Opinión

MORELIA
La caricatura del congreso sindical: una provocación
Elba Esther Gordillo ha decidido nombrar en contra de la voluntad de los maestros su representación en Michoacán, como una medida para no abandonar una plaza que desde hace muchos años tiene perdida
Juan Pérez Medina Jueves 13 de Diciembre de 2007
A- A A+

Sanjuana Cerda, enviada de Elba Esther Gordillo Morales para asesorar a sus esbirros en el estado, anunció hace días la convocatoria del CEN del SNTE para sustituir a su representación en Michoacán. Desde que hizo el anuncio, comenzó también la descalificación interna del «congresito» por parte de varios de los integrantes de ese reducido grupo que hace casi cinco años se plegó a los dictados de Elba Esther Gordillo Morales.
Y es que junto con la emisión de la convocatoria también se dijo hacia el interior que para ser el ungido se requería ser miembro del Panal y, por tanto, palero del régimen. Los aún priístas sabían de antemano que ya no eran de la gracia de la cacique y que difícilmente serían tomados en cuenta para ocupar la cartera principal en el sainete del 18 y 19 de diciembre, por eso salieron de inmediato a descalificar la farsa de la que fueron parte por tanto tiempo. Lo mismo pasa con aquellos que parapetados en el cinismo y la desvergüenza dicen pertenecer a un proyecto de izquierda, pero lamen los pies de la señora que se alió con la derecha proempresarial y los intereses estadounidenses para arrebatarnos el triunfo el pasado 2 de julio. Corifeos, desde los espacios que tienen en los medios, intentan sin ningún rubor justificar una encerrona que ni es congreso, ni representa a los educadores, ni mucho menos a sus intereses; pues saben y están muy bien enterados que nada representan entre el magisterio y que sus supuestos delegados son producto de la maquinación y de la antidemocracia.
Pero a estos bichos rastreros que se dicen militantes del PRD y que comen de la mano de uno de los cuadros políticos más representativos de la derecha neoliberal, no les importa la nula calidad del evento, ni las consecuencias de ello en el futuro inmediato; porque lo que verdaderamente les interesa es el permanecer entre el grupo de esquiroles que sin encomienda de la base trabajadora, usufructe sus recursos por concepto de cuotas sindicales. Cínicos, esperan mantenerse en la gracia de la cacique sindical y continuar manteniendo la farsa de una representación legal vacía de contenido y representación como instrumento de la división en la Sección XVIII del SNTE. A éstos no les importa que no sean nombrados en la primera cartera, sino que los tomen en cuenta y los pongan en el lugar desde donde se dediquen a no hacer nada de lo que debieran y cobrar por ello.
A mitad de semana, en casi la totalidad de las delegaciones sindicales de la entidad no se han realizado asambleas delegacionales; sin embargo, se sabe ya que los delegados han sido nombrados. Por ejemplo: en la Escuela Normal Urbana Jesús Romero Flores de Morelia, se sabe de la existencia de dos delegados que fueron nombrados sin mediar asamblea alguna; lo mismo ocurre en muchos otros centros de trabajo.
Pero Elba Esther Gordillo sabe de ello más que ninguno. Fiel a las prácticas del charrismo sindical, ha montado un escenario de caricatura en el estado para que de la «chistera» saque una nueva representación éticamente insalvable e incapaz de representar a los trabajadores de la educación y, mucho menos sus intereses.
No se sabe aún en qué lugar va a realizarse el insulso teatro sindical; como se desconoce por igual la manera en que supuestamente se han conformado las fórmulas para nombrar los delegados y cuándo y en dónde se están llevando a cabo las asambleas que nombran los delegados. No se sabe, porque no es posible nombrar delegados de carne y hueso, salvo en muy contados espacios como en oficinas centrales en donde inflando el padrón se nombraron 34 delegados, cuando en ocasiones anteriores apenas si había alcanzado a nombrar la mitad.
Elba Esther Gordillo ha decidido nombrar en contra de la voluntad de los maestros su representación, como una medida para no abandonar una plaza que desde hace muchos años tiene perdida. Lo hace, no por necedad, sino porque le permite mantener un conflicto que le amenaza constantemente a nivel nacional e, intenta con ello, mantener en la entidad, hasta donde le sea posible, la confrontación con el magisterio michoacano.
Los que designe el día 19 de diciembre serán el dique inicial en la lucha por contener la dignidad del magisterio de la Sección XVIII y, como consecuencia, los que se encarguen de promover el conflicto y la división, afectando el funcionamiento de muchos centros escolares.
La caricatura de congreso de Elba Esther Gordillo en Michoacán es además y principalmente una afrenta a los michoacanos: a los padres de familia, a los estudiantes de educación básica y, como es evidente al magisterio. De lo que ocurra en los próximos meses y la afectación que prive en el servicio educativo, en gran medida será responsable Elba Esther Gordillo Morales y sus esbirros; quienes junto con Fecal son responsables de la protesta y movilización del magisterio estatal y nacional.