Opinión

MORELIA
VIVILLADAS
Quemadas políticas
Gilberto Vivanco González Viernes 22 de Septiembre de 2006
A- A A+

En el ambiente político siempre se está en riesgo de meter la pata, de hecho sucede en todas las tareas propias del ser humano, pero el problema se
agrava cuando no sólo existen equivocaciones simples sino que muchas de ellas son auténticas chamuscadas que dejan entrever conveniencias, enfrentamientos, omisiones, o de plano barbaridades. En esta ocasión comentaremos ejemplos actuales que corroboran nuestros candentes planteamientos.
Iniciaremos con la conversación telefónica, grabada por supuesto en el anonimato entre Emilio Gamboa Patrón y el señor que aparte de ser conocido como el Rey de la Mezclilla debe ser considerado el jeque de la grosería: Kamel Nacif, el famoso pederasta cuyo lenguaje florido se ventiló en la conocida charla telefónica con el gober precioso de Puebla.
Con el propósito de futuras reformas a la Ley de Juegos (léase apuestas), donde también tiene manos metidas el Nacif ese, en el año 2004 se dio esta conversación de altura (pero de altura de albañiles): Kamel – «No, no la chingues, dale pa’trás papá», a lo que en ese entonces senador del PRI y hoy diputado contestó doblando las manitas: «Pos entonces va pa’trás, esa chingadera no pasa en el Senado». Y así sucedió, la iniciativa no pasó la prueba ni en la Cámara de Diputados.
Los detalles de la indignante llamada son más amplios y han sido reconocidos por ambos protagonistas, pero resultado que no pasó nada contra el «representante» del pueblo Emilio Gamboa, cuyo segundo apellido, Patrón, lo ha de tener en honor al libidinoso de su jefe Kamel Nacif; de premio al dinosaurio priísta le obsequiaron hace unos días la presidencia de la Junta de Coordinación Política, uno de los dos órganos de gobierno de la Cámara de Diputados. Éstas y otras bondades han sido respaldadas por legisladores priístas y panistas, desde luego con el aval del gobierno saliente de Fox y el gobierno entrante de ¡Calderón! Una vez más los mexicanos somos testigos de cómo el poder político está en manos del poder económico. No tiene la culpa el indio… sino quien lo hace compadre o lo hace diputado ¿verdad papá?
En este asunto de las quemaduras de tantos grados, ¡chamuscada la que se dio el actual primer ministro de Hungría, Ferene Gyurcsány! Después de que, para variar en una grabación, reconoció haber mentido un año y medio sobre la situación económica del país al pueblo húngaro con el propósito de ganar las elecciones. La reacción indignada de la gente no se hizo esperar y tras disturbios que han puesto de cabeza a la nación europea, el señor sigue montado en su macho y descarta dimitir al cargo.
Ante los acontecimientos señalados diremos que los húngaros no aguantan nada, aquí en México el presidente Fox desde hace seis años ha mentido sobre la situación económica, política y social, y ni quién le diga nada; incluso su partido ganó, como sea, las elecciones presidenciales. Es que los mexicanos somos re aguantadores… ¡y lo que se acumule de la próxima administración!
Ya metidos con las broncas internacionales, vaya lío que armó el Papa Benedicto XVI por sus declaraciones en la universidad alemana de Ratisbona, al hacer referencia del diálogo que tuvo en 1391 el emperador bizantino Manuel II Paleólogo con algún personaje culto de la época cuando discutían las posturas del cristianismo y el Islam: «Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espalda la fe que él predica». Estas palabras que no son autoría de Su Santidad y que únicamente justificaban parte de la ponencia que en el contexto buscaba unir las religiones, ha provocado serios enfrentamientos entre las dos iglesias y comprometidas amenazas de muerte contra el heredero de Juan Pablo II.
Lo que para algunos fue una recóndita justificación en torno a la hermandad que debe imperar entre las religiones, para los musulmanes fue una tremenda ofensa que ha puesto como acero incandescente su vínculo no siempre tan intenso. El incidente hizo que renaciera la polémica, entre los conocedores del tema, sobre las acciones violentas que en su momento ejerció la Iglesia cristiana como los ataques a protestantes y la persecución a las herejías, ello sin dejar de lado el poder y las formas actuales de dominación a través de nuevas estrategias.
Sea como sea, las declaraciones en labios del Papa causaron revuelo, y aunque personalmente ha justificado y lamentado su intervención, la verdad es que el pueblo mahometano se encuentra indignado, lo que obligará al Pontífice a pedir disculpas, deseando que ello apacigüe los ánimos que están al rojo vivo. La situación nos recuerda el dicho aquel que reza «bravo el compadre y le dan pistola… o alegre que es el indio y le dan maracas».
Cárdenas y AMLO… ¿Arde la disputa?
Ya encarrilados con eso de las quemadas, diremos que la mayoría de los medios de comunicación consideraron como un balde de agua hirviendo en la espalda, las declaraciones que hiciera en España Cuauhtémoc Cárdenas sobre la designación o autoproclamación de Andrés Manuel como presidente legal de México. A Vivilladas no sorprende el desacuerdo del ingeniero, sorprendería siempre y cuando haya estado de la mano en todo el proceso electoral con el abanderado de la coalición «Por el bien de todos». Como nunca se dio la unión no hay sorpresa ni motivo para enterrar ni satanizar a la izquierda, cuyo acto fue simbólico pero no deja de ser combativo.
Nunca se vio la mínima intención en el michoacano para apoyar al tabasqueño, al contrario, su distanciamiento se fue profundizando a medida que avanzaron las campañas presidenciales. Nunca aceptó que, de alguna u otra manera, López Obrador tuviera las preferencias a su favor. De tal forma es cierto que el Cautemochas echó más leña al fuego pero eso no influye en forma determinante para que la caldera política a nivel nacional siga en pleno hervor. No debemos espantarnos con los fantasmas ni con el petate del muerto… cuando estamos súper abrazados de la candente mortaja.
Para concluir, ya que nos referimos a fantasmas, ¡vaya emoción! que le dio al Chavo López, presidente municipal de Morelia, que Marco Antonio Figueroa tomara las riendas del equipo de futbol Morelia, hasta varios desplegados pagó, seguramente del presupuesto público, para decir que ese era su sueño y que esperaba que el Fantasma levantara a los caídos Monarcas. Bien por el señor López, pero desde aquí le decimos que los morelianos soñamos con un alcalde que tenga capacidad para sacar a la capital michoacana del bache y bachezotes que en varios aspectos ha caído. «El desplegado fue otra chispoteada… o más bien otra chamuscada».