Opinión

MORELIA
Estiércol, estiércol y más estiércol
La corrupción y la impunidad se regodean en el gobierno. Los políticos de ahora que en antaño eran sólo los empresarios para los cuales el PRI gobernaba, han demostrado que el lodazal y la podredumbre en que el PRI se debatía eran producto registrado por el poder económico
Juan Pérez Medina Jueves 9 de Agosto de 2007
A- A A+

En los últimos días hemos visto un capítulo más de los tantos que ya conocemos y que nos prueban fehacientemente que nada hemos cambiado, que no sea en el rubro del descaro y del cinismo. La televisión (privada de razón) nos ha mostrado las imágenes de una habitación de una casa ubicada en una zona residencial de la Ciudad de México, en donde se encuentran 205 millones de dólares en billetes, que luego nos enteramos que son del famosísimo chino-mexicano de referencia. Luego supimos que la PGR colocó los billetes a resguardo del SAT (Sistema de Administración Tributaria), que es un órgano perteneciente a la SHCP; el cual a su vez lo envió a varios bancos comerciales; incluso se supo que el montón de billetes fueron a parar a los Estados Unidos, producto de la presión de la DEA. Ahora sabemos que dicha acción sirvió para lavar el dinero encontrado al desperdigarlo en varios movimientos financieros para perderlos de vista como elementos de prueba ante quien es responsable de los mismos. Según la PRG, con antelación se supo de la ubicación de la casa donde estaban los billetes, por lo que no fue un golpe de suerte sino de arduo trabajo de las corporaciones de «inteligencia» del país. Pero si así ocurrieron las cosas entonces ¿por qué no se detuvo previamente a Zhenli Ye Gon? ¿Cómo fue que se les escapó del país?
Otra imagen glamorosa del gobierno del cambio presenta a Vicente Fox entregando al chino Zhenli Ye Gon su carta de ciudadanía mexicana a nombre de un número indeterminado de extranjeros que determinaron por razones múltiples asumir la mexicanidad. ¿Por qué él y no otro? Se deduce de esa imagen que el chino era un personaje cercano a los funcionarios del gobierno del cambio y no sólo un ciudadano que al azar fue elegido entre varios otros para pasar a recoger el emblemático documento de marras. ¿Cómo fue que se le concedió al chino la nacionalidad en tan poco tiempo, sin enterarse de las acciones ilegales que realizaba desde ese tiempo en México?
Luego, hace unos días, en medio del escándalo, nos dimos cuenta por boca de los titulares de la PRG y Seguridad Pública que el chino-mexicano se había venido dedicando a la introducción de estupefacientes al país y la elaboración de anfetaminas, las cuales surtía a los cárteles nacionales de la droga y también las introducía a los Estados Unidos. El semanario Proceso en su número 1602 menciona que de acuerdo con el expediente de la PRG/SIEDO/UEDS191/2006, José Guzmán Montalvo, ex administrador general de Aduanas, quien trabajó bajo el amparo y la protección de Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda en el anterior gobierno, fue el principal enlace de las operaciones criminales del chino-mexicano, que alcanzaron por lo menos la nada despreciable cantidad de 600 operaciones. Se sabe también que este personaje estuvo muy cerca de los hermanos Bibriesca, hijos de Marta Sahagún quienes, como se sabe, se dedicaron a todo tipo de transas en los seis años en que su papá Fox fue presidente, entre ellas, a comercializar productos chinos.
Fecal, indignado, se lanzó a fondo de manera inusitada para dejar en claro que metería al chino-mexicano a la cárcel; cuando éste declaró que el dinero se utilizó para financiar campañas panistas, entre las que se encuentra la de él mismo, en base a presiones de uno de sus cercanos colaboradores (el actual secretario del Trabajo), con quien se había entrevistado.
Como héroe de caricaturas, el usurpador declaraba ante la nación que no era necesario juzgar a Zhenli Ye Gon, sino que bastaba con su determinación para que fuera condenado a las peores penas. Con lo anterior, sólo hizo evidente su victoria fraudulenta del pasado 2 de julio.
Es evidente que cada vez que ante este hecho se emiten declaraciones oficiales salpica estiércol por todos lados. Pero sobre todo, cuando el declarante es el usurpador de Fecal, que dictamina desde Los Pinos, incluso la muerte de los mortales de este país, como ocurrió con la mujer indígena de la sierra de Zongolica, Veracruz, la cual, según él, murió de hepatitis, cuando los forenses locales habían declarado que había sido violada y todo apuntaba a un grupo de militares.
