Opinión

MORELIA
Hacia una nueva dirigencia en el PRD
Camilo Valenzuela y Alfonso Ramírez Cuéllar son otros dos aspirantes que buscan la dirigencia nacional del PRD
Columba Arias Solís Viernes 15 de Febrero de 2008
A- A A+

Última parte
De las seis planillas registradas ante el Comité Técnico Electoral del Partido de la Revolución Democrática, con vistas a la contienda interna a realizarse
entre la militancia de ese instituto el próximo 16 de marzo en que habrá de elegirse a la nueva dirigencia, además de los ya señalados en la colaboración anterior como los prospectos que más posibilidades tienen de triunfar debido a los apoyos con los que cuentan entre los diferentes grupos de su partido, destaca también Camilo Valenzuela Fierro, quien le sigue los pasos a Jesús Ortega en cuanto al número de veces en que ha intentado conseguir la presidencia del sol azteca sin lograrlo, ahora va por su cuarto intento de hacerse con la dirigencia.
Camilo Valenzuela, según datos del periódico La Jornada, en su juventud fue integrante de la Liga 23 de Septiembre; diputado federal postulado por el Partido Socialista Unificado de México y habiéndose incorporado al PRD, conformó con otros militantes la corriente denominada Red de Izquierda Revolucionaria. Dentro de la burocracia partidista, ha ocupado el cargo de presidente del consejo nacional perredista, así como otras posiciones internas.
No obstante ser principal fundador de Redir, al anunciar su intención de participar en la contienda interna para la dirigencia nacional, quedó de manifiesto que no todos los integrantes de esa corriente política alentaban las aspiraciones de Valenzuela, así lo dio a conocer otro de los dirigentes de Redir, Pablo Franco, quien en declaraciones al periódico La Jornada, allá por el mes de octubre del pasado año, manifestaba que una parte de esa expresión interna del PRD se deslindaba de la aspiración de Valenzuela y que no consideraban seria su candidatura, acusándolo de «prestarse a Nueva Izquierda para tratar de hacer ruido a Alejandro Encinas».
Para el citado Pablo Franco el apoyo que «sectores importantes de la izquierda más radical» le brindaron en anteriores procesos en que resultaron ganadores Amalia García, Rosario Robles y Leonel Cota, quedaron en el pasado y a pesar de que sigue siendo un militante importante, ya «no tiene la capacidad de convocatoria de antes». Como quiera que sea, Camilo Valenzuela ya tiene tanta experiencia en eso de las candidaturas, que de nueva cuenta se ha lanzado a la contienda, total algo podrá obtener.
Por su parte Alfonso Ramírez Cuéllar, haciendo mancuerna con la economista Rosa Albina Garavito Díaz, encabeza otra de las planillas que aspiran a dirigir a la militancia sol aztequista y sus candidaturas son apoyadas por el conocido legislador Pablo Gómez, así como también por el coordinador de los diputados perredistas Javier González Garza.
Ramírez Cuéllar es un aspirante que se ha distinguido no tanto por sus contribuciones al interior del PRD, más bien sus empeños se vieron reflejados en aquel famoso movimiento de El Barzón, uno de cuyos líderes más conocidos lo fue él, y justamente a raíz de aquella manifestación de protesta e intento de ingresar a las instalaciones de San Lázaro, cobró mayor notoriedad.
Ramírez Cuéllar y su compañera de fórmula aspiran -según han dicho- a la rebelión de la militancia perredista que no participa en ningún bloque o grupo interno y quienes según su dicho no han sido tomados en cuenta por las corrientes dominantes, también dice este aspirante que es indispensable en el PRD un relevo generacional, que desde luego él encabezaría. No obstante que sus posibilidades de triunfo son bastantes limitadas, Ramírez Cuéllar participa, quizá al igual que Valenzuela, con la mira de obtener alguna de las posiciones del Comité Nacional.
Hasta esta fecha, los contendientes a la presidencia del PRD que se han mencionado en estas colaboraciones son quienes han estado en visita proselitista con la militancia de ese instituto en Michoacán, y quienes seguramente regresarán más veces al estado, toda vez que en éste hay un importante número de militantes que seguramente incidirá en los resultados de la elección del 16 de marzo, por lo pronto se empiezan a mostrar las simpatías que cada uno ha despertado en las expresiones partidistas que integran ese partido en la entidad, y a pesar de que no ha faltado la voz discordante, protagónica y descalificadora de algún destacado miembro tribal, cuando menos en Michoacán hasta ahora, las cosas caminan con cierta tranquilidad rumbo a la elección nacional, tal vez porque todos han estado ocupados en las quinielas del gabinete. Ya se verá.
Nombramientos
El alma les volvió al cuerpo a quienes sí fueron tomados en cuenta y a otros, sin duda la desilusión los embargó al no encontrarse en el grupo selecto, o cuando menos no en el cargo que suponían, pero al fin han sido dados a conocer los nombres de los flamantes integrantes del gabinete de bajo perfil anunciado por el gobernador y quienes en este día asumirán funciones -salvo el procurador que tendrá que esperar la aprobación del Legislativo- y aunque algunos nombres ya se esperaban, otros no dejan de causar cierta sorpresa, toda vez que sus habilidades nada tienen que ver con el puesto que les asignaron. No se entiende qué puede hacer una médico cirujano y partero -como reza el título profesional- en una dependencia encargada de asuntos de la construcción, ni tampoco una profesora conduciendo las tareas de la televisión estatal. Ciertamente en estos casos, las habilidades de las funcionarias nombradas no tienen que ver con las áreas para las que fueron designadas. Pero en fin, el análisis detallado de los perfiles será para la próxima.