Deportes

Regata del Sábado de Gloria, tradición de Urandén de Morelos con sabor a caldo de pescado
Mariana García Cárdenas Lunes 17 de Abril de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- La Cuna de Campeones, como mejor se le conoce a la Isla de Urandén de Morelos, recibió con pirekuas de fondo y un rico plato de pescado acompañado con corundas recién hechas y mucha alegría a los visitantes que se dieron cita a la Regata del Sábado de Gloria, una tradición del lugar que se ha mantenido vigente por más de cinco décadas.

Participantes de la Regata en la Isla de Urandén
Participantes de la Regata en la Isla de Urandén
(Foto: Especial)

La atracción principal de este evento fue la competencia en canoa canadiense (la tradicional de competencias deportivas) o la canoa tarasca (la típica del lugar), y el kayak, donde cerca de 70 personas participaron por ser los primeros en cruzar la meta, tras recorrer a toda velocidad e imprimiendo toda la fuerza posible al remo para cubrir en el menor tiempo posible la distancia de los 200 metros.

Niños, adultos, mujeres, incluso funcionarios como la titular de la Cecufid, Edna Díaz Acevedo, fueron parte de esta fiesta en la que la comunidad pesquera de Urandén celebró una fecha tan importante, en la que cada persona puso su granito de arena para convivir de manera sana y compartir un poco de lo mucho que el Lago de Pátzcuaro les ha dado.

Cerca del mediodía fue cuando se realizó esta fiesta, y es importante mencionar que en el marco de este evento, la propia Edna Díaz hizo entrega de alimentos a los canoístas michoacanos, ya que en un intento por apoyar la nutrición de los seleccionados estatales de canotaje dijo que tratarán de suministrarles de manera mensual una inversión de cerca de 18 mil pesos en alimentos como leche deslactosada, café, pan integral, atún y Gatorade en polvo para que puedan llegar lo mejor posible a sus competencias de la Olimpiada Nacional y el Campeonato Nacional Juvenil 2017.

El apoyo que dará la Cecufid para la mejor alimentación de los canoístas será sólo eso, un aporte adicional, ya que los remeros seguirán haciendo sus comidas habituales con base en pescado, que es lo que a pesar de las carencias y de que muchos no podían comer tres veces al día, los ha mantenido fuertes y en pie de lucha, tanto como para poner en alto el nombre su isla, de su estado y de su país gracias al esfuerzo y a esa sangre guerrera que les corre por las venas.

Así pues, los niños de Urandén de Morelos, sus familias y entrenadores, agradecieron de corazón el apoyo que recibieron por parte de la Cecufid porque para ellos el canotaje no es un pasatiempo, muchos de ellos trabajan en la pesca y luego acuden a entrenar, que para la mayoría es como otro trabajo pues saben que si les va bien en las competencias podrían obtener una beca económica que los ayudaría tanto a ellos como a sus familias que son humildes, pero con muchas ganas de salir adelante con base en el trabajo.

Edna Díaz, por su parte, reconoció que aún queda mucho por hacer para apoyar a los canoístas de Urandén, incluso para poner en marcha el Centro del Alto Rendimiento del lugar, que de momento está convertido en un gran elefante blanco, pero se comprometió a ir paso a paso y realizar las gestiones necesarias para que los remeros michoacanos puedan estar cada vez mejor, porque como bien les dijo la titular de la Cecufid, ellos ya han demostrado que son una potencia deportiva en el estado, así que se merecen todo lo que se pueda hacer por ayudarlos.