Opinión

MORELIA
Continuarán las reformas
La Reforma Electoral recientemente aprobada fue resultado de un gran análisis, por lo que sale sobrando la exigencia de Coparmex de profundizar en el tema
Columba Arias Solís Viernes 5 de Octubre de 2007
A- A A+

Continuando con los trabajos relativos a los temas previstos en la Ley para la Reforma del Estado que se publicó el 13 de abril de este año en el Diario
Oficial de la Federación, los legisladores federales se han reunido en las comisiones respectivas para analizar los proyectos derivados de la consulta pública que sobre la Reforma del Estado fuera realizada en el mes de junio y principios de julio.
Porque al contrario de las acusaciones de los organismos empresariales agrupados en la Corpamex, en el sentido de que el Poder Legislativo cocinara una Reforma Electoral express, lo cierto es que la demanda para realizar una profunda revisión no solamente de las cuestiones electorales, sino en general de las instituciones políticas y de gobierno, tiene ya muchos años de existencia -Porfirio Muñoz Ledo lo había venido planteando desde 1988- y el ex presidente Fox durante su campaña a la Presidencia de la República asumió el compromiso de llevar a cabo la Reforma del Estado, por lo que a su arribo a la titularidad del Ejecutivo impulsó la creación de un grupo encabezado por el propio Muñoz Ledo, el cual dedicó mucho tiempo al estudio y análisis de propuestas que finalmente nunca fructificaron en algo concreto, gracias a la indiferencia del entonces inquilino de Los Pinos, quien en realidad jamás tuvo interés en transformar y mejorar el sistema político y de gobierno.
No obstante la postergación de la reforma, su necesidad seguía siendo tan evidente que todos los grupos políticos representados en el Congreso asumieron la necesidad de concertar los cambios legislativos necesarios para transformar el sistema político que consideraron había llegado a su límite y por ende habría que iniciar la indispensable renovación de instituciones como el IFE y el Poder Judicial, entre otras.
La coincidencia de las expresiones políticas sobre las necesidades de la reforma se hicieron visibles en la Ley para la Reforma del Estado, que con el objeto de establecer los mecanismos para el análisis, negociación y construcción de acuerdos para la concreción del proceso de la Reforma del Estado mexicano, creó la Comisión Ejecutiva de Negociación y Construcción de Acuerdos del Congreso de la Unión como el órgano rector de la conducción del proceso de la reforma, integrándose con los presidentes de la Mesa Directiva de las cámaras de Senadores y de Diputados, los coordinadores de cada grupo parlamentario en ambas cámaras y las presidencias de las comisiones de Reforma del Estado de las dos cámaras, pudiendo participar los representantes del Ejecutivo que para ese efecto se designaron, así como los presidentes de los partidos políticos nacionales y un representante del Poder Judicial, este último exclusivamente en el tema de la Reforma al Poder Judicial.
Esa comisión ejecutiva, el 24 de mayo de 2007 emitió la convocatoria dirigida a ciudadanos en lo particular como en colectivo para participar en la consulta pública de la Reforma del Estado, a celebrarse del 7 de junio al 8 de julio sobre cinco grandes rubros: 1. Régimen de Estado y de Gobierno; 2. Democracia y sistema electoral; 3. Federalismo; 4. Reforma del Poder Judicial, y 5. Garantías sociales.
Complementariamente y a fin de propiciar la participación de las regiones en la consulta, se realizaron cinco foros regionales en las ciudades de Querétaro, Veracruz, Guadalajara, Monterrey y Acapulco, tanto en las sedes de los Congresos locales como en algunas instituciones de educación y cultura, donde participaron todos aquellos ciudadanos que en los particular o como integrantes de agrupaciones quisieron y pudieron hacerlo.
Como resultado de esa consulta pública, la Comisión recibió mil 157 ponencias sobre los cinco temas, correspondiendo 290 al apartado sobre Democracia y sistema electoral, propuestas que fueron estudiadas, analizadas y de entre las cuales surgieron por consenso las que se incorporaron a la iniciativa que fue aprobada. Luego entonces, a contrapelo de lo dicho por los coparmexos, la Reforma Electoral no fue de un día para otro, sino el resultado de viejas demandas cuyo mecanismo operador surgió con la Ley para la Reforma del Estado del 13 de abril.
En ese contexto, ya se avistan en el horizonte legislativo otras iniciativas, entre las que se encuentra la Reforma al Poder Judicial, la cual por su trascendental importancia generará un interesante debate. Al respecto, desde el 24 de mayo el Poder Judicial entregó a la Comisión de Negociación y Construcción de Acuerdos del Congreso sus propuestas de reforma, entre las que destacan: la reforma de la justicia penal, la cual y no solamente desde las consideraciones de la Corte requiere de una revisión y transformación para posibilitar con eficacia la lucha contra la inseguridad, así como también «la plena vigencia de los principios de presunción de inocencia, contradicción, concentración, inmediación y un equilibrio procesal adecuado entre defensa, acusación y víctimas»; otras propuestas interesantes de la Corte tienen que ver con la reforma del amparo, así como el fortalecimiento de los poderes judiciales en los estados. Sin duda alguna, habrá mucha materia que analizar.