Opinión

MORELIA
Buscando el poder
En el 2008 podríamos estar presenciando el ascenso al poder de Cristina Fernández y Hillary Rodhan, dos mujeres de gran talento
Columba Arias Solís Viernes 3 de Agosto de 2007
A- A A+

Desde que inició el año dos mujeres han venido acaparando los reflectores en los asuntos de la política en el continente americano: Cristina Fernández
de Kirchner en Argentina, y Hillary Rodhan Clinton en los Estados Unidos. Estas damas tienen varios puntos en común, entre ellos el ser graduadas en Derecho, ser senadoras, esposas de presidentes de sus países -uno en el pasado- y su búsqueda del poder, ya que -como es conocido- aspiran a ocupar el lugar de sus cónyuges al frente de los ejecutivos de sus respectivas naciones.
Hillary Clinton es quizá una de las mujeres más conocidas en todo el planeta, y como primera dama de los Estados Unidos su popularidad no fue basada, como en el caso de otra famosa compatriota suya -Jacqueline Kennedy-, en su belleza y glamour, sino en su talento y formación profesional, en sus preocupaciones por impulsar los derechos de los niños y las familias, en su defensa de la expansión de la sanidad en la Unión Americana y, desde luego, en la redefinición del cargo de primera dama en aquella nación.
A Hillary Clinton le resta por recorrer un trecho del camino rumbo a la Presidencia de los Estados Unidos, toda vez que aún tiene que dirimirse la candidatura de su partido y aunque los sondeos la colocan como la favorita para llevarse la representación de los demócratas, lo cierto es que tiene un fuerte rival interno que en la danza de los millones a recolectar para las campañas en el vecino país, ha resultado ser un experto y le está disputando en serio la candidatura a la famosa abogada.
De la que ya no hay duda de su candidatura es de la actual primera dama argentina, quien más allá de la circunstancia de ser la cónyuge presidencial ha tenido una carrera política en paralelo con su marido presidente, al que por cierto conoció en sus años universitarios y de quien -según se afirma- fue la principal promotora para su llegada al frente del Poder Ejecutivo argentino.
Cristina Fernández es originaria de la Ciudad de La Plata, donde se graduó como abogada en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional. De acuerdo a los datos proporcionados por el sitio oficial del Senado argentino, la senadora inició su carrera parlamentaria en la provincia de Santa cruz en el año 1989 como diputada provincial y en 1993 es reelecta en el cargo legislativo; para 1994 integra la Convencional Nacional Constituyente por la provincia de Santa cruz; en 1995 vuelve a ser reelecta diputada provincial pero renuncia a este cargo para lanzarse a la senaduría, escaño que desempeña hasta 1997, en que vuelve a participar como diputada nacional, concluyendo su periodo en el año 2001, compitiendo enseguida en los comicios que la llevarían a ser senadora nacional por la provincia de Santa Cruz. En las elecciones parlamentarias del año 2005 es la gran triunfadora en la provincia de Buenos Aires, donde gana la senaduría con el 46 por ciento de los votos a su principal contrincante, por cierto, otra mujer cuyo esposo también había sido presidente, si bien por un lapso muy breve.
A la par que sus tareas legislativas, la senadora Fernández también ha desempeñado cargos en el Partido Justicialista y así, entre los años 1985 y 2004, ha sido congresal nacional y presidenta del Congreso de dicho instituto político, en el que militan ella y el presidente Ernesto Kirchner.
A lo largo de su carrera política, Cristina Fernández se ha distinguido por su fuerte lucha a favor de los derechos humanos y de la mujer, y como parlamentaria goza de un currículum impresionante gracias a su destacada participación como diputada y senadora en la promoción y elaboración de una gran cantidad de proyectos legislativos. También es una de las mujeres políticas más reconocidas fuera de Argentina, lo que le ha valido una serie de invitaciones a participar como ponente en diversos foros internacionales efectuados en varias ciudades de los Estados Unidos, España y países latinoamericanos.
Ernesto Kirchner asumió el gobierno argentino en medio de una de las más graves crisis que hayan tenido lugar en aquel país sudamericano; no obstante, tuvo la capacidad para remontarla y además lograr un importante crecimiento económico, reduciendo el desempleo y la pobreza, circunstancias que le han permitido mantener muy altos sus niveles de aceptación y popularidad entre el pueblo argentino, por lo que durante varios meses se mantuvo en suspenso la posibilidad de que el presidente iría a las elecciones por un nuevo periodo. Sin embargo, al parecer goza de mayores simpatías la senadora Fernández, por lo cual Kirchner declinó cualquier pretensión y es la primera dama y senadora quien se ha lanzado en pos de la candidatura del justicialismo, y desde hace algún tiempo y hasta ahora se encuentra posicionada como la gran favorita en la carrera presidencial, y todas las encuestas en aquel país le conceden una holgada victoria sobre sus oponentes en las elecciones a realizarse el próximo octubre. En esa búsqueda del poder, además de sus cualidades personales, Cristina Fernández de Kirchner tiene a su favor la buena gestión realizada por su cónyuge al frente del gobierno argentino.
Así las cosas, lo que resta del año será un periodo con una gran efervescencia política tanto en Argentina como en Estados Unidos y, si las preferencias electorales se mantienen, el año 2008 estaremos viendo la asunción a las presidencias de esas naciones a dos destacadas mujeres, reconocidas profesionistas en el ámbito del derecho, políticas carismáticas y de gran capacidad y experiencia.