Especiales

Avances y pendientes en el gobierno de Silvano: Cocoa
Samuel Ponce Morales Lunes 5 de Diciembre de 2016
A- A A+

Morelia, Michoacán.- En la cabina multimedia, la senadora Luisa María Calderón prácticamente comparece, sonriente, sin apuntes; responde a todo, a veces esquivando, a veces a profundidad, sin inmutarse en demasía.

Esa agenda saturada de casi todos los lunes no le permite llegar con puntualidad inglesa, aunque sólo con escasos minutos de retraso, pero ahí está, en la sede de Cambio de Michoacán.

Habla con mesura sobre los gobiernos estatal y municipal, de Silvano Aureoles Conejo y de Alfonso Martínez Alcázar, pero en ambos casos coincide en centrarse en el tema de la inseguridad.

En la cabina de Cambio multimedia, la senadora Luisa María Calderón
En la cabina de Cambio multimedia, la senadora Luisa María Calderón
(Foto: Especial)

Silvano, su gobierno



Para ella son difíciles las condiciones en que se gobierna el estado, así como en el resto del país, sobre todo económicamente y con una limitada acción de gobernabilidad para meter al orden al magisterio democrático y a los normalistas, así como en el tema de la violencia.

Hoy en día, enfatiza, los estudiantes pueden ir como se les dé la gana, rompiendo las vías del tren, montándose en vehículos, lo cual es un tema muy difícil por más que en el discurso se quieran hacer bien las cosas.

Lo anterior, acota la legisladora blanquiazul, provoca que proyectos federales, como el que el puerto michoacano de Lázaro Cárdenas forme parte de una Zona Económica Especial, “se nos ande yendo de las manos”.

Sin embargo, considera que el gobernador Silvano Aureoles Conejo “ha tenido muy poca capacidad de maniobra” y que una señal de que pretende hacer bien las cosas es el alto que hizo para revisar el funcionamiento de su gabinete.

“Hizo algunos cambios pero me parece muy pronto para cambios en el gabinete, para un gobierno de seis años, pero, insisto, entiendo que es una señal de decir ‘quisiera que las cosas vayan mejor’ y pues, ahí están”.

Además, agrega, con dificultades presupuestarias, donde se tiene menos del cuatro por ciento para infraestructura, “me parece que es bien difícil hablar de un gobierno que pueda hacer obra pública a gran escala y fomentar el empleo; me parece que es muy limitada la posibilidad.

-Estamos hablando de un Michoacán que está atorado o está rezagado, dando pasos hacia atrás...

“Bueno, creo que el gobernador hizo un esfuerzo al revisar su gabinete y modificarlo, pero hay números que no ayudan: 121 mujeres asesinadas en este estado, de las cuales sólo se reconocen once como feminicidios, me parece que son más.

“Platiquemos de esta chica estrangulada por un novio y de una enfermera lapidada; son cosas absolutamente crueles, que quiere decir que no ha permeado el mensaje”.

Considera que en el estado no hay un aumento en el empleo formal, sino que más bien en el informal, aunque el Seguro Social hace un esfuerzo por regularizar a los jornaleros, “no es que haya nuevos trabajos”.

El turismo, la otra cara



En contraparte, reconoce que el turismo ha vuelto a la entidad: “Volvió, digamos, a través de una excelente campaña comunicacional que de hecho ganó un premio, esto hace que vengan más visitantes.

“Sí ha mejorado el turismo, hay más eventos hay más visitantes, y eso, de alguna forma, deja una derrama económica, aunque sea transitoria. Creo que fue una muy buena campaña pero ahora hay que ir a hacer las cosas de fondo y en verdad hay que hacer que las cosas cambien”.

Y es que, ilustra, “a la hora que dicen ‘yo estoy para cuidar que nada pase’, boom, (delincuentes) se meten y asaltan un hotel, cuarto por cuarto…”

Violencia, con menos información



Luisa María Calderón establece que en el caso particular del rebrote de la violencia se ha dado más en la región de Apatzingán, donde la gente está preocupada ante la lucha de células criminales por el control, así como en la frontera Jiquilpan-Sahuayo.

Y luego de establecer que hoy en día hay menos información pública sobre la violencia en el estado, lamentó que en el caso de Morelia se haya perdido el control sobre delitos del fuero común, “los asaltantes están bárbaros…”.

En Tepalcatepec, continúa, la delincuencia organizada corrió al encargado del Ejército Mexicano en la región, aunque la fuerza pública se ve que está haciendo un mejor esfuerzo en la Sierra Costa, en especial en los municipios de Aquila y Coahuayana; empero, sostiene que “las fronteras siguen siendo muy frágiles”.

–¿No se ve todavía el rebrote de las autodefensas?

“No lo veo todavía, sí oigo algunos llamados, pero no veo que se están organizando de nuevo, los que se están reorganizando son los delincuentes”.

También lamentó que en el presupuesto federal para Michoacán, en el ámbito precisamente de seguridad, se diera una reducción del trece por ciento, cuando se requiere invertir mucho más, incluyendo el impulso a una mayor participación ciudadana.

Morelia, la carrera



Al hablar sobre el gobierno independiente de Morelia, señaló que el alcalde Alfonso Martínez Alcázar le sigue apostando a establecer un esquema de cultura de la legalidad, que implica una forma diferente de pensar y de participar de la ciudadanía, sobre todo en el tema de seguridad.

Lo anterior, pondera, por igual implica, más que castigar, incentivar al buen comportamiento de policías, de los ciudadanos, pero pese al esfuerzo de una mayor capacitación e ingresos de los primeros ante la falta de recursos, la inseguridad está por encima.

Le preocupa que lo común impida a la capital michoacana revertir la situación de delincuencia y violencia que vive, aun con el respaldo de Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), tal como lo hicieron ciudades como Palermo, en Italia, o Medellín, en Colombia.

Indicó que justamente se requiere un cambio de mentalidad, de pensamiento, para que la ciudadanía esté consciente y se inicie una verdadera cultura de la legalidad, donde cada quien haga una parte, sepa que sus pertenencias, que su vida, están en riesgo, que nos tenemos que cuidar unos a otros, que se entienda que “todos somos corresponsables”.

Silvano Aureoles Conejo “ha tenido muy poca capacidad de maniobra”, afirma Cocoa

Comentarios