Opinión

MORELIA
Ofensiva contra Elba Esther Gordillo
Desde su llegada a la dirección del SNTE, impuesta por Salinas de Gortari, Elba Esther Gordillo Morales se convirtió en uno de los aliados más importantes de los gobiernos en turno en la tarea de detener la inconformidad generada por las políticas de ajuste implantadas en el país
Juan Pérez Medina Jueves 18 de Enero de 2007
A- A A+

Segunda y última parte
Su desfachatez es insultante. Pero es también el resultado de la amplia impunidad con que cuenta y la extraordinaria fortuna que posee. Para prueba
basta recordar la lista de once propiedades que el denominado grupo Punto Crítico Magisterial publicó en 2002 en varios medios nacionales de comunicación impresos, que daban cuenta de bienes inmuebles entre los que se encontraban una residencia en una connotada bahía de San Diego, California, con un yate de 30 pies anclado en la marina más cara de ese estado; y un departamento en París, Francia, junto con un edificio de condominios de lujo ubicado en Polanco, en la Ciudad de México y valuado en ese entonces en más de 60 millones de pesos, por mencionar algunos de sus bienes.
Destaco aquí, sólo para pintar de alguna manera la figura de la cacique magisterial, la descripción que de ella hicieran tanto la licenciada Catalina Noriega en su libro Mi querido Nino, y la columnista Manu Dornbierer en su libro Sexenio Terminal, editados en 1997 y 2000 respectivamente. Aquí los dos párrafos: «...Elba Esther Gordillo, mujer de quien lo único que hemos visto ha sido un impresionante enriquecimiento. Que me diga a mí, si con el sueldo que ha recibido por ser líder magisterial, podría tener las mansiones que posee, podría darse la vida que se da, podría comprarse modelos en París cada que se le antoja y restirarse la piel en aquella ciudad como lo hace, y podría tener un departamento en plena zona elegante de La Ciudad Luz. De manera que la riqueza de la señora Gordillo resulta absolutamente inexplicable; es uno de los aspectos que más se le podrían condenar». (Fin de la cita).
«Zedillo, secretario de Educación con Salinas, sin duda creía que todos los maestros neoliberales vivían como la maestra de la corrupción, Elba Esther, que tampoco los veía ni los oía. Y es que, amén de sus puestos políticos, tenía mucho que hacer siendo dueña de importantes propiedades en la Ciudad de México -en Polanco, Alan Poe 90, de una residencia que le renta(ba) por doce mil dólares mensuales a Air France, un salón de belleza en Campos Elíseos (en donde regalaba las despensas destinadas a los maestros a sus maquillistas y peinadores), una residencia en Bosques de las Lomas, entre otras. Fuera y en lugares de moda como San Diego, California, posee en el número 23, Turtle Creek, Coronado Keys, su casa de mar, dotada con auto Mercedes Benz y un yatecito de 30 pies de marca Sea Ray. Con el vicio de la alta costura parisina para vestir en exclusiva su pequeña y regordeta anatomía, pues, claro, tenía que viajar». (Fin de la cita).
Su riqueza no puede, ni es, una riqueza bien habida. Tan sólo por concepto de cuotas sindicales, el SNTE recibe anualmente alrededor de mil 130 millones de pesos, cantidad que fue expuesta en el Consejo Político Nacional del SNTE, realizado en Manzanillo, Colima, en febrero de 2006, por los responsables del área de finanzas. Pero eso no es ni remotamente la mayor entrada de recursos que Elba Esther recibe, ya que con la dirección del ISSSTE en sus manos desde hace ya más de seis años, se ha dedicado a explotar los recursos destinados a vivienda de los trabajadores del apartado B, por medio de Vima (Vivienda Magisterial) y en transacciones poco claras con las empresas constructoras. Amén de los sin fin de acuerdos establecidos con diversas empresas editoriales y de otra índole que otorgan regalías y porcentajes a cambio de ventajas para venderle a los maestros en las escuelas. No puede ser, que con el sueldo promedio de un maestro (alrededor de siete mil 500 pesos mensuales) la maestra Elba Esther cuente hasta con un avión privado.
Su control es férreo. Pero no podría ser posible sin la ayuda del Estado. Clara muestra de ello, una vez consumada la usurpación, invitó a Fecal a las oficinas del SNTE, para declararlo presidente de México y levantarle la mano, junto con la dirección nacional en pleno. Eso es lo que la ha hecho dar otro paso más hacia la inmoralidad de la que está cubierta; al nombrar por encima de la voluntad magisterial oaxaqueña a una nueva sección sindical afín a sus intereses, para golpear la unidad del magisterio nacional democrático y a la combativa Sección XXII, históricamente punta fundamental de la CNTE. El golpe no es sólo un asunto de ella, sino que se inscribe en la ofensiva antipopular de la derecha en el poder. No se puede perdonar a los maestros oaxaqueños su impertinencia para querer asumir la soberanía junto con el pueblo de Oaxaca por fuera del sistema político neoliberal.
No podemos quedarnos con las manos cruzadas. Los maestros del país debemos reiniciar de manera correcta la lucha contra el charrismo sindical en el SNTE y contra el actual gobierno neoliberal y sus políticas represivas y antipopulares. La acción debe iniciar por el diseño de una propuesta de convocatoria nacional para el magisterio bajo el auspicio de la Convención Nacional Democrática (CND) en donde puedan confluir las diversas posiciones magisteriales, pero que son coincidentes en la necesidad de la derrota de la cacique y de la política educativa neoliberal. Un marco de este tamaño puede reactivar la lucha de manera tal que logre rebasar los estertores de lo que fue la CNTE hace años y reactive la lucha sindical magisterial en el país, todo en defensa de los derechos sindicales y laborales de los trabajadores de la educación y en defensa de la educación pública y la implantación de un nuevo proyecto educativo de carácter popular y democrático.