Política

Con Los Chuchos y Foro Nuevo Sol el PRD se reducirá al tres por ciento en 2018
» El peso que aún mantienen las corrientes FNS y NI dificultará que el sol azteca establezca institucionalmente una alianza que respalde la candidatura de AMLO rumbo a la elección presidencial .
Gabriel Envila Fischer Lunes 13 de Marzo de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- “El peso que aún mantienen las corrientes Foro Nuevo Sol y Nueva Izquierda (Los Chuchos) al interior del PRD dificultará que el sol azteca establezca institucionalmente una alianza que respalde la candidatura de Andrés Manuel López Obrador rumbo a la elección presidencial de 2018. Ante ese escenario son muchos los militantes y dirigentes del PRD que han empezado a establecer de facto una alianza con el político tabasqueño, tendencia que crecerá en los próximos días y meses”, señaló en entrevista con Cambio de Michoacán, Hugo Rangel Vargas, secretario de Ecología del PRD en Michoacán.

“Veo difícil que esta parte del partido (Los Chuchos y Foro Nuevo Sol) decida ir con Andrés Manuel en un acuerdo, no sólo porque no se ve que de parte de este grupo haya voluntad para ello, sino porque el propio Andrés Manuel no quiere nada con ellos.

Aspecto de una sesión del Consejo Político estatal del PRD
Aspecto de una sesión del Consejo Político estatal del PRD
(Foto: Héctor Sánchez)

“La tendencia que seguramente se estará reforzando en los siguientes días es una alianza de facto de muchos líderes, grupos y militantes en lo individual del partido con Morena o con Andrés Manuel, que por la vía de los hechos es lo que está ocurriendo”, agregó Rangel Vargas.

Sin embargo, la postura antagónica que sostienen el gobernador Silvano Aureoles Conejo (aspirante a la candidatura presidencial perredista), su corriente Foro Nuevo Sol y la de Los Chuchos en contra de López Obrador tampoco representa la postura institucional del PRD, por lo que habrá que esperar lo que suceda en la elección interna de los órganos directivos del partido amarillo a realizarse en agosto. “La postura institucional la ha dejado ver Alejandra Barrales, quien ha dejado abierta la posibilidad de esa coalición (con López Obrador)”.

Si en la elección de agosto pierde fuerza Nueva Izquierda, como ya ha venido ocurriendo, y pierde el control del Consejo, es muy probable que el partido camine hacia la alianza con Morena, pero si Nueva Izquierda mantiene su hegemonía “no hay de otra más que el partido lleve su candidato o que haga una coalición con el PAN”, dice el perredista.

Nueva Izquierda, recuerda el también economista, ha mermado su fuerza dividiéndose en distintos grupos. Está el ejemplo del senador Barbosa, Carlos Sotelo era también de Nueva izquierda, los famosos Galileos, quienes han planteado abiertamente la alianza con el PAN.
Convertido en la figura más visible de Foro Nuevo Sol, Aureoles Conejo plantea la idea de que el PRD vaya solo a la elección presidencial, lo que llevaría al partido a reducirse al dos o tres por ciento en la preferencia electoral, pronostica Hugo Rangel. “Es lo que nos han dado las últimas encuestas, y si sigue este proceso de descomposición al que nos han expuesto las decisiones de los dirigentes nacionales, vamos a terminar apenas y sosteniendo el registro”.

Desde la firma del Pacto por México el PRD se desdibujó y ha pagado el costo político de apoyar el proyecto federal del PRI. “La gente ya nos ve como lo mismo que el PAN o que el PRI, porque con ese tipo de acuerdos con ellos, ¿cómo podemos ahora decir que la administración de Peña Nieto ha fracasado si el fracaso es compartido por el partido?”, reprochó.

Sin definiciones que puedan estabilizar el rumbo del PRD, su próximo Consejo Político Nacional podría únicamente definir el tiempo en que se renovarán las dirigencias perredistas, esperando hasta entonces discutir si van o no en coalición o alianza con algún candidato o partido externo ante la actual debilidad perredista, lo que inevitablemente seguirá abonando a las fracturas que se han dado con mayor intensidad en el último mes. “Le elección es urgente porque la correlación de fuerzas al interior del partido ha cambiado y el Consejo, como está ahorita, no representa verdadera correlación de fuerzas”.

Actualmente el intento de relevar al senador Miguel Barbosa Huerta como coordinador de los senadores perredistas terminó con el desacato de la gran mayoría de los integrantes del grupo de senadores que desconocieron la decisión de la presidenta nacional del PRD, Alejandra Barrales. De los 19 senadores que en principio conformaba la fracción del sol azteca, hoy sólo se mantienen trece, aunque dos de los que ya están fuera siguen influyendo entre los demás senadores.

En Michoacán, tierra natal del PRD, el X Consejo Político Estatal estableció un exhorto para que la dirigencia nacional abriera la puerta a las alianzas con los demás partidos de izquierda, acción que el dirigente del Frente Amplio Progresista, Fidel Calderón Torreblanca, tradujo en impulsar él mismo esas alianzas, empezando por López Obrador; sin embargo, aclara Hugo Rangel, estatutariamente es el Comité Ejecutivo Nacional del PRD quien debe encargarse de ese trabajo.



“Lo que hizo más bien el Consejo estatal fue un pronunciamiento en contra de las alianzas con el PAN y un llamado a los órganos nacionales para que ocurra una alianza con las otras izquierdas”, señaló.

El adelanto del diputado federal lo llevó a un desencuentro público que terminó con la denuncia del legislador sobre incitación a la violencia, que según su versión promovió en su contra Silvano Aureoles como represalia por apoyar las aspiraciones de López Obrador; del mismo modo, la semana pasada cerró con el relevo del coordinador de los diputados locales del PRD, Juan Pablo Puebla Arévalo, quien dejó el cargo en medio de las presiones por su apoyo al virtual candidato presidencial de Morena.

Caso aparte de las fracciones legislativas perredistas en el Senado y el Congreso local, el PRD enfrenta también una división al interior del Comité Ejecutivo Estatal, donde por lo menos cinco de sus quince secretarios están inconformes con las determinaciones tomadas por la dirigencia y el Consejo Nacional, que pese a estar dentro de su tiempo estatutario aseguran que no representa la voluntad de los perredistas.

Sin contar los guiños que el dirigente estatal Carlos Torres Piña, como líder de la corriente Alternativa Democrática Nacional, ha hecho a las aspiraciones de López Obrador, quien dice, tiene las mejores posibilidades para llevar a la izquierda a la Presidencia en 2018, debido a la postura institucional que debe guardar como presidente estatal, las corrientes Moduc, la de Carlos Sotelo, el Frente Amplio Progresista y posiblemente la Alianza por la Unidad Democrática, estarían en la postura de apoyar al político tabasqueño, afirma Hugo Rangel.