Municipios

El templo de Santo Santiago en Angahuan, joya colonial
>> Cuenta con el techo artesonado característico de las capillas del siglo XVI.
Grecia Ponce Viernes 14 de Abril de 2017
A- A A+

Cuenta con un enorme atrio, con una cruz de piedra labrada y una Uandajperakua o Huatápera, un edificio que antes de la llegada de los españoles
Cuenta con un enorme atrio, con una cruz de piedra labrada y una Uandajperakua o Huatápera, un edificio que antes de la llegada de los españoles
(Foto: Grecia Ponce)

Uruapan, Michoacán.- El templo de Santo Santiago de la comunidad de Angahuan, es una joya colonial que cuenta con el techo artesonado, característico de las capillas del siglo XVI, de la región P’urhépecha.

Cuenta con un enorme atrio, con una cruz de piedra labrada y una Uandajperakua o Huatápera, un edificio que antes de la llegada de los españoles, era una mezcla de escuela y edificio de gobierno, institución que fue copiada y adaptada a las exigencias de la evangelización, tras la llegada de los europeos.

Angahuan es una comunidad que se localiza a 32 kilómetros de Uruapan, la cabecera municipal y que es un foco turístico, ya que desde ahí se puede cabalgar hasta el volcán Parikutini y también a los vestigios del antiguo San Juan Parangarícutiro, o San Juan de las colchas como se le conocía por la práctica de elaboración de textiles; pero también se le decía San Juan de Los Conejos, por el río que lleva ese nombre.

En Angahuan hay un hotel-mirador, que cuenta con cabañas con capacidad, hasta para 15 personas cadauna y restaurante; pero además cuenta con una Casa del Turista, en donde se exponen y venden las hermosas piezas textiles, elaboradas en telar de cintura.

Aparte tiene una reserva natural, en donde todavía hay árboles centenarios y hermosos paisajes boscosos.

Su templo es una joya que encierra un tesoro, por su techo artesonado.
Su templo es una joya que encierra un tesoro, por su techo artesonado.
(Foto: Grecia Ponce)

Su templo es una joya que encierra un tesoro, por su techo artesonado, que es una cubierta de madera decorada, que data del siglo XVI, al igual que su capilla y su huátapera.

La gastronomía es deliciosa y existe un restaurante de Nana Juanita Bravo, quien hace poco estuvo en Kenia, exponiendo la riqueza culinaria ancestral.