Opinión

MORELIA
Apurar las reformas
No deja de sorprender la actitud de legisladores surgidos del PRD, que a raíz del resolutivo de la Corte sobre las concurrentes, han enderezado sus críticas en contra de su propio instituto político por haber interpuesto la acción de inconstitucionalidad
Columba Arias Solís Viernes 15 de Diciembre de 2006
A- A A+

Una vez conocida la resolución de la Suprema Corte de Justicia sobre la acción de inconstitucionalidad presentada por los partidos de la Revolución
Democrática, Convergencia y Alternativa, contra las reformas constitucionales realizadas por los diputados del Congreso michoacano, y que como es sabido prolongaban los términos del ejercicio de diputados y presidentes locales y desaparecía la elección directa de gobernador, para dar paso a la designación del mismo por parte de los integrantes del Congreso del Estado, los comentarios al respecto no se han hecho esperar, en especial por los auspiciadores y al mismo tiempo responsables de las controvertidas reformas.
Llama la atención la reacción de algunos de los impulsores de la reforma en comento, ya que incapaces de asumir la responsabilidad que les corresponde, se han sentido traicionados e indignados tanto por la determinación de los partidos que interpusieron la acción, como por el resolutivo emitido por los ministros de la Suprema Corte, quienes determinaron que dichas reformas violan disposiciones constitucionales y aunque les conceden a los estados, en este caso a Michoacán, el derecho para hacer concurrir sus procesos electorales, rechazan la prolongación de mandatos y la sustitución de la elección directa para gobernador, por la designación que realizarían los diputados locales de acuerdo con la reforma.
La resolución de la Suprema Corte de Justicia ha dado una rotunda negativa a las afirmaciones de algunos actores políticos en Michoacán, tanto diputados como dirigentes, que afirmaban tajantemente que «los acuerdos políticos tomados entre las distintas fuerzas están por encima de las normas». Nada más lejos de la verdad jurídica, porque el mejor acuerdo político no puede sustituir ni contrariar las disposiciones constitucionales, y así, ante la molestia de algunos, la Corte mexicana ha frenado en seco las reformas que atentaban contra principios establecidos en la Carta Constitucional.
No deja de sorprender la actitud de legisladores surgidos del PRD, que a raíz del resolutivo de la Corte, han enderezado sus críticas en contra de su propio instituto político por haber interpuesto la acción de inconstitucionalidad, llegando a la acusación contra su dirigencia nacional, de inmiscuirse en asuntos propios de los michoacanos y que por lo mismo, según han señalado, sólo correspondería a éstos dirimirlos. A este respecto, sale sobrando el comentario, sin embargo, hay que recordar que todos los partidos políticos registrados y reconocidos en Michoacán son partidos de carácter nacional y todos, también, incluido el sol azteca, tienen órganos nacionales a los que en todo caso tendrían que haber considerado y consultado.
Luego entonces, es obvio que no solamente la dirigencia nacional de dicho partido no fue consultada, sino que además tampoco lo fueron los antecedentes de fundación del instituto político, ni sus documentos básicos, porque de hacerlo hubieran encontrado y recordado que el PRD desde su antecedente la Corriente Democrática, surge demandando el respeto al voto, a la libertad de sufragar directamente y sin coacciones, al ejercicio de una verdadera democracia electoral, y estos principios se perdían al cancelar la elección directa a gobernador y al prolongar los periodos para los que fueron electos legisladores y munícipes.
También hay que recordar que aunque no interpusieron recurso alguno, connotados militantes del partido blanquiazul con relevancia nacional también se opusieron, entre ellos el hoy flamante responsable de la Función Pública, quien en visita a esta capital en el marco de las campañas a la presidencia, expresó su desacuerdo ante lo que entonces era el proyecto de reformas constitucionales.
Pero más allá de la molestia por la iniciativa truncada, los legisladores michoacanos tienen ante sí la valiosa oportunidad de trascender, realizando lo que verdaderamente podría ser la madre de todas las reformas electorales, la reforma nunca antes hecha y tan necesaria y demandada por la sociedad. No debe haber excusa de falta de tiempo, de falta de consensos, de falta de propuestas. Si pudieron y fueron capaces de unificar criterios en aras de un proyecto que bien sabían corría el riesgo de no fructificar, por qué no habrán de lograr la suma de voluntades para llevar a cabo en breve tiempo la más importante reforma electoral, si las diversas fracciones parlamentarias se han expresado en el mismo sentido para trabajar en ese proyecto, para lo cual incluso lanzaron una convocatoria abierta para que todos los ciudadanos y organizaciones que quisieran, participaran con sus propuestas. Por si hicieran falta, tanto el IEM como el Tribunal Electoral y el Foro de Periodistas les han hecho llegar importantes propuestas, así entonces sólo resta la decisión de trabajar y apurar las indispensables reformas.