Opinión

MORELIA
VIVILLADAS
¿Ya llegó Jesús?
El eslogan que tanto éxito le redituó a Jesús Reyna deberá ser sacado del aire ante la protesta de la Iglesia Católica
Gilberto Vivanco González Viernes 21 de Septiembre de 2007
A- A A+

En tanto aumentaron de costo el bolillo y el pan, estando a días que suceda lo mismo con hidrocarburos, que dicen los jilguerillos del gobierno que no provocará inflación, las
campañas políticas en el estado han agarrado vuelo y como suele suceder en estos menesteres no faltan la polémica y la descalificación, provocando en consecuencia un clima enrarecido donde el respeto y la ecuanimidad simplemente… no son invitados.
No cabe duda que el spot de Jesús Reyna, abanderado del PRI a la gubernatura, ha sido el de mayor impacto en la población, el famoso «Ya llegó Jesús» fue una magnífica estrategia de mercadotecnia, de esas que hacen época porque, no obstante que termine el proceso, seguirá vigente en el ánimo de la gente. No hay reuniones sociales de profesionistas, estudiantes, de pobres o ricos, incluso hasta de partidos de oposición, donde dicha frase no salga a relucir, máxime si hay un Jesús entre los asistentes. Fue un hitazo al grado que Reyna vio incrementada su popularidad de manera considerable; aunque también hay comentarios en torno a la resaltante dentadura del priísta, pero eso no es problema, igual está Luis Miguel y ya ven el pegue que se carga. Lo importante es la acción y la capacidad de trabajo o lo que es parecido «no le hace que nazcan chatos… nomás que resollen bien».
Pero no todo es miel sobre hojuelas en el caso del ex diputado por Tacámbaro, resulta que el arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, reclamó por la célebre frase ya que, según, hace referencia a la llegada del Mesías, a la llegada de Jesucristo. La verdad Vivilladas no lo ve así, es una frase que se presta al cotorreo, al relajo, a la identificación; nunca hemos observado que la población se refiera a él como al ser divino; que coinciden los nombres de acuerdo, que puede tener jiribilla a lo mejor, que puede tener algo de subliminal, quizá; sin embargo, no consideramos relevante el echo por el lado religioso o de culto, o al menos la población en general no lo percibe de esa manera, lo que pasa a cualquier ruido… ya le llaman chicharrón.
Si el clero se pone tan quisquilloso habrá que modificarle el nombre al Chavo porque se llama Salvador, qué tal que no falte quien lo confunda con el Divino Redentor, ¿verdad que es una reverenda frivolidad? Negativo es en verdad que los candidatos, sobre todo de Acción Nacional, recurran a imágenes religiosas, no han faltado aquellos que se toman la fotografía teniendo como marco la imagen de la Virgen de Guadalupe, algún templo o hasta la misma basílica guadalupana, pero en estos casos nunca hemos sabido que la jerarquía católica proteste por tan lamentable irreverencia a la Constitución y a la propia institución eclesiástica, se han quedado calladitos y ni pío dicen. El motivo es contundente, existe un contubernio entre la Iglesia y los conservadores del Partido Acción Nacional; si en tiempos de Salinas de Gortari agarró vuelo dicha unión, ahora nadie la puede detener, día a día se fortalece y acrecienta; todo por supuesto con la venia de Norberto Rivera y la bendición del Vaticano.
Ante el reclamo del clero, Jesús Reyna señaló que el jocoso slogan ha terminado su ciclo para dar paso a otra estrategia publicitaria, que se cumplieron los propósitos, de posicionarse ante los ciudadanos y tener mayor grado de popularidad y aceptación. Si esto lo han decidido por decisión y conveniencia propia, qué bueno, pero si lo hacen por los comentarios del prelado Suárez Inda, qué lástima, porque no es justo que una campaña tan exitosa se haga de lado porque a unos cuantos se les ocurrió buscarle tres pies al gato.
