Sociedad

No hubo desvíos en SSM, lo que no había era liquidez, afirma delegado administrativo
Josafat Pérez Miércoles 11 de Enero de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Ante las acusaciones de los sindicatos del sector salud, el delegado administrativo de la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM), Héctor Rosales Basurto, señaló que no ha habido desvíos en lo que va de su gestión, sólo falta de liquidez para cumplir con el ejercicio presupuestal 2016.

Hugo Rosales Basurto, en rueda de prensa
Hugo Rosales Basurto, en rueda de prensa
(Foto: Héctor Sánchez)

En rueda de prensa, advirtió que entre el 2012 y 2014 se suscitó, dijo, “la famosa ‘licuadora’, en la que aquella administración estatal concentró los recursos y realizó manejos dudosos; ellos son quienes mejor conocerán el tema y quienes podrán responder”.

Cabe recordar que hace un par de días 300 miembros del Sindicato de Trabajadores Descentralizados de los Servicios de Salud en Michoacán, marcharon de la Delegación administrativa de la SSM a la Secretaría de Finanzas y, de ahí, a Palacio de Gobierno, en demanda de insumos para las clínicas públicas, así como por la destitución de Rosales Basurto.

Luego de sacarle la vuelta a varios cuestionamientos concretos de la prensa, señaló que la crisis en la SSM ya estaba prevista.

“Se pueden decir muchas cosas, el tema es tener el sustento para soportarlas. Hace algunos meses, por ahí de junio, recordarán que anuncié el colapso que se iba a vivir y les dije que por los meses de septiembre-octubre se iba a dar este colapso y así sucedió”, puntualizó.

Sobre la falta de medicamentos e insumos en los hospitales públicos, advirtió que al día de hoy se tiene abasto por encima del 80 por ciento, luego de confirmar la supervisión que la titular de la SSM, Silvia Hernández Capi, hiciera en fechas recientes.

Advirtió también que implementarán “estrategias de contención” para poder garantizar la carga de nómina, a fin de sortear un déficit de 700 millones de pesos, ya que de cuatro mil 200 millones necesarios para el pago de nómina de más de 16 mil trabajadores, la SSM sólo cuenta asegurados tres mil 500 millones de pesos, otorgados por la federación. A esta cifra faltaría sumar la aportación del Seguro Popular y del Gobierno estatal, que aún no están definidas.

Otra acusación por la que fue interpelado es la presunta pérdida de vehículos y el dispendio de vales de gasolina en la SSM, ante lo cual dijo que hay 50 vehículos catalogados como siniestrados y/o robados, pero no detalló cuántos de éstos cuentan con una averiguación por robo, toda ves que las acusaciones de algunos trabajadores sindicalizados señalan que son 100 vehículos perdidos.
Sobre el dispendio discrecional para el uso de tarjetas o vales de gasolina, negó rotundamente la acusación al argüir que las tarjetas no fueron autorizadas por él y que, al contrario, la gasolina ha sido ministrada “con mucho cuidado”, razón por la cual la SSM generó en 2016 un ahorro de cinco millones de pesos en ese rubro.

“Yo no las he firmado. El tema de entrega de las tarjetas es una cosa y la administración del recursos de las mismas es otra; puede suceder que los plásticos queden circulando o puede que se refieran a los plásticos que circulan, se pierden o se roban, pero no necesariamente se roban el saldo”, advirtió.

Habló también de la necesidad de reorganizar la plantilla de trabajadores, por disposición de la actual legislatura, misma que aprobó el presupuesto bajo esa condición, entre otras que aparecen en los puntos transitorios.

“Es importante, que la gente se entere que lo más importante en Salud es el capital humano, nada más hay que reorganizarlo y yo creo que se tiene personal capacitado para sacar adelante a la SSM, en este escenario crítico para el país. Es mentira que se esté corriendo gente, estamos haciendo las contrataciones conforme a los lineamientos”, advirtió.