Opinión

MORELIA
El debate sigue
Columba Arias Solís Viernes 6 de Junio de 2008
A- A A+

A propósito de la iniciativa de reformas en materia petrolera que como es sabido envió el titular del Ejecutivo en el mes de abril y cuya pretendida aprobación fast track fue
abruptamente detenida por la férrea oposición, obligando a la realización del debate que durante varias semanas se ha venido dando y aún continúa tanto en el Senado mexicano, como en los diferentes medios de comunicación y en los espacios académicos del país, debate al que se han sumado también algunos gobernadores y el jefe de Gobierno del Distrito Federal, quien en su participación en la sede de la Cámara Alta el pasado 29 de mayo, desatara la ira blanquiazul lanzando una convocatoria a todo el país para efectuar una consulta pública nacional, a fin de saber la opinión de la ciudadanía respecto de la reforma energética, comenzando con el territorio capitalino donde ya anunció la realización de dicha consulta, toda vez que por lo trascendental de la materia que se pretende reformar, considera indispensable conocer el sentir de los ciudadanos de la capital que gobierna.
Marcelo Ebrard, por conducto de la secretaría de Gobierno hizo la petición formal al Instituto Electoral del Distrito Federal para realizar la consulta, «utilizando los mecanismos de votación que se consideren convenientes, incluida la urna electrónica, el cómputo respectivo y la declaración de los resultados, según lo establecido tanto en el Código Electoral como en la Ley de Participación Ciudadana». Igualmente el secretario de Gobierno capitalino solicita al instituto que «proponga un mecanismo para determinar la o las preguntas a utilizar en la consulta».
Ante la propuesta del jefe de Gobierno rápidamente tanto los funcionarios de la paraestatal petrolera, como la dirigencia capitalina de Acción Nacional, el coordinador de los senadores de ese partido y el responsable de la política interna del gobierno calderonista, han descalificado la posibilidad de la consulta. Así, el director de Exploración y Producción de Petróleos Mexicanos, en su participación en el debate manifestó que «la aprobación de la reforma energética propuesta por el Ejecutivo no requiere de consultas públicas o de criterios ideológicos». También señaló que «sería irresponsable que asumiéramos que los problemas de la industria se pueden resolver por la buena voluntad colectiva, por lo que si contamos con un Congreso plural no hay necesidad de consultar a nadie».
Parece ser que este funcionario de la paraestatal no se ha dado cuenta que el foro en el que él mismo se ha presentado y externado esos comentarios, es ya de por sí una suerte de consulta a profesionales, técnicos, políticos e intelectuales mexicanos, quienes han participado con sus críticas y propuestas en relación con el tema de la iniciativa calderonista, consulta que de acuerdo a la propuesta del gobernante capitalino se extendería en general a la ciudadanía.
En esa tónica de la oposición a la consulta y a falta de razones que argumentar, el titular de Gobernación ha descalificado el ejercicio propuesto manifestando que éste no puede hacerse toda vez que es una figura que no existe en la Constitución. Luego entonces, de acuerdo al criterio manejado por el secretario, menos debe efectuarse la reforma que defiende toda vez que la privatización que se pretende, no solamente no está contemplada en la máxima norma legal, sino además vulnera la disposición constitucional.
Con la oposición a la posible consulta ciudadana, los blanquiazules solamente han mostrado el enorme temor que les causa la posibilidad de que se corrobore lo que ya se sospecha: que la propuesta presidencial no goza de simpatías entre la mayoría de los ciudadanos no únicamente de la capital sino del país. Tal vez el gobierno federal tenga en su haber las encuestas que muestren el rechazo a su iniciativa y por ello la férrea oposición a la realización de un ejercicio que en otras ocasiones el propio Partido Acción Nacional ha demandado que se realice.
El debate continúa y el cuestionado sindicato petrolero no ha dicho esta boca es mía en torno a la reforma, tal vez pensando que entre menos se noten en esta discusión, seguirán gozando de las jugosas prebendas conseguidas con la complicidad de los diversos gobiernos y no se les llamará a rendir cuentas de su contribución al estado en que se encuentra la paraestatal. Pero de acuerdo al mexicanísimo dicho: a toda capillita se le llega su fiestecita.
En el contexto del debate en estos días ha surgido la polémica en torno a las cifras manejadas por la Secretaría de Hacienda del gobierno calderonista en lo que respecta a los excedentes petroleros y que la bancada priísta en el Senado ha puesto en tela de juicio, reclamando la distribución de más de 31 mil millones de pesos que corresponden al primer trimestre de 2008 y que Hacienda argumenta no tener por los menores ingresos percibidos. ¿Quién dirá la verdad? ¿Acaso lo sabremos?