Opinión

MORELIA
Vivilladas
2007: Lamentables aumentos
No se requiere escarbar tanto para darnos cuenta de que este 2007 viene tan bravo como el huracán Katrina, nomás echemos un vistazo a los distintos pagos que se incrementarán y a otros que se han sacado de la bolsa
Gilberto Vivanco González Viernes 29 de Diciembre de 2006
A- A A+

No hayamos la forma para decirle Feliz Año Nuevo sin que vengan a su memoria los nada queridos aumentos, tan no hayamos la manera que con ello iniciamos nuestro
artículo; por desgracia es un tema inevitable ¡y más para los que menos tienen! Desear un Año Nuevo lleno de alegría y prosperidad es un gran deseo pero sería una gran omisión presentar un panorama propio de Alicia en el país de las maravillas al estilo del «soñador» Vicente Fox.
Es más que agradable ser testigos del nacimiento de un nuevo ciclo, por desgracia no todos tienen la fortuna de disfrutarlo; con una serie de interrogantes, de temores, pero es mejor ser testigo de ello. No todo será color de rosa, pero es mejor enfrentarlo.
Para muchos el arribo de un distinto mandatario al frente de la nación proyecta mejores expectativas… para otros representa simple y sencillamente PAN con lo mismo. Después de una campaña álgida en el proceso de elección cualquiera se emociona, sobre todo por las promesas que llueven a diestra y siniestra, pero la verdad resulta más cruda de lo que podemos imaginarnos, tan cruda como los integrantes del escuadrón de la muerte del barrio de San José.
No se requiere escarbar tanto para darnos cuenta que este 2007 viene tan bravo como el huracán Katrina, nomás echemos un vistazo a los distintos pagos que se incrementarán y a otros que se han sacado de la bolsa que a pesar de ir a las arcas estatales o nacionales con sus respectivas ordeñadas por supuesto, no dejan de preocupar a los espantados mexicanos que cada año que inicia estamos con el Jesús y los tizna’os en la boca.
¿Qué les parece el aumento por el costo del agua doméstica? Los porcentajes es lo de menos, lo sabroso es que a producto de gallina los consumidores tendremos que pagar mucho más; ya sea por la famosa planta potabilizadora, para saneamiento, para obras hidráulicas, según contra inundaciones o por lo que se les dé su regalada gana, el caso es que la gente tendrá que soltar más lana. El año pasado también se autorizaron incrementos con una serie de pretextos; el cuete es que Juan Luis Calderón, hermano de Felipe, quien dirige el OOAPAS, siempre se sale con la suya y apoyado, sobre todo por regidores panistas, le dio otro golpe letal a la sociedad; y preocúpense más, no está contengo con los aumentos autorizados, dice que no son para nada suficientes. ¿Será que la quiere dar a precio de garrafón?
¿Y qué decir del sonado y mentado, en todos los sentidos, reemplacamiento para los automotores en el estado? Más de 500 pesos tendrá que soltar cada uno de sus dueños, claro, nomás porque según el Ejecutivo estatal necesita dinero para programas sociales y para infraestructura, ¿más bien no será para cubrir los gastos excesivos en la campaña y postcampaña de López Obrador? ¿No será que las arcas estatales están más ordeñadas que las vacas del Prieto, nuestro viejo amigo de Zinapécuaro? Sabemos que por falta de recursos a los trabajadores estatales les pagaron tarde sus aguinaldos. Cuando el río suena…
Sea como sea o para lo que sea, el caso es que los flamantes diputados, defensores y representantes del pueblo, la mayoría perredista, autorizó ese golpe a los bolsillos de miles de contribuyentes, ¡ah! Pero recibieron su aguinaldote de más de 60 mil pesotes, y nos para los pelos de punta porque dichos servidores públicos lo recibieron en una sola emisión cuando a los burócratas nos jinetean algunas semanas la mitad del mismo. ¡Qué poca ma… nera!
No sólo tenemos que sumar los gastos extraordinarios ya señalados, ahora se les ocurrió a diputados federales, apoyados por la resolución de los magistrados, que es justo pagar por el servicio de alumbrado público y de ahora en adelante vendrá en el recibo un cobro según para eso; la cuota será de 50 pesos y otro impuesto más. Ya no quedan palabras para nombrar esa puntada. Nomás están inventando cómo joder a la gente que ya no siente lo duro… sino lo tupido. ¿Otra vez?
Sigue la mata dando… y al pueblo estafando
Qué decir del aumento a la gasolina Premium o al diesel, dijeron que esos aumentos no son para todas las personas, y pueden tener razón porque no todos tienen vehículos que consuman dichos energéticos, pero ¿qué sucede con los transportistas de productos diversos? Ellos aumentarán el costo de sus fletes y en carambola llegarán al consumidor. Ahora ¿creen que los choferes de taxis, de combis o de urbanos no pedirán aumentos en la prestación del servicio?, los taxistas ya están cobrando a su antojo y necesidad, lo que más indigna es la cara de tontos que los gobernantes nos quieren ver.
Si se nota que Vivilladas está enojado, tienen razón, estamos que explotamos de coraje y de impotencia, porque ni Superman ni el Chapulín Colorado podrán defendernos ante tanto abuso e inconciencia.
Para colmo, el presupuesto nacional, aunque fue modificado en parte por los legisladores federales prevé recortes importantes al Sector Salud, educativo y de programas sociales; hay quienes insisten en que nada se les quitó porque lo propuesto por Felipe Calderón no fue aceptado en su totalidad; sí hubo nuevas asignaciones pero sigue siendo un presupuesto austero y bastante limitado.
A propósito, nos da gusto que exista un plan de austeridad en el buen sentido de la palabra, para evitar abusos, pero nos preocupa que si el ISSSTE y el IMSS nunca tienen las medicinas necesarias, sobre todo para enfermedades como el cáncer, la diabetes y el SIDA, sin duda peor estarán. Bueno, no tenían ni las vacunas antigripales para la gente o para la protección de los doctores que requieren resguardarse, porque este año, por ejemplo en el Vasco de Quiroga de Morelia, a los galenos con riesgo de contagio por el tipo de pacientes que atienden, entre ellos mi compadre Carlos Rubio, que tiene problema de bronquitis, no fueron vacunados. De modo que ya sabemos a qué atenernos.
En fin, el caso es que viene un nuevo año y tenemos que salir adelante a pesar del ridículo aumento a los salarios mínimos, de que un gran porcentaje de trabajadores eventuales, y otros que no lo son, no recibieron aguinaldo ni obtendrán reparto de utilidades. A pesar de los aumentos al agua, luz, transporte, a la leche, tortilla, pan, cigarros, a los espectáculos y a un montón de cosas que nos esperan, les deseamos de todo corazón un Feliz Año 2007 y que sus propósitos y metas sean alcanzadas en la medida de sus posibilidades, anhelando que, a los gobernantes se les ilumine el corazón y el coco para que dejen de hacer un montón de atrocidades. Sobre los nubarrones habrá que recordar que detrás de la tormenta viene la ca> lma, tarde o temprano siempre brilla el sol… añorando que sea más pronto de lo que pensamos.