a través de la solicitud de la protección y amparo de la justicia federal contra los actos derivados de dichas reformas.
¿No habrán reflexionado el cuerpo legislativo y los cabildos michoacanos sobre qué pasaría si una cantidad importante de ciudadanos en los diversos municipios del estado se amparara a fin de no pagar impuestos, contribuciones o derechos previstos en la Ley de Ingresos aprobada por una Legislatura fuera del periodo para el que fue electa? Para ejemplificar sencillamente, ¿qué consecuencias traería que a cientos o miles de michoacanos que interpusieran juicios de amparo para no pagar Impuesto Predial a sus municipios, les fuera concedida la suspensión provisional y por tanto y mientras se resuelva el fondo del asunto, no entraran a los erarios municipales esos recursos? Y peor aún, ¿qué pasaría si se les concediera la protección definitiva?
¿Será que legisladores y munícipes engolosinados con su futura prolongación en el cargo habrán perdido de vista que la promoción multitudinaria de juicios de amparo puede traer como consecuencia el colapso de los ayuntamientos y por ende la paralización de los servicios?
Luego entonces, aprobada la reforma por todos quienes tenían que hacerlo y publicada ésta, comenzará a tener vigencia, por lo que para sus promotores inicia también un camino que puede ser mucho más arduo, de tal forma que bien harían en irse preparando para dar cumplida respuesta, si es que las inconformidades se presentan.
Discrepancias partidistas
Son éstos sin duda, tiempos difíciles para el Partido de la Revolución Democrática. A partir de la Convención Nacional del pasado 16, los ataques mediáticos contra el PRD y especialmente contra López Obrador iniciados desde las campañas presidenciales se han –si ello es posible- redoblado. El comentario injurioso y denigrante se multiplica en todos los medios. Las discrepancias entre sus principales liderazgos pretenden aprovecharlas sus adversarios para anticipar debilitamiento y fractura en busca de su desaparición.
Hay una actitud hipócrita de quienes hoy manifiestan suma preocupación porque las acciones de resistencia emprendidas por la izquierda representada en el PRD lo debiliten y lo hagan perder su fuerza.
Quienes solamente hasta hoy descubren las cualidades y valores del líder fundador del PRD y lo ensalzan como el demócrata que sí es, y pretenden oponerlo y confrontarlo al otro liderazgo, son los mismos que hace tres lustros lo denostaban y lo infamaban acusándolo de una sarta de barbaridades.
El PRD tiene frente a sí grandes retos. Desde su nacimiento nada le ha sido fácil y casi siempre ha tenido que remar contra la corriente. En muchas ocasiones los mercenarios que nunca faltan han hecho abordajes forzados, pero a pesar de ellos y de sus contradicciones, el barco perredista no ha naufragado. Hoy, debe buscar su fortalecimiento a través del diálogo, de la inclusión y de la tolerancia. Volver los ojos hacia la militancia fundadora que en varios lugares ha sido desdeñada, incorporar a sus filas a las mujeres y hombres con valores que aportar.
No son demócratas quienes aspiran a la desaparición del PRI o del PRD, porque la democracia requiere de la existencia de partidos consolidados y fuertes. A pesar de que algunos quisieran reproducir esquemas del pasado y hacen apuestas por la desaparición perredista, México ya no está para eso. El PRD debe superarse y seguir contribuyendo a la consolidación democrática.