Escenarios

La solución para la cultura en Michoacán es un trabajo conjunto: actores culturales
Omar Arriaga Garcés Martes 10 de Enero de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Luego de que el pasado jueves 5 de enero, vía un comunicado, la secretaria de Cultura (Secum), Silvia Figueroa Zamudio, invitara “a los gremios de artistas y promotores culturales a sumarse a los esfuerzos que se realizan desde la dependencia”, Cambio de Michoacán preguntó a cinco actores culturales del estado cuál es su opinión sobre dicha convocatoria.

La gestora, artista visual y directora de Núcleo Arte y Letras, Erandi Ávalos Aburto, pidió a la Secum que explique “cómo sería el acercamiento y que se forme un comité que considere a los profesionales del arte y la cultura que laboran de forma independiente, ya que somos los expertos en hacer mucho con poco”.

Desvinculación entre gobierno y sociedad



Ávalos Aburto refirió que en Michoacán “nunca se ha logrado una unión real entre estas dos partes; hasta ahora pareciera que la institución es ‘el enemigo a vencer’; en lo personal, esta administración ha sido la más difícil para mí”.

“No me han apoyado con ninguno de los proyectos expositivos que he presentado, a pesar de que todos cuentan con apoyos de otras instituciones de prestigio como el Museo del Chopo, el Museo de Filatelia de Oaxaca y la Fonoteca Nacional, entre otros; como gestor y curadora independiente tengo mucho que aportar, pero es muy cansado estar tocando puertas y encontrar solo negativas”, manifestó.

Dijo que para alguien como ella -que trabaja en el arte y la cultura en beneficio de la sociedad- “es un misterio lo que hay detrás de las instituciones y un misterio mayor el que personas cobren un cheque quincenal sin hacer bien su trabajo; mi opinión es que en México todo está tan politizado que a la mayoría le interesa asegurarse un puesto y cobrar, y si de paso pueden ejercer poder sobre ‘sus enemigos’, mejor”.

“Pareciera que México es un gran buque hundiéndose y muchos piensan que la única salvación es conseguir un trabajo en el gobierno, como una lancha o un salvavidas; si estás fuera te puedes ahogar, si estás dentro estás salvado”.

“No importa si sabes hacer bien el trabajo o no, si te has capacitado o no; importa quedar bien con alguien ‘de arriba’ para lograr un puesto. El problema es de ética, no de logística ni planeación”, externó la gestora.

Sueño guajiro



Para el escritor, académico y director de la editorial Silla Vacía, Miguel Ángel García Guzmán, hay dos situaciones a tomarse en cuenta: “Uno, el gobierno sólo ha destacado por ser corrupto, aumentar el precio de los insumos vitales y dar atroces golpes a la educación pública y a la promoción de actividades artísticas, lo cual nos refleja que al gobierno sólo le interesa su obtención de poder con el debido enriquecimiento ilícito”.

“Dos, si la Secum no cuenta con un proyecto cultural sólido, programado y en ejecución, la evidencia es contundente: no ha trabajado como debería; en lugar de la eterna disputa por identificar quién tiene más culpas, las cuales -todas- recaen sobre la población, gobierno y Secum deberían optar por identificar qué hacen mal y generar apertura para integrar a más gente que nutra ambas esferas”, expuso el escritor.

Hace falta armonizar los elementos que trabajan en el arte y cultura; la unión hace la fuerza
Hace falta armonizar los elementos que trabajan en el arte y cultura; la unión hace la fuerza
(Foto: Archivo)

Con todo, consideró como un “excelente sueño guajiro” la convocatoria al gremio cultural: “Ahora el gobierno sabe muy bien lo que hace mal y la Secum ahora apela al apoyo e integración de la comunidad artística a la que le ha dado la espalda y, al día de hoy, aún le debe dinero”.

Contra el romanticismo institucional y la corrupción



El académico y músico Jonathan Macotela Aldrete, integrante de Pollomingus y de la banda Juan Carlos Cortés y su Blues Machine, dijo cada día creer más en que el trabajo del artista y del creador se debe hacer fuera de las relaciones institucionales de gobierno, “por ahí comienza la crítica: en no depender de ellos”.

