Sucesos

Adolescentes planean su auto secuestro; exigían 90 mil pesos
+La situación movilizó a los agentes de PGJE y SSP
Redacción Viernes 17 de Febrero de 2017
A- A A+

Inmediatamente fue activada Pre-Alerta Amber y en coordinación con la Policía Michoacán, se iniciaron las diligencias correspondientes para localizar a las menores
Inmediatamente fue activada Pre-Alerta Amber y en coordinación con la Policía Michoacán, se iniciaron las diligencias correspondientes para localizar a las menores
(Foto: Especial)

Morelia, Michoacán.- Trabajos de investigación llevados a cabo por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Michoacán, a través de la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas, permitieron asegurar a dos menores de 12 años de edad que se encontraban desaparecidas desde el miércoles pasado en esta capital; ya fue desactivada Pre-Alerta Amber.

De lo anterior se logró conocer que Rubí y Lizet salieron de sus respectivos domicilios para dirigirse a la institución educativa en la que estudian la secundaria; sin embargo, nunca asistieron a dicho lugar.

Derivado de lo anterior, el padre de una de las adolescentes presentó las denuncias correspondientes en virtud de que recibió una llamada en la que hacía referencia que las menores se encontraban privadas de su libertad y le exigían la cantidad de 90 mil pesos para no atentar contra su persona.

Inmediatamente fue activada Pre-Alerta Amber y en coordinación con la Policía Michoacán, se iniciaron las diligencias correspondientes para localizar a las menores, quienes supuestamente habían sido abordadas por un grupo de personas que se trasladaban a bordo de una camioneta a las afueras de un centro comercial de esta ciudad.

Derivado de trabajos coordinados, elementos de la Policía Michoacán localizaron a las menores en los momentos en que se encontraban en una plaza comercial ubicada al sur de la ciudad; incluso, al ser aseguradas manifestaron a los agentes que habían sido privadas de la libertad.

Ambas fueron trasladadas a las instalaciones de la PGJE, donde una vez que rindieron su testimonio ante la Fiscalía manifestaron que habían planeado el auto secuestro con la finalidad gastar el supuesto rescate en teléfonos celulares y ropa; las menores fueron certificadas por un médico y entregadas a sus padres.