En fin, suceda lo que suceda, hagan lo que hagan, y a pesar de otro tipo de spots que el PRI maneje (que además son convenientes para presentar ideario o propuestas de Chucho Reyna) de cualquier manera el grito en discordia seguirá escuchándose en todo tipo de reuniones sociales, porque al igual que el hoy, hoy, hoy… llegó para quedarse. Insistimos, si fuéramos publicistas del tricolor no lo sacaríamos del todo porque, en verdad, no vemos nada de irreverente en ello, así que ¡ánimo, ánimo, ya llagó Jesús! Pero ahora el verdadero cuete sería, de ganar la gubernatura… a dónde canijos nos llevará.
Guerra sucia… la contracampaña
Así como hay publicidad que tiene éxito en el ejercicio electoral, hay una variante de ésta que tiene que ver con provocar el desprestigio de un partido político en general o de algún contrincante en particular; la reprobable estrategia tuvo éxito rotundo en la campaña presidenciable del 2006, cuando a López Obrador le dieron hasta con la cubeta, tachándolo de clon de Fidel Castro y de Hugo Chávez, además de exhibirlo, según sus detractores, como un peligro para México. Esa campaña mediata les arrojó buenos dividendos junto con otra serie de artimañas, incluida la manipulación cibernética de los resultados… no han comprobado lo contrario.
En el actual proceso rumbo al Solio de Ocampo, a las diputaciones locales y a la renovación de los ayuntamientos la mano negra está haciendo su aparición, ya que, algún o algunos interesados, instalaron una página en Internet invitando a no votar por Godoy, ahí manejan una serie de argumentos, la mayoría infundados, en contra del abanderado perredista a la gubernatura; este tipo de lucha no es correcta porque se escudan en el anonimato y se abrazan de la calumnia; por lo mismo es posible que bastantes hagan caso omiso de ella pero otros sí la tomarán en cuenta.
El equipo de Leonel culpa al Partido Acción Nacional ya que son recurrentes las tácticas de infamia sufridas por El Peje. La tropa blanquiazul por supuesto lo niega, dicen que son una blanca palomita, que ellos nada tienen que ver con la trampa informática. Por desgracia no existen elementos para determinar culpables, no obstante la lógica y la experiencia reciente hace suponer que el más favorecido por esto sería el Chavo López, porque, para infortunio de Jesús Reyna y del PRI estatal, siguen rezagados en el tercer lugar de preferencias.
Por otro lado, no todo termina ahí, pues el líder del panismo en la entidad acusa ahora al PRD de tener vínculos directos con el EPR, situación que se torna aún más grave dados los acontecimientos lamentables que han sacudido a Pemex y, aunque no lo reconozcan, también a la propia administración federal. Los argumentos de Morelos Borja son en relación a que el Ejército Revolucionario no reconoce a Felipe Calderón como presidente de la República ni el PRD tampoco. Vaya comparativo tan simple y tan estupitonto ¿Qué acaso las miles de personas, entre ellos profesionistas, literatos, universitarios y demás inconformes que no le dan el visto bueno a Felipe I son aliados de los guerrilleros, o también andan poniendo bombas en ductos de la paraestatal? ¡No se azoten que hay vidrios!
Las declaraciones del líder del PAN son fuertes y acusadoras, no obstante, si tiene evidencias reales, de peso jurídico, que las presente; de lo contrario el PRD tiene todo el derecho de ventilar este cuestionamiento en los órganos electorales y exigir un deslinde, si es público, mejor. Que diversas organizaciones sindicales, culturales, estudiantiles o universitarias se abstengan de ponerle palomita a Felipe de Jesús, no significa que traen el fusil en la mano, puede significar que comparten ideales y posiciones comunes en busca de la democracia tan manoseada ésta en el país. Señores de Acción Nacional, no confundan las cosas «no se vale mezclar la magnesia con la anestesia y no es lo mismo guerra que güerra… al menos que sea Elba Esther Gordillo Morales».