Apuntó que “aunque nosotros hemos trabajado mucho con gobierno, es tiempo de alejarse de esa órbita artista-gobierno; el Estado debería tener una obligación para con la cultura, una obligación democrática... Pero cómo pedirle eso sin pedirle antes que resuelva sus problemas de corrupción o de mala administración”, adujo.

Y prosiguió: “Un Estado que consiente a los artistas mientras gobierna mal en otra áreas es, de todos modos, un mal gobierno; en un gobierno así, el artista bien tratado, ‘debidamente’ considerado, elogiado (por ese mismo gobierno) es un artista irresponsable, creo”.

“Dirán: ‘Pero cómo vamos a sobrevivir sin apoyos, nosotros los artistas’. Yo digo: ‘Cómo vamos a sobrevivir todos los que vivimos en este país’; voy contra el romanticismo de la relación cultura-gobierno, artista-institución”, dijo.

Argumentó que los tiempos no están para las bellas artes contemplativas, “que es lo que luego apoyan en el gobierno, porque es arte como espectáculo y distracción, como alejamiento de lo que hay que pensar, resolver, criticar”.

“Voy menos por una relación artista-institución, voy por una relación entre ética, política y estética”, indicó Macotela Aldrete.

Apostar al trabajo independiente y no al secuestro institucional



El catedrático y director de teatro Eli Ramsés Figueroa Zúñiga habló de los espacios para la cultura y afirmó que se debe empezar por apelar al trabajo independiente, además de generar una respuesta de la sociedad y de la ciudadanía para que en principio se sostengan dichos espacios.

Señaló que los que ya existen “se sostienen como una forma de resistencia”, pero expuso que se debe ir más allá y activar los espacios de manera que se genere “la cultura del pago de un boleto de un espectáculo”.

“Es un mal vicio que la cultura se vea como algo gratuito, existe la insistencia de parte del gobierno de que sea gratuito, eso también genera una mala perspectiva; he podido ver en Xalapa -una ciudad de dimensiones menores- un movimiento cultural constante”, apuntó.

En específico sobre la disciplina teatral, Figueroa Zúñiga apuntó que los espacios institucionales e independientes son capaces de mantener temporadas y un público cautivo que paga su boleto en aquella ciudad de Veracruz, “eso permite sostener temporadas, algunos tienen subvenciones pero eso no los determina”.

“Otras ciudades como Guadalajara o Ciudad de México tienen los espacios suficientes para sostener una actividad cultural constante; debe haber un plan de trabajo en el que se establezcan las posibilidades de cómo hacerlo: trabajo cultural hay, creaciones hay, obras, producciones de danza, conciertos, artistas, habemos bastantes ¿y qué se hace con todo eso?, ¿adónde se van, dónde están?”, cuestionó.

“Trabajamos para estrenos, cortas temporadas, se nos agota el público cuando la han visto nuestros conocidos y familiares, ¿qué sucede después? Eso no lo puede resolver un grupo, debe ser labor de conjunto entre institución, colectivos, espacios públicos e independientes”.

“El problema con los espacios públicos es un secuestro de la burocracia, pareciera que los teatros son de los servidores y no de la ciudadanía”, dijo en referencia al Teatro José Rubén Romero y a la Casa de la Cultura de Morelia.

Convocatoria real



Para el integrante del Grupo Pindekuecha de música purépecha Josué Corral Bribiesca “en realidad no ha habido proyecto cultural” hasta el momento en la presente administración: “Pienso que sí se podría hacer una convocatoria para sumar esfuerzos, las personas que estamos en este asunto tenemos cierta sensibilidad y si se convoca estaríamos ahí”, arguyó.

Por su parte, Erandi Ávalos añadió: “Ojalá que al fin se logre un trabajo conjunto con la sociedad civil, es la única solución real; lo demás es puro chou”.

“Hace falta armonizar los elementos que trabajan en el arte y cultura; la unión hace la fuerza. Ojalá que la administración de la doctora Silvia (Figueroa) lo logre, porque hasta ahora nadie lo ha logrado; tal vez no han querido, no lo sé. Sería un cambio enorme en el estado: trabajar en conjunto, tomando en cuenta a todos los implicados”.

“Ojalá se concrete esta propuesta y por fin se dignifique la labor de personas que sin un cheque mensual, sin prestaciones y sin ser una carga para el erario público, trabajamos en pro de la sociedad michoacana”, concluyó.