Opinión

MORELIA
VIVILLADAS
Migrantes… Atención urgente
Los 18 millones de pesos destinados a la operación de la Secretaría del Migrante se quedan cortos para sus necesidades
Gilberto Vivanco González Viernes 13 de Junio de 2008
A- A A+

El movimiento migratorio no es exclusivo de nuestra zona geográfica, ni mucho menos sólo de nuestro país, en todas las épocas históricas el hombre ha buscado
mejorar su calidad de vida así como enfrentar nuevos retos y desafíos, dentro o fuera de su terruño; el problema es que en las últimas décadas, cuando los connacionales han emigrado, principalmente, a Estados Unidos de Norteamérica, son motivados por la falta de oportunidades ante la ineficacia de las políticas económico-sociales de los gobiernos en turno, y para acabarla de amolar la actitud de prepotencia, abuso y desprecio que por parte de los güeros, hace de esa aventura… una cruz difícil de soportar.
Por fortuna, dadas las condiciones de inseguridad y segregación existentes en el vecino país, los gobiernos federal y estatal han creado programas de apoyo a quienes en busca del sueño americano abandonan su patria, sus tierras y, más triste aún, a sus propias familias. Aquí en Michoacán ha sido un home run por parte de Leonel Godoy, la conformación de la Secretaría del Migrante, pero queda ponchado junto con el Congreso local cuando han destinado sólo 18 millones de pesos para su operación, cuando las necesidades que tiene merecen casi los 100. Aunque el primer paso está dado y habrá tiempo de corregir el camino.
Como parte de la dependencia referida, se creó el Departamento de Relaciones Interinstitucionales a cargo de Francisco Garcidueñas Andrade, quien se ha planteado vincular a niños, jóvenes y adultos en procesos de educación, salud y cultura; en fortalecer la presencia de Michoacán a través de su Expo en USA, donde la música, la danza y la industria, entre otros elementos serán un buen reflejo del acontecer purépecha. En este respecto pudiese ser un magnífico escaparate que haga remembrar momentos inolvidables a los paisanos que lo visiten y que además colabore para que los gringos valoren las manifestaciones artesanales y culturales, sin olvidar que la presentación de proyectos productivos puedan generar expectativas de inversión y consumo en la gente del norte.
Ya metidos en el rubro anterior, cabe indicar que hoy viernes en los patios del Ayuntamiento de Morelia, es la final del concurso de oratoria convocado principalmente para jóvenes estudiantes por la Secretaría del Migrante, donde el tema central, por obvias razones, será la migración. Aquí valdría la pena señalar que deseamos que la intención de contar con frescos oradores no sea para promover su salida del país, para que se emocionen y al rato abandonen sus estudios y su comunidad; creemos que el propósito es que se den cuenta de los graves problemas a los que se pueden enfrentar cuando salen en calidad de indocumentados.
Ojalá que las disertaciones sean para señalar las atrocidades que se viven en ese episodio, más allá de los beneficios económicos que puedan generarse y que honradamente han salvado de la miseria a millones de mexicanos; no obstante, de igual manera tendrán que puntualizarse propuestas efectivas para que las autoridades correspondientes agarren el toro por los cuernos para que diseñen, operen y financien propuestas concretas para persuadir a los compatriotas de abandonar sus trabajos y lugares de origen. La retórica que se maneje en dicho concurso, que cuenta con suculentos premios, tiene que plantear retos y compromisos en aras de conciliar, de buscar, una vida más digna y justa a quienes nacimos en este bendito suelo, que está precioso, sin embargo nos deja casi, casi … Morir de hambre.
En general, en el tema migrante habrá que rescatar los acuerdos que el gobernador de nuestro estado ha conseguido en función de los trabajadores «huésped», que podrán ir al «norte» a trabajar con todas las garantías y con la seguridad de laborar en el marco de la ley; sería conveniente que otras entidades tomaran el ejemplo.
Retomando el tema del campo, es increíble que ante el problema alimentario mundial, donde México desde hace tiempo tiene su talón de Aquiles, el agro de la nación esté prácticamente en abandono; gran parte de los campesinos están en los dominios del Tío Sam porque allá el sustento, con todo y los peligros, está más o menos asegurado; «somos candil de la calle y oscuridad de la casa o lo que es lo mismo: predomina azadón mexicano... en tierras extranjeras».
La sucesión en EU… ¿Obama nos conviene?
No sabemos si por fin el senador Barack Obama, seguro candidato demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos, ha reflexionado en relación a la importancia de los latinos en general, y de los mexicanos en particular, pero ha declarado que en su primer año de gobierno irá tras una reforma migratoria, señalando que está interesado en promover el desarrollo económico y el empleo en la zona, puesto que ello significaría menos indocumentados y desde luego menos problemas para ellos.
Dicha posición es esperanzadora para los mexicanos, con mayor razón cuando declaró: «No creo que aprehender a una madre, separarla de su hijo y deportarla, sin medir las consecuencias, sea la forma norteamericana de hacer las cosas»; la afirmación no sólo habla bien de un estadista sino que además lo hace figurar más humano. No vaya a ser puro gancho como lo acostumbran los políticos de este lado. De entrada, las simpatías parece que las ha ganado y los de acá deseamos que gane la silla porque nos conviene.
En Europa se invierten al año cerca de 600 millones de euros para evitar la migración descontrolada, lo aplican con el propósito de financiar la industria, el campo y otros órdenes para crear fuentes de empleo y así estimular el arraigo en cada país de origen; hablamos sobre todo de los pueblos no desarrollados. Los vecinos del norte tendrían que hacer algo semejante, Obama ha dado la pauta.
Finalmente, sería bueno que del otro lado del Río Bravo se convencieran de que los millones de dólares que invierten y siguen invirtiendo en el muro, pueden ser en vano, porque con el ingenio de los paisanos esa barrera será insuficiente. Mejor que todos se pongan a trabajar, porque al menos aquí en México estamos esperando que Felipe Calderón cumpla sus promesas porque «cada día, sin ser negros de raza… nos las vemos negras y al rato no tendremos ánimos… ni de voltear a verlas».