Opinión

MORELIA
VIVILLADAS
Personalidades y puertas falsas
Gilberto Vivanco González Viernes 20 de Octubre de 2006
A- A A+

Hace unos días unas amistades comentaban que ellos habían pasado por una etapa muy difícil con su hijo adolescente y recriminaban diciendo que los actores y los ricos deportistas tienen todo y que son felices por el solo hecho de tener fama y fortuna.

La vida para algunos de ellos no es así…queda claro que para lograr la felicidad hace falta mucho más que dólares, luces y glamour.

Han existido personajes célebres que en vida nunca encontraron tranquilidad económica ni el reconocimiento de la sociedad, como fue el caso de Vincent Van Gogh, quien tras una enorme pobreza y la pérdida de su hermano protector, Teodoro, enloqueció y, finalmente, él mismo cortó su existencia dejando un legado de pinturas impresionistas que hoy, contradictoriamente, valen millones de dólares.

Hubo quienes ostentaron tanto poder que al verse sin él no pudieron resignarse.

Marco Antonio: (83-30 aC) triunviro militar romano que se suicidó dejándose caer sobre su espalda.

Cleopatra: Reina de Egipto en 51 aC, murió al dejarse morder por un áspid (variedad de cobra), en el 31 aC.

Nerón: (37-68 aC) cruel emperador romano que se suicidó en el año 68 aC.

Hitler: Füher de Alemania, protagonista de la Segunda Guerra Mundial, se cree que se suicidó el 30 de abril de 1945; su cuerpo nunca fue encontrado.

Sabemos de quienes aún en la cumbre de la fama o el reconocimiento popular no encontraron respuesta a sus necesidades diarias, algunos se suicidaron, otros fallecieron consecuencia de sus excesos de droga, alcohol o tranquilizantes.

Diógenes: (413-327) filósofo griego que se retiró a una vida sencilla, se cree que murió al retener a voluntad su respiración.

Emilio Salgari, (1813-1911) escritor nacido en Verona, autor de Sandokan.

Ernest Hemihngway: (1898-1961), escritor norteamericano, premio Nobel de Literatura en 1954; autor de Por quién doblan las campanas, El viejo y el mar, se disparó en la cabeza con una escopeta.

Marilyn Monroe: Actriz de cine norteamericana, se suicidó al ingerir barbitúricos; su muerte sigue siendo un misterio.

Tchaikovsky: Músico ruso, autor de El Cascanueces, murió al consumir a propósito agua contaminada en una epidemia de cólera.

Elvis Presley: Rey del rock and roll, falleció en su residencia de Memphis por sobredosis de tranquilizantes y otros fármacos.

En nuestro país, a pesar de la fama y el éxito varios son los casos de artistas malogrados.

Lupe Vélez: Primera mujer mexicana que conquistó la meca del cine en los Estados Unidos, esposa del Tarzán más famoso del celuloide, Johnny Weismuller.

Pedro Armendáriz: Recio actor del cine mexicano se suicidó de un balazo, cuando le notificaron cáncer, aunque según se dijo los resultados de los análisis estaban equivocados.

Miloslava: Actriz mexicana, para muchos la más hermosa de todas; se mató por una decepción amorosa por el torero español Alberto Dominguín.

Paco Stanley: Caso aparte. Asesinado, según hipótesis, por su vínculo con el narcotráfico.

Por otro lado, vale la pena destacar que si bien no cortaron de tajo con su vida, sí la fueron destruyendo poco a poco: José Alfredo Jiménez y Chelo Silva, quienes murieron víctimas de males ocasionados por el alcoholismo.

Mundo del espectáculo… gloria e infierno.

Por azares de este mundo, decenas de famosos que brindan distracción y esparcimiento a miles de personas no son capaces de proteger o tener una vida normal con sus seres queridos, algunos ejemplos son: Marlon Brandon, ya que su hija se suicidó y su hijo bajo el influjo de las drogas asesinó a una joven.

Luis Miguel: Cantante internacional mexicano, cuyo padre, Luisito rey, se suicidó y su madre tiene problemas mentales y la familia no sabe su paradero.

Existen quienes han conmovido o impresionado a la opinión pública con su vida desordenada, pero que han tenido la oportunidad de una nueva esperanza, alternativa que ellos se han encargado de difundir, un poco por honestidad, y otros, porque ya no pudieron ocultarlo.

Alejandra Guzmán, Sasha, Yuri, Lupita D’alessio así como Héctor Suárez, José José, Sergio Ramos El Comanche, y Alonso Echanove, quien entre balbuceos por las secuelas de la droga ha invitado a los jóvenes para que se alejen de los vicios.

En el mismo sentido, pero del ambiente deportivo, ciertos personajes han visto caer su estrella cuando por llevar una vida con excesos, realizan acciones fuera de sí.

Mike Tyson: Boxeador de peso completo, acusado de violación y agresividad excesiva.

O. J. Simpson: Célebre jugador de futbol americano, acusado del asesinato de su esposa.

Carlos Monzón: Boxeador argentino de peso medio sentenciado a prisión por asesinato de su cónyuge.

Ben Johnson: Velocista canadiense, despojado de la medalla de oro durante las Olimpiadas de Montreal, por consumir anabólicos.

Diego Armando Maradona: Jugador de futbol, de nacionalidad argentina, comparado con Pelé como el mejor de todos los tiempos, suspendido en tres ocasiones por consumo de cocaína, se fue hace unos años a la isla de Cuba buscando su rehabilitación y hoy parece que el fantasma de los estimulantes por fin ha desaparecido.

Los casos y circunstancias descritas en este artículo no tuvieron como atención despertar el morbo entre los amables lectores, fueron presentados con propósito de reflexionar que, más allá de la imagen de una cámara de televisión, más allá del mundo ficticio en el que se mueven, ante todo y sobre todo, son seres humanos.

Hombres y mujeres que no deben dejarse arrastrar por un mundo, que aunque parezca de oropel, no deja de ser irreal. Los sonados casos de gente del espectáculo y connotados deportistas, aún en condiciones distintas, son claras pero tristes muestras de ello. Para enfrentarnos con dignidad a la existencia recordaremos un pensamiento de Octavio Paz: «La vida no es de nadie… todos somos de la vida». ¿No es así?.