La corrupción y la impunidad se regodean en el gobierno. Los políticos de ahora que en antaño eran sólo los empresarios para los cuales el PRI gobernaba, han demostrado que el lodazal y la podredumbre en que el PRI se debatía eran producto registrado por el poder económico. Los hechos son más que evidentes como se prueba con este glamoroso grupo de panistas clericales.
La rastra de ejemplos son ya demasiados como para seguirlos soportando sin chistar. Al rosario que documentara Martí Batres de manera sucinta y que aquí trascribo casi tal cual se le agrega uno más de una ristra que parece interminable:
-Los hijos de Marta, que compraron viviendas al IPAB en unos cuantos miles de pesos, para venderlas en cientos de miles de pesos cada una.
- Las hijas de Fox que se convirtieron en dueñas de un zoológico de animales exóticos cuyo valor y mantenimiento es incalculable.
-Vamos México que se benefició de la triangulación de recursos de la Lotería Nacional, de la impresión de libros de texto gratuito y del material incautado en las aduanas.
- El oneroso y ofensivo guardarropa de Marta Sahagún.
- El Fobaproa, condenado por Fox en campaña, y defendido por la Presidencia panista, incluso hasta con controversias ante la Corte para evitar que le fueran descontados a Banamex y Bancomer siete mil y diez mil millones de pesos, respectivamente.
- Las devoluciones de la Secretaría de Hacienda de más de diez mil millones de pesos de impuestos a Jugos del Valle.
- La venta de Banamex al City Bank que no dejó al erario público un solo centavo de ese impuesto.
- El alcalde panista de Ecatepec, Agustín Hernández Pastrana, y su salario de 420 mil pesos mensuales.
- La sobrina del canciller Luís Ernesto Derbez que cobraba tres mil 500 dólares en el consulado de Phoenix, Estados Unidos.
- Carlos Flores, el famoso embajador dormimundo que se compró una residencia millonaria en Europa, y colchones carísimos, emulando el episodio del toallagate.
- Los casinos que Santiago Creel entregó a una empresa televisora para ganar su apoyo en favor de su partido.
- Los dólares que el gobierno le dio a Dolores Creel, para sus viajes y proyectos.
- Carmen Segura y el desvío de recursos del Fondo de Desastres Naturales por mil 200 millones de pesos que fueron a dar a actividades políticas en zonas donde no ocurrieron desastres naturales.
- El trafico de influencias del señor Guido Belsasso, que se presentaba ante las trasnacionales como gestor del gobierno federal para facilitarles la entrega de licitaciones de parte del sector público.
- Los cuartos del Hotel Niko alquilado por Reyes Tamez a costa del erario público como oficinas.
- Sergio Estrada Cajigal, gobernador de Morelos, y sus vínculos con el narcotraficante El Azul.
- Las asesorías de Diego Fernández de Cevallos al cártel de Juárez por las que cobró más de cinco millones de pesos.
- La presencia del diputado del PAN, Saúl Rubio Ayala, en el sepelio del narcotraficante Miguel Ángel Beltrán Leyva, alias El Ceja Güera.
- El autopréstamo de tres millones y medio de pesos que se otorgó apenas llegó a la dirección de Banobras.
- La desviación de recursos públicos destinados a combatir el VIH SIDA, para la compra de las tangas de Provida.
- Las cirugías plásticas de la esposa del ex director de Pemex, Raúl Muñoz Leos.
- Las tinas de masaje en las oficinas del PAN de la Cámara de Diputados cuando Felipe Calderón era el coordinador de esa bancada.
- La toma de agua que se instaló en el rancho San José, de los suegros de Felipe Calderón, ubicado en el municipio Ayapango, pero con recursos del municipio de Tlalnepantla.
-El contubernio de Fecal con el PRI para salvaguardar al Góber Precioso en su reinado de impunidad en Puebla.
- La protección brindada al también gobernador priísta de Oaxaca ante la evidente ola de represión, asesinato y brutalidad que ha desatado en contra de la APPO.
- El desvío y uso de recursos de los programas sociales de Sedesol para la campaña electoral del PAN en el 2006 y documentada por el periodista José Reveles, etcétera, etcétera.
Hermoso panorama ¿qué no?