Opinión

MORELIA
Repercusiones
¿Entenderemos?
Resulta incomprensible que el PRD haya nombrado candidata al gobierno de Yucatán a una persona con la que lo separa el credo ideológico
Samuel Maldonado B. Martes 6 de Febrero de 2007
A- A A+

¡Nadie entiende! En Iraq, los musulmanes chiítas, saddamitas y sunitas (tafkiris) se asesinan masivamente sin compasión alguna, seguramente ante la mi-
rada tal vez complaciente de los ejércitos invasores encabezados por los Espantados Unidos. En Palestina, si no en el grado superlativo como el que se presenta en Iraq, las milicias simpatizantes tanto de Hamas como los de Al Fatah se desangran en una lucha fraticida por demás inentendible, sin entender que el enemigo no está entre ellos, que lo tienen enfrente, invadiéndoles su territorio y masacrándolos con la permanente intromisión de Los Espantados Unidos.
Aquí, en nuestro país, siguiendo el ejemplo de Fox, Felipe Calderón no termina de entender que no son los gobiernos y pueblos de América Latina los enemigos de México; que Venezuela, Bolivia, Argentina, Honduras o Cuba, luchan por mejores condiciones de vida para sus habitantes y que están mostrando, ante el poderoso vecino del norte, una dignidad como la que no ha tenido México desde hace varios quinquenios y que, además, aparenta o ignora, que la mejor conducta para que el concierto de naciones lo distinga y lo admire, es mantener una posición independiente y de respeto con todos los pueblos y gobiernos por más poderosos o débiles que éstos sean.
Internamente en el territorio nacional, los trabajadores mineros y en particular los de la siderurgia menos comprenden que dirimir las diferencias (artificiales afirmaría) que supuestamente sienten que existen entre ambos bandos de trabajadores, tal como lo están haciendo, no los lleva a ningún triunfo y sí a presentar un flanco débil ante empresarios y gobierno. Pero lo más grave aún, es que se pelean defendiendo los intereses de líderes corruptos y millonarios que han utilizado, por décadas, los recursos económicos provenientes de las cuotas sindicales para el provecho propio de los líderes. La lucha ente los trabajadores, por otro lado, los diezma así como a los árabes y musulmanes en el Medio Oriente, lo que ha permitido (en México) que la otrora industria siderúrgica nacional se encuentre ya en manos extranjeras y que indudablemente se irá de México cuando los yacimientos ferríticos se terminen y dejen la sierra (en el caso de Michoacán) desierta de bosques y minerales.
A nivel nacional, el PRD no entiende la estupidez cometida, una vez más, de nombrar candidata al gobierno de Yucatán a una persona que se formó en el Yunque e ideológicamente coincide con los últimos gobiernos de la República, mismos que han desmantelado al Estado mexicano y que ahora, por esa razón, ya no tienen la rectoría del país que permita poner coto a los depredadores económicos y sociales.
Con todo lo sucedido, debemos urgentemente aprender de las lecciones del año anterior, en el que teniendo todas las posibilidades de ganar las elecciones nacionales las perdimos; los militantes y simpatizantes del PRD debiéramos tener más comprensión y no permitir de ninguna manera que por intereses oscuros o ambiciones fuera de toda medida, podamos perder, este año, el gobierno del estado que por potra parte, es prácticamente el último reducto de la izquierda en el país.
Por eso veo con mucho optimismo la recomendación y el seguimiento (a ver si no se raja) que está haciendo la directiva nacional del PRD a y de los «n» aspirantes al Solio de Ocampo, misma que propone que paulatinamente conforme avance el tiempo electoral, en base a diferentes estudios y encuestas serias, se pueda ir descartando a los aspirantes menos calificados, hasta que se llegue a tres o dos (de preferencia) y finalmente dar paso a unas elecciones creíbles, respetuosas y democráticas, que sean ejemplo para los que procesaron las elecciones nacionales en 2006. Una elección interna escrupulosamente limpia y respetuosa es obligada, pues éste será el camino del triunfo y de la renovación del gobierno a favor de la izquierda.
Hemos indicado en entregas anteriores, que de los «n» aspirantes, todos son un valioso activo del Partido de la Revolución Democrática y que, ciertamente tiene el derecho de inscribirse aun cuando para más de uno, la intención sea la de inscribirse para negociar posiciones. Es una realidad que no puede ignorarse ni debe callarse; no obstante, si el interés persiste en la participación política, tendrán que pensar, como activos valiosos que lo son, en el Congreso del Estado y en algunas presidencias municipales, pues sólo con buenos cuadros se podrá ganar, por ejemplo, Lázaro Cárdenas o Morelia, o repetir en Uruapan y buscar tener triunfos en Zamora y otros importantes municipios.
Ojalá pues que todos aprendamos la lección del año anterior.