Opinión

MORELIA
Vivilladas
La menopausia…conflicto femenino
Gilberto Vivanco González Viernes 19 de Octubre de 2007
A- A A+

A propósito del Día Internacional de la Menopausia, escribimos este artículo. La menopausia implica el cese de la ovulación en la mujer y se caracteri-
za por la detención de la menstruación. Este periodo de la vida se vive hoy de forma muy diferente a cómo se lo vivía hace 30 o 40 años atrás; hasta llega a considerárselo un problema, y sin solución.
La menopausia es el periodo que termina la fase reproductiva de la mujer. La menopausia empieza al terminar la menstruación. Con el tiempo, los ovarios pierden gradualmente la habilidad de producir estrógeno y progesterona, las hormonas que regulan el ciclo menstrual. Como la producción de estrógeno disminuye, la ovulación y menstruación ocurren a muy menudo, y eventualmente se detienen. La menstruación puede detenerse antes debido a una enfermedad o a una histerectomía. En estos casos hablamos de menopausia inducida.
En Europa y en América del Norte, la menopausia ocurre normalmente cuando una mujer está alrededor de los 51-52 años de edad; puede pasar sin embargo a veces ya a los 40. La edad y síntomas de la menopausia también tienen una influencia genética fuerte. Como una regla empírica, la mujer que empezó la menstruación temprano es más probable que experimente la menopausia antes.
La perimenopausia es el periodo de cambios graduales que llevan a la menopausia. Algunas mujeres pueden experimentar la perimenopausia a los 35 años; puede tardar unos meses o incluso años. Durante este lapso se reduce la velocidad de producción de estrógeno y los niveles del mismo fluctúan. Esto causa los síntomas similares a la pubertad, pero más intensos. La postmenopausia es el periodo después de la menopausia.
Los síntomas de la menopausia
Los síntomas de la menopausia son tan diferentes e individuales en las mujeres. Algunas experimentan síntomas que sus amigas nunca sufren. La duración y severidad de los síntomas son variables. La menopausia es una parte natural de la vida porque todas las mujeres lo sufren, algunas con más dificultad que otras. Pero una cosa que todas las mujeres tienen en común es la habilidad para determinar las opciones sobre cómo tratar con sus síntomas menopáusicos. Aproximadamente en el mundo occidental el doce por ciento de las mujeres no experimentan síntomas menopáusicos y aproximadamente el catorce por ciento experimenta los intensos problemas físicos o emocionales.
· Los síntomas psicológicos de menopausia. Las ansiedades, la dificultad de concentrarse, la exageración al menor problema, fácil irritabilidad, el olvido y los cambios de humor son los problemas psicológicos típicos. Los estudios indican que muchos casos de la depresión relacionan más con las circunstancias que con la menopausia en sí misma. Otros eventos, como los cuidados de parientes mayores, jubilación, divorcio o viudez, los niños creciendo y yéndose de la casa ocurren alrededor del periodo de menopausia. También algunos problemas pueden causarse indirectamente debido a la perturbación de sueño. Para ocuparse de síntomas emocionales usted debe ejercitarse regularmente. Esto ayudará a mantener su equilibrio hormonal y a preservar fuerza ósea. El hablar con otras mujeres, que están pasando a través de la menopausia, puede ayudar con síntomas emocionales. Las mujeres que se acercan a la menopausia se quejan a menudo por pérdida de la memoria e inhabilidad para concentrarse.
· Calores y otros síntomas vasomotores. Los calores son un síntoma más de la menopausia. Los calores pueden comenzar cuatro años antes de que finalice la menstruación, pero ellos continúan generalmente un año o dos después de la menopausia. Los calores son ondas repentinas de calor del cuerpo, generalmente en la cara o el pecho.
· Interrupciones del sueño. Durante la menopausia puede experimentarse el insomnio o sueños disturbados. Éstos pueden manifestarse de muchas formas incluyendo la dificultad para dormir o despertarse durante la noche. La menopausia puede conducir a la fatiga durante el día.
· Problemas sexuales y genitales. La sequedad vaginal y menor elasticidad en tejidos son problemas comunes de la menopausia, efecto debido a la disminución del nivel de estrógeno. La sequedad vaginal puede causar irritación y dolor durante la copulación. El interés en copular puede declinar y es también muy común el no alcanzar el orgasmo. Los lubricantes vaginales pueden hacer la copulación menos dolorosa.
· Problemas urinarios. La incontinencia aumenta con la edad y hay evidencia de que la pérdida del estrógeno desempeña un papel importante. La carencia del ejercicio regular puede contribuir a esta condición. Es importante saber que el entrenamiento de la vejiga es un tratamiento simple y eficaz para la mayoría de los casos.
Es muy importante puntualizar que no todas las damas sufren cada uno de los síntomas o incomodidades señaladas, incluso hay quienes enfrentan esta etapa y jamás tienen problema alguno… ellas corren con suerte.
Las mujeres que hoy tienen 70 años y viven en el campo, han pasado su menopausia en su mayoría sin ningún tipo de trastornos. Hoy la vida agitada de las ciudades, el condicionamiento social en relación al modelo social que hay que cumplir, la hiperactividad, la valoración de mujeres superproductivas laboralmente, la falta de un proyecto de vida relacionado con algo no material, la vida sedentaria, la mala alimentación, el consumo de tanta química y excitantes del sistema nervioso, el estrés, la insatisfacción y frustración personal, la resistencia al cambio, hacen que la mayoría de las mujeres teman a la vejez y a las consecuencias físico y biológicas que esto conlleva.
También somos dependientes acerca de lo que los demás piensan y sienten sobre nosotros, tenemos pavor a ser rechazados y desvalorizados y como toda la sociedad, se viva en el país en que se viva, valora lo estético, lo material, si no cumplimos con ese mandato social nos sentimos desgraciados e inseguros.
Esa búsqueda de seguridad en querer cumplir con el condicionamiento social puede que nos haga parecer más jóvenes y lindos, pero internamente seguimos siendo inseguros y estamos insatisfechos, porque la verdadera seguridad no pasa por parecer menos años, sino por tener los que se tienen y entregarse a cada momento de la vida con lo que ésta trae aparejado y cuando esto sucede la juventud emana de uno a partir de tener una mente inocente, pura, aunque se tenga el cabello absolutamente blanco y el rostro inundado de arrugas. Por eso, Vivilladas reflexiona: «Es difícil ganarle y enfrentarse al tiempo, mejor hagamos de éste… nuestro mejor aliado y consejero».