Escenarios

`Vida extra´, la ventana hacia la vida de un joven con la idea de suicidarse y optar por vivir
Omar Arriaga Garcés Miércoles 15 de Marzo de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Vida extra (2017) es el título de la primera novela de Alfredo Carrera López, cuya historia cuenta las vicisitudes de un estudiante de preparatoria que -con la idea de suicidarse- escribe cartas de despedida; no obstante, tras optar por vivir, deberá enfrentar las consecuencias de ese gesto.

Publicada por la editorial Pearson y con ilustraciones de Cuauhtémoc Wetzka, su autor dijo que se trata de una novela juvenil por algunos temas como la música y el hecho de que los personajes pertenezcan al círculo de una preparatoria, lo que no implica que el libro no pueda ser leído por todo el público.

Vida extra (2017) es el título de la primera novela de Alfredo Carrera López
Vida extra (2017) es el título de la primera novela de Alfredo Carrera López
(Foto: Omar Arriaga Garcés)



“Lo recomiendan a lectores de los doce años en adelante, lo que haría que se considere una novela juvenil; es la historia de Juan Carlos, un muchacho que está por terminar la prepa y está en sexto semestre.

“La novela empieza cuando sube al cuarto piso con la intención de aventarse, pero se detiene cuando tiene una erección y espera a que termine; en ese momento viene la chava que le gusta y no se avienta.

“El problema es que antes envió las cartas suicidas a un montón de gente por correo postal; su mamá se da cuenta de su intento, todo mundo se entera. El libro trata sobre qué pasa después de su intento de suicidio”, refirió.

-¿Literatura juvenil?


“Es juvenil porque toma temas que se presienten juveniles como la música, los personajes de la prepa, pero de alguna manera no está tan fijo: está ubicado en 2002 y no hay una marca de tiempo tan fuerte que inhiba a los lectores adultos.

“Pasa con algunas novelas recientes que no hay puntos de encuentro con lectores más actuales, por la inclusión de elementos como celulares, videojuegos, redes sociales, que de pronto inhiben; aquí es un tema universal y todo lo que conlleva, la importancia no está en celebrar la juventud. Hay más implicaciones.

“Juan Carlos es parte de un grupo de amigos, hay un club de los suicidas, que lo incluye de manera casi casual; hay un grupo donde cometen algunas imprudencias, lo eliminan de uno y se une a otro.

“La novela trata más sobre cómo funciona la sociedad y toca el tema de la identidad, cómo ir encontrándose a él mismo. Su papá se acaba de casar de nuevo, vive solo con su madre, hay otras implicaciones más hacia la familia, tiene que convivir con la nueva esposa, por ejemplo”, apuntó Carrera López, quien dijo que la idea de un club del suicidio en su novela se relaciona en cierto sentido con el cuento de nombre homónimo de Louis Stevenson, con El club de la pelea (1996) de Chuck Palahniuk y con el Club de la Serpiente de Rayuela (1963), de Julio Cortázar.

El autor Alfredo Carrera López
El autor Alfredo Carrera López
(Foto: Omar Arriaga Garcés)


-Distribución de la novela


Sobre su vinculación con la editorial Pearson, Carrera López explicó que fue ésta la que hizo el contacto: “Mandé la novela a concurso y alguien la recomendó, hay como unos finalistas, quedé en la final y por eso la sugirieron.

“Me escribieron para preguntarme si tenía interés en que la revisaran; hubo una invitación pero eso no implicaba que la fueran a publicar. Desde que dijeron ‘sí nos interesa’, desde el primer correo a que saliera, sí hubo un proceso de edición bastante extenso, de aproximadamente once meses”, señaló.

Acerca de la salida que puede tener la novela, el escritor expuso que al estar publicada por Pearson hay diversos puntos de distribución en distintos países de habla hispana, más algunas librerías, lo que hablaría de que podría tener amplia difusión.

Cabe señalar que el primer libro de Alfredo Carrera -quien comenzó a escribir hacia el 2000- sería publicado en 2009 por la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum) bajo el título Pequeños lugares para la perversión, si bien en 2008 ya había sido ganador del Premio Estatal de Cuento “Xavier Vargas Pardo” por Urbanodontes, en tanto que en 2010 había realizado una incursión a la literatura infantil y juvenil con Los últimos días (editorial Colibritos).

-La literatura juvenil, literatura en Michoacán y Semich



“Sergio Monreal publicó La sombra de Pan en 1997 con Gran Angular; ahora recientemente salieron dos libros de poesía infantil de Armando Salgado, está una novela -Efecto vudú- de Edgar Omar Avilés y yo me sumo.

“No es que ya haya un movimiento o una corriente, pero estamos volteando más para allá; me parece muy observable que salgan los cuatro libros muy cerca uno del otro, es muy llamativo que de pronto aparecen cuatro.

“Hay gente que debe estar escribiendo pero no han aparecido sus libros. Hay mucho mayor recepción a una novela juvenil que a una novela para adultos, tengo en el cajón tres novelas que no ven la luz, ésta era como la primera que escribía y con mucha rapidez encontró dónde salir”, expresó.

Cuestionado sobre el estado de la literatura en Michoacán, Carrera López dijo que autores como Jaime Garba, quien tras tiempo de escribir publicó una novela, “van saliendo, son síntomas pequeños de que escribe”.
No obstante, afirmó estar “muy desconectado” del medio local: “Puedo hablar de la gente que está en la Sociedad (Michoacana de Escritores, Semich) escribiendo y publicando; aunque no veo muchos libros”, aludió a la producción editorial en el estado.

“No han salido los programas de creación en muchos años, eso y los Premios Michoacán de Literatura era una forma de medir, de ir conociendo quién estaba trabajando, pero ahora pues no”.

De la Semich, externó que Moisés García editó un volumen de cuentos recientemente, además de que Edgar Omar Avilés y José Agustín Solórzano cuentan también con materiales.

“Estamos en un trabajo interno, tenemos el evento de Litigantes de la Literatura; hay un trabajo permanente: trabajando textos, revisándolos, preparando libros, siempre hay un trabajo, que no es visible hasta que aparecen los libros.

“La Semich sirve en muchos momentos para tener a dos, tres, cinco lectores, dispuestos a preparar el texto, a hacer comentarios, sugerencias y recomendaciones; hay muchas personas que tienen mucha más experiencia, premios, becas, y que han tenido trato con editoriales, lo que sirve de ventaja en algunos casos”, manifestó.