Educación

Malas administraciones y la falta de transparencia, parte importante de la crisis financiera en la UM: nicolaitas
Ernesto Hernández Doblas Viernes 17 de Marzo de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Cambio de Michoacán realizó varias entrevistas a trabajadores y jubilados de la Universidad Michoacana con el interés de conocer sus opiniones respecto al Primer Foro para el Fortalecimiento del Sistema de Jubilaciones y Pensiones, asimismo respecto a la carga o lastre que significa para la máxima casa de estudios este rubro. Los entrevistados coinciden en que las malas administraciones y la falta de transparencia son parte importante de la crisis financiera que padece desde hace varias décadas la institución educativa.

Leopoldo Chassín Ramírez, docente de Ingeniería, opina que aún no se sabe lo cierto o falso que se la “carga” de jubilaciones y pensiones para la Casa de Hidalgo. Este desconocimiento es, dijo, porque la mayoría de los integrantes de la comunidad nicolaita, desconocen los diversos recursos con que se cuenta y “mucho menos sabemos en qué y bajo qué criterios se ejercen los ingresos. Para tener una idea clara, requerimos primero que nada que se transparenten los destinos del presupuesto”.

Antonio García Ahumada, jubilado de la máxima casa de estudios, comienza diciendo que no asistió al Foro Informativo realizado este jueves, porque consideró que éste no tiene como objetivo consultar a los universitarios sobre el tema de jubilaciones y pensiones sino más bien reforzar “la campaña de denostación emprendida desde la rectoría para presentar a los trabajadores académicos y administrativos como abusivos y como responsables de la crisis financiera de la Universidad Michoacana”. Asimismo, enfatiza que los jubilados no son los responsables del déficit financiero, ya que no son quienes han tenido a su cargo las tareas administrativas. “Lo que hay es una quiebra del erario público, como resultado del robo descarado”.

Como parcial, fue calificado el Primer Foro para el Fortalecimiento del Sistema de Jubilaciones y Pensiones, por parte del profesor Leonardo Moncada, ya que los ponentes no hicieron, afirmó, más que abundar “sobre la visión catastrofista que se ha venido imponiendo en los últimos años sobre el tema”. En cuanto a la carga o lastre que representaría el actual régimen de jubilaciones y pensiones para las finanzas de la máxima casa de estudios, especificó que en términos económicos debe serlo, pero no en sí mismo. “Lo es en la medida en que el Estado ha abdicado de su obligación de dar los recursos a los que estaría legal y moralmente obligado para garantizar un retiro digno de los trabajadores”. Por lo tanto, le parece tramposo el uso del término “carga” en referencia a este tema porque así se aísla de las condiciones de inviabilidad económica en la cual, dice, se ha puesto a las instituciones públicas y a las educativas en particular, “llevándolas al borde de la quiebra financiera, pero a causa más bien de administraciones irresponsables y de manejos corruptos por parte de quienes han detentado el poder, tanto en el estado como en el país”.

Medardo Serna y Salvador Jara, rector y exrector de la UMSNH
Medardo Serna y Salvador Jara, rector y exrector de la UMSNH
(Foto: Carmen Hernández )

Por último, Eduardo Nava Hernández, profesor y politólogo, afirma que los foros mencionados no buscan en ningún sentido fortalecer el régimen de jubilaciones y pensiones, pese a que así lo enuncian. “Lo que la Rectoría y el Consejo Universitario pretenden con ello, es modificar ése régimen deteriorándolo como una prestación, y quizá, convertirlo en un sistema dependiente de un fondo de ahorro individual o colectivo”. Otro de los intereses de modificación mencionada sería extender el período laboral más allá de los 25 años, tal como está establecido en la actualidad, mencionó Nava Hernández, quien comparte el posicionamiento del Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana (SPUM) en el sentido de que el Consejo Universitario no tiene atribuciones legales para discutir ni resolver ningún tema en materia laboral. “Desde esta perspectiva, los foros carecen de legalidad, y sus resultados, que serán trasladados al Consejo Universitario, no tienen por qué ser asumidos por sus gremios”.