Opinión

MORELIA
VIVILLADAS
Los olvidados
Gilberto Vivanco González Viernes 1 de Junio de 2007
A- A A+

Este artículo no tiene por tema la película de Luis Buñuel, ni se refiere a la APPO ni a los maestros de Oaxaca, tampoco a las deudas que se tienen con las
familias de los mineros de Pasta de Conchos, nada de eso. Aquí mencionaremos políticos michoacanos que pudiendo lograr la nominación como candidatos a la gubernatura del estado de sus respectivos institutos, dada la capacidad y experiencia que tienen, presentimos que se quedarán en la orilla.
Iniciaremos con el PRD. Partido que tiene en la entidad uno de sus máximos baluartes y donde los jalones son el pan de cada día. Aunque Godoy quiera tapar el sol con un dedo o mencione que eso de las confrontaciones internas son inventos de sus adversarios, para empezar, los golpes bajos entre éste y Enrique Bautista están siendo tan comunes como las broncas entre estudiantes universitarios. Bueno, a lo que vamos:
Hablaremos de Raúl Morón Orozco, el otrora líder magisterial que creció como espuma cuando dirigió la Sección XVIIII del SNTE, haciendo tremenda mancuerna con Juan Manuel Macedo, que hoy capitanea el ala institucional. Raúl es una persona que ha tenido importante experiencia en varias legislaturas, en trabajo directo con las becas y encabezó el perredismo michoacano rindiendo excelentes cuentas.
Como jefe de la fracción democrática guió una lucha que fue directa y de constantes choques porque así lo ameritaban las circunstancias; no obstante, en otras tareas el maestro fue tomando una actitud más prudente y conciliadora sin dejar de ser combativo, pero muchos de sus contrincantes internos y externos quieren seguir vendiendo una imagen negativa de él.
Algunos de los retractores del ex líder magisterial, además de cierto número de personas, le han echado en cara que, habiendo surgido de un movimiento de bases, no es correcto que busque el poder; sin embargo, creemos que las aspiraciones de la clase trabajadora podrán cristalizarse también cuando se está en el preciso lugar de las propuestas y la toma de decisiones.
Todavía recordamos cómo en el poblado de Arteaga un grupo de mujeres gritaban durante un mitin la siguiente consigna, que demuestra el carisma que Raúl tenía en aquel tiempo: «Morón, amigo…todas queremos contigo», por supuesto las risas no se hacían esperar.
Creemos que el profesor tiene mayor aceptación del que las encuestas arrojan. Debe tenerse presente que la corriente que lidera tiene representación en casi todo el estado y que trabajaron muy duro en la campaña presidencial de López Obrador. Morón puede ser un as bajo la manga, pero creemos que en esta ocasión…se antoja difícil sacarlo.
Cristóbal Arias Solís es otro de lo olvidados. En el periodo de Cárdenas Batel siempre se rumoró que obtendría algún puesto importante; se dijo que procurador, que oficial mayor y pisaba fuerte para secretario de Educación, pero… puras habas. Este personaje tiene un don especial para el manejo de los medios de comunicación, en repetidas ocasiones hemos dicho que para eso de las entrevistas, él se pinta solo.
En dos ocasiones ha sido candidato formal a la gubernatura, en una de ellas se fraguó el fraude electoral más significativo de Michoacán; Arias Solís ganó de calle la elección, pero de plano le hicieron de chivo los tamales. Su talón de Aquiles, sin duda alguna, fue el bochornoso episodio que vivió con su esposa María Ortega Ramírez, cuando ante cámaras de televisión lo acusó de maltrato y hasta de serias amenazas de muerte. No sólo fue penoso por la agresión en sí, la señora encabeza la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos de Violencia Intrafamiliar. Ella puso el ejemplo denunciando formalmente a Cristóbal, pero de manera inexplicable no pasó nada; la trayectoria e influencia política de Cristóbal sigue siendo significativa, pero tiene esa piedrita en el zapato. Aunque quizá dicha vivencia les ha servido.
Las encuestas ponen a Arias Solís en tercer lugar de personajes conocidos y con mayor aceptación en el sol azteca… está demasiado cerca, pero a la vez demasiado lejos. ¿Dará la sorpresa?
Otros desamparados
En el partido tricolor, uno de los arrinconados y que merece mejor suerte es Fausto Vallejo Figueroa; no obstante que está trabajando a buen galope, pensamos que en la recta final se quedará rezagado. Es un personaje que en Morelia tiene un cartel tan bueno como en su momento Eloy Cavazos en la fiesta Brava. No obstante su capacidad y desde luego experiencia, dos ocasiones al frente del municipio de Morelia, sabemos que Reyna y Orihuela le llevan la delantera.
Se rumora que si ve que las cosas se le ponen color de hormiga, gustoso aceptaría la postulación para de nuevo ir por la alcaldía, donde prácticamente no tendría opositores peligrosos. Veremos qué sucede, pero ojalá fuera con todo por la grande. Ya le toca… ya le toca.
Alfredo Anaya es otra carta fuerte para el Revolucionario Institucional, pero es una carta marcada por el asunto del autoatentado cuando fue candidato oficial, donde literalmente se inventó una de vaqueros para ganar popularidad y evitar asistir a un debate.
Anaya es una persona de mucho trabajo, con empresas exitosas y facilito para hacer amistades; ha puesto por varios lugares vistosos promociónales. Entendemos que va con todo en la contienda interna, pero se quedará como el chinito…nomás milando, o lo que es lo mismo…de plano en el olvido.
En el partido blanquiazul, del soñador e iluso Felipe Calderón (tiene discursos triunfalistas al estilo Vicente Fox) y del regañado de Manuel Espino, que irá a huevis a la gira presidencial, también truenan los chicharrones.
Muy pocos recuerdan a Rafael Castelazo, un persona seria, trabajadora y con ingenio para armar propuestas. Honestamente el Chavo López y Beny Quesada, que andan acariciando la gloria de la postulación, estarían muy inquietos si el panismo impulsara a Castelazo, con todo y que sea bastante persignado, como la mayoría de sus compañeros; aunque para algunos es defecto, para otros virtud.
En fin, sabremos qué sucede en las próximas semanas, donde los golpes, puntapiés y manotazos seguirán a la orden del día, aunque la hipocresía disfrazada en fuertes apretones de manos y en calurosos abrazos entre los contendientes haga su gentil aparición…y eso que apenas estamos en la etapa interna, ¿qué pasará en la mera, mera?
Lo que podemos asegurar es que los políticos de la lista selecta aquí señalada, con todo y que serían candidatos ideales al Solio de Ocampo, no serán los elegidos, por lo tanto, al menos que den la gran sorpresa, seguirán formando parte del club de los olvidados. «Son muchos los llamados y pocos los escogidos, aunque varios se escogen solitos».