Opinión

MORELIA
Vivilladas
Viacrucis negro y amarillo
Gilberto Vivanco González Viernes 21 de Marzo de 2008
A- A A+

El Partido de la Revolución Democrática está sufriendo en dos direcciones: la primera por los tropezones que ha tenido, en tan poco tiempo de su administra-
ción, Leonel Godoy; y segunda, por el pleito entre hermanos provocado a consecuencia de la pugna por dirigir el Comité Ejecutivo Nacional; estos dos escenarios han logrado, en consecuencia, que el perredismo viva su propio Víacrucis, mismo que podríamos llamarlo: autoflagelación.
En el punto número uno están las tres caídas, hasta el momento, del presente régimen: lo educativo, lo social y lo relativo a comunicación social; en estos rubros anda para llorar como auténtica Magdalena; se la ha pasado dando tumbos para desilusión del pueblo michoacano que de inicio se había forjado buenas perspectivas por las políticas que había trazado, con un equipo eficiente, en su plataforma electoral.
De entrada en educación, Godoy, tuvo su primer descalabro al nombrar como responsable del sector a Aída Sagrero, maestra de jardín de niños que tiene un historial académico casi nulo y una trayectoria política que deja mucho que desear, no porque haya peleado hasta con las uñas a favor de la fracción democrática, desgreñando incluso, en su momento, a los emisarios de Elba Esther Gordillo Morales; sino porque fue partícipe de la anarquía que se vivió un bien tiempo en el sector del que ahora es responsable. La pregunta obligada es ¿cómo llamar al trabajo y al compromiso cuando no tiene la calidad moral para ello? ¿Cómo se le ocurrió atacar y minimizar a los integrantes de la Delegación DIII-6, por la toma de las oficinas centrales de la SEE cuando esa era una práctica común entre ella y sus compañeros? Hubiese dado cualquier argumento para no atenderlos pero no se vale repudiar las formas y estrategias que ella misma fomentó, ¿o cambiar de estatus es sinónimo de cambiar convicciones?
Además, la responsable de la dependencia educativa no tiene el mínimo conocimiento de aplicación política en el gremio, se la pasa resbalón tras resbalón, sus declaraciones en lugar de calmar las aguas han provocado tremendas oleadas y de nada ha servido al trabajo académico tan necesario como urgente. Hace pocos días, los medios le preguntaron por qué no se han puesto en marcha la mayoría de los 21 puntos a favor de la educación que se propuso el gobierno estatal, muy quitada de la pena, demostrando su novatez e ignorancia se sacudió la presión diciendo «ahorita estamos de vacaciones, no haré declaraciones al respecto»; ella no aclaró si también su cerebro anda en las mismas… ¿Usted qué piensa?
En otro sentido, recordamos que Leonel había señalado en plena campaña que en su gobierno no habría marchas, ni manifestaciones, que todo sería armonía y trabajo, pero resulta que en pocas semanas que tiene, las muestras de inconformidad social han sido más que evidentes y han puesto de cabeza a la población. De que no son los normalistas, son los antorchistas, de que no los transportistas son los maestros democráticos o cualquier otra organización popular, el caso es que los reclamos van y vienen, lo peor es que muchos se quedan. No cabe duda, al gobierno del estado le están fallando los operadores políticos. Esta viene siendo la segunda caída del suplicio gubernamental.
El tercer tropezón del gobierno de Godoy Rangel tiene que ver con las estrategias de comunicación social, no son pocos los reporteros de distintas fuentes que han externado su inconformidad y fastidio porque resulta que para poder entrevistar a ciertos funcionarios de las diferentes secretarías éstos nomás se quedan callados, dicen que no harán declaraciones al menos que primero las autorice Armando Machorro, de Comunicación Social. ¡Nomás faltaba eso!
Caso reciente es el de la Secretaría de Cultura, ahí no se otorgan entrevistas directas si no es con la estricta venia del tal Machorro. ¿Pues de qué se trata? ¿A poco Godoy quiere tener controladas todas las declaraciones de los responsables de gobierno? Es normal que el jefe del Ejecutivo tenga el propósito de conocer lo que pasa con sus colaboradores en las distintas dependencias pero no es justo que quiera centralizar la información, esto sería un ejercicio totalitario que en nada conviene a un gobierno que se jacta de ser democrático. No se vale traer a los periodistas de Herodes a Pilatos; ellos sí trabajan y viven de ello.
Son varias las voces que coinciden que el gobernador tiene una administración lenta porque no ha nombrado, ni deja que lo hagan los titulares, a los mandos medios de las diferentes secretarías, como tiene tantos compromisos políticos quiere poner a calzador y sin perfil ex profeso a ciertos personajes con quienes tiene deudas pendientes.
Ya es tiempo que Godoy aterrice y se ponga a trabajar en serio, debe entender que los tiempos de campaña han pasado y ahora se requiere ejecutar los planes y que también deje de promover los foros ciudadanos para delinear la política social, cultural y educativa, entre otras, porque los resultados de los mismos nunca serán tomados en cuenta porque lo hecho… hecho está. Así que manos a la obra, la gestión actual debe tener presente que «A Dios rogando, con el mazo dando y… al pueblo procurando».
Elección perredista… a juicio
Otro Víacrucis, provocado por ellos mismos, están viviendo en el seno del PRD, es la elección de su dirigencia nacional. Sacaron a relucir todas las mañas posibles, mañas que tanto criticaron del Revolucionario Institucional: robo y quema de urnas, padrón alterado, boletas cruzadas al por mayor para hacer los famosos tacos electorales, compra de votos y presión a votantes, entre otras «virtudes». ¿De qué se trata?
A nivel nacional el partido del sol azteca está quedando tan flagelado como aquellos que representarán a Cristo en los diferentes eventos religiosos del día de hoy. De por sí su imagen no es precisamente la de un partido limpio e incluyente como tanto han pregonado, ahora con tantas trampas están terminando por mandarlo al suelo. Siempre hemos pensado que es sana la lucha interna y transparente entre propios copartidistas, es una buena forma de aspirar a prácticas democráticas, lo malo es que se enfrasquen en una competencia desleal y manipulada, en donde se tienen que cuidar las espaldas de ellos mismos porque de lo contrario las puñaladas traperas saldrán a relucir.
Creemos que no se trata de una simple lucha por el poder y control normal del partido, toda la efervescencia es producto de las posturas muy claras que tienen los diferentes de grupos internos en relación, entre otras cosas, a la reforma energética que está proponiendo Felipe Calderón y un grupo de interesados por sacar provecho del petróleo mexicano, entre ellos Mouriño y familia, y que pareciera que tiene eco, con sus asegunes, entre los seguidores de Jesús Ortega y Ruth Zavaleta; contraria a la postura de Alejandro Encinas y por supuesto de López Obrador, de ahí que muchos hilos se estén moviendo tras bambalinas.
Sea como fuere el asunto es que el PRD no sólo está reafirmando por qué en muchas entidades prácticamente pasa desapercibido sino que, también está desilusionando a bastantes seguidores que observan asombrados cómo sus cuates se dan hasta con la cubeta, cual si fueran judíos contra romanos. Esperemos que la gente del perredismo encuentre los mejores caminos para salir adelante del calvario que ellos mismos han ido construyendo. Lo peor es que no podemos decir «Perdónalos Señor… porque no saben lo que hacen». Se comportan a la altura o al rato diremos ‘que para ellos… todo está consumado.