Opinión

MORELIA
Ya para qué
La espiral inflacionaria aumenta peligrosamente para situarse en el primer año de gobierno en un 34 por ciento de acuerdo con cifras oficiales del Banco Mundial, ensanchando aún más la brecha entre pobres y ricos
Juan Pérez Medina Jueves 4 de Octubre de 2007
A- A A+

En estos días, y una vez decretado el aumento a la gasolina por los diputados del PAN, Panal y PRI, que desató una ola de aumentos indiscriminados en los
artículos de primera necesidad como la tortilla, el huevo, el pan, el transporte, el gas doméstico, etcétera, Felipe Calderón (Fecal) decidió anunciar que daba por suspendido momentáneamente el decretazo que él había propuesto a los diputados de su partido, por considerarlo como de efectos negativos para la población pobre del país. El anuncio de que se detiene el incremento a la gasolina, electricidad y gas doméstico por lo que resta del año no regresa los precios a su estado anterior, por lo que como dicen en mi tierra: «Golpe dado, ni Dios lo quita». Con ello se muestra la gran torpeza del usurpador en la tarea por sacar una Reforma Fiscal que a todas luces es impopular y no cautiva ni siquiera a sus fieles patrocinadores: el sector empresarial más proclive a la ultraderecha en el país y fuera de él. Con la medida que acaba de tomar se dan dos pasos en falso. Primero al convenir con el PRI y el Panal de Elba Esther Gordillo Morales el aumento, para luego, una vez conocido el desastre dar macha atrás, con las consecuencias que ya todos conocemos.
Así, el anuncio lo que nos muestra es a un gobierno torpe y atorado en sus errores; que ahora, no sólo no podrá recaudar lo comprometido a las entidades, sino que además el pueblo tendrá que padecer las consecuencias de sus torpezas, con los aumentos que se han disparado.
Apenas había reclamado a los 300 hombres de negocios más destacados del año su poco compromiso con los pobres de este país, cuando éstos se lanzaron a asumir por la vía que los ha llevado a ser exitosos, el camino de la especulación, para alimentar una burbuja financiera de alto costo en ganancias a costa de los que no saben aprovechar las oportunidades, como ésta, que da el mercado.
Pero en su estrategia el dolor es legitimidad, y el gobierno también aprovecha sus errores para sacar raja del árbol caído, como vulgarmente se dice. Una vez que se ha comprobado lo solidario que son los hombres de negocios con el país y, por ende, con los más pobres, Fecal se ha propuesto aprovechar esos deslices inflacionarios para hacerse aparecer como el que no sabía nada de lo que hacían los diputados y senadores (mientras él se desgarraba las vestiduras por el bienestar que prometió), para anunciar en horario estelar y a todo el país su determinación de detener los aumentos que él mismo había generado; dejando entrever que lo que los diputados hicieron, incluida la bancada del PRD, PT y Convergencia que votaron en contra, le era ajeno. «Que quede muy claro: la Presidencia de la República está en contra de cualquier aumento a los precios de la gasolina, la electricidad y el gas doméstico», dice Fecal, tratando de engañar a los mexicanos una vez más y sin aclarar que la izquierda se opuso desde el primer momento y, por lo tanto, sin reconocer que ésta tenía razón.
Así pues, entre reflectores nos endilga una pose que le es ajena y una diatriba que es mentirosa, al no reconocer que se equivocó, sino diciendo que está enmendándole un error a los diputados de su partido el PAN. Así el usurpador intenta ganar aun perdiendo. Se burla de los mexicanos con aquella letanía funesta de la mediocracia.
Así, la espiral inflacionaria aumenta peligrosamente para situarse en el primer año de desgobierno en un 34 por ciento de acuerdo con cifras oficiales del Banco Mundial, ensanchando aún más la brecha entre pobres y ricos, como el ex presidente ignorante Vicente Fox, que desde el poder se enriqueció de manera por demás escandalosa, como ha quedado demostrado con su «glamoroso» rancho, los caros trajes de su mujer Marta Sahagún y los grandes negocios inmobiliarios ilegales de los hijos de ésta, quienes al amparo de la Presidencia de la República compraron fraccionamientos al IPAB-Fobaproa con casas al valor de dos mil pesos para luego venderlas a precios de mercado. Negocio redondo que les ha dado riqueza hasta para comprar bienes inmuebles en ciudades de los Estados Unidos.
Fecal intenta engañarnos. Intenta realizar una maniobra para culpar a otros de lo que él está haciendo mal. Tratan de hacer lo mismo que la derecha ha hecho siempre: mentir. No debemos olvidar que con la falsa bandera de la libertad, el PAN surgió, en 1939, en el periodo de gobierno del General Lázaro Cárdenas del Río como reacción a la expropiación petrolera y en la búsqueda de lograr los objetivos de derogar los artículos 2, 3, 27, 123 y 130 de la Constitución Política de 1917.
Tampoco podemos olvidar su alianza con Elba Esther Gordillo Morales para intentar aprobar en diciembre de 2004 el IVA a medicinas y alimentos. Alianza que en el 2006 realizó el fraude electoral en contra del candidato de la coalición Por el bien de todos; y que impusieron en 2007 la contrarreforma a la Ley del ISSSTE.
El decreto al alza a las gasolinas se ha pospuesto, pero no detuvo el incremento de los precios. En 2008, nos promete «el presidente del empleo» que podría terminarse la suspensión y, entonces otra vez a sufrir con los aumentos.