Municipios

En Apatzingán, la cifra más alta de consumo de alcohol en niños de primaria
*Esto según cifras dadas por Rafael García Tinajero, titular de la Coepris
Felipe Almontes Viernes 17 de Febrero de 2017
A- A A+

Apatzingán, Michoacán.- Tratándose de asuntos de salud pública, y más cuando tienen que ver con la salud de niños y adolescentes, es el objetivo primordial de la puesta en marcha en el estado de la Estrategia Nacional para la Prevención de Consumo de Bebidas Alcohólicas en Menores de Edad, y aunado a ello no es casual que sea en Apatzingán donde se dé inicio a este esfuerzo conjunto entre el estado y la Federación, en que la Secretaría de Salud y el Consejo Nacional contra las Adicciones, ante un grande y severo problema de salud pública, expresó Rafael García Tinajero, titular de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris).

 Apatzingán es donde niños de primaria presentan la cifra más alta de consumo excesivo de alcohol en el estado, con el 4.2 por ciento, contra un 2.4 nacional
Apatzingán es donde niños de primaria presentan la cifra más alta de consumo excesivo de alcohol en el estado, con el 4.2 por ciento, contra un 2.4 nacional
(Foto: Cuartoscuro)


De acuerdo con las cifras de la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, el uso nocivo del alcohol es el principal problema entre usuarios de sustancias psicoactivas en el país. Apatzingán es donde niños de primaria presentan la cifra más alta de consumo excesivo de alcohol en el estado, con el 4.2 por ciento, contra un 2.4 nacional, y Michoacán presenta estadísticas de quinto y sexto grados de primaria, donde resulta que 17 por ciento han consumido alcohol, ocho por ciento lo ha consumido en el último año y un 2.4 por ciento presenta un consumo excesivo.

«Imaginen ustedes una nación en la que más de la mitad de sus estudiantes de secundaria y bachillerato, 55 por ciento, ha consumido alguna vez en su vida alcohol; una tercera aparte lo ha consumido alguna vez durante el último año y el 14.5 por ciento de estos estudiantes ya presentan patrones que se consideran, de acuerdo con los estándares internacionales, como de consumo excesivo”.

Si consumir alcohol durante cualquier etapa de la vida es nocivo, lo es más durante la infancia y la adolescencia, independientemente de la cantidad y la frecuencia con la cual se haga: generan daños al organismo, se exponen a riesgos. Además, ofrecer o poner al alcance de los niños y adolescentes el alcohol es ilegal, aun cuando no se lucre o haga negocio. Al iniciar el consumo a temprana edad se corre el riesgo de continuarlo por toda la vida, aumenta el riesgo de consumir otras drogas, lícitas e ilícitas; influye de forma negativa en el desarrollo normal del cerebro, afecta la memoria y el aprendizaje y disminuye el rendimiento escolar, produce alteraciones en el desarrollo y crecimiento de los huesos, disminuye la producción de hormonas del crecimiento, retarda la producción de los caracteres sexuales secundarios, entre otros de los efectos nocivos que produce el consumo de alcohol en edades tempranas, en niños y adolescentes.