Escenarios

Heredera de la cultura pirinda-matlatzinca, máscara tradicional de Charo
>>Este sábado, será la premiación del Primer Concurso Municipal
Omar Arriaga Garcés Lunes 17 de Abril de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- La premiación del Primer Concurso Municipal de la Máscara Tradicional de Charo, que coordina Juan Pablo Luna Gómez, se llevará a cabo a las 18:30 horas de este sábado 22 de abril, con la participación de doce de los 17 mascareros de la comunidad, indicó el también artista plástico.

Tras dos décadas de vinculación con los artesanos charenses, el pintor y grabador dijo que desde esa fecha notó que había “una falta de apoyo tremenda para gente muy talentosa, con una máscara característica del estado pero que nunca ha sido apoyada”.

A ese respecto, manifestó que la Casa de las Artesanías (Casart) no tiene ninguna pieza “y eso que la máscara de Charo viene desde la Conquista probablemente; en un estudio hemos visto que se relaciona con el Carnaval y que el Carnaval ya tiene mucho”, explicó.

Artesano de Charo (fotografía cortesía de Juan Pablo Luna)
Artesano de Charo (fotografía cortesía de Juan Pablo Luna)
(Foto: Especial)

Sin embargo, apuntó que desde la misma comunidad no ha habido un apoyo contundente, por lo que era comprensible -aunque no justificable- que el estado no le dé la importancia que reviste, algo de lo cual intenta paliar al organizar el Concurso de la Máscara Tradicional de Charo: “Casart debería tener un antecedente”, acotó.

El concurso



Luna Gómez refirió que el certamen se hizo con una segunda emisión del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC), la primera de las cuales se intituló “Rostros del tiempo, máscaras negras de la comunidad de Charo” y en la que se trató de conformar una colección grande de la máscara, a fin de “recobrar o resignificar la máscara negra”.

El también promotor cultural explicó que Charo es un municipio que “tiene mucha migración a los Estados Unidos: ahora regresan con una reconfiguración cultural, las máscaras negras tradicionales las cambiaban por un Mickey Mouse, el Pato Donald, Shrek...”

“Vi la necesidad de recobrar el sentido. Por fortuna, sí hubo respuesta y éste es ya su segundo apoyo; queremos continuar con esta resignificación de la máscara, hay quienes quieren seguir con la idea de hacer monstruos norteamericanos”, comentó.

Sentado en el café de la Casa de la Cultura de Morelia, Juan Pablo Luna explicó que fue este domingo 16 de abril cuando recogió las entre 30 y 35 máscaras que participan en el concurso, cuya premiación se realizará el sábado 22 a las 18:30 horas.

“Tenemos que empezar por ahí (en Charo), quiero después traer para acá la colección, sí es grande; son de doce mascareros, faltaron cinco por razones de trabajo, algunos se van al norte”, añadió.

Es de destacar que las categorías de participación son cuatro: Máscara Tradicional Negra, Miniatura Tradicional, Máscara Libre y Miniatura Libre; se premiarán los tres primeros sitios con mil 500 pesos y mil en el caso de las miniaturas, con mil para los segundos lugares y 700 para las miniaturas, 800 para los terceros lugares y 500 en el caso de las miniaturas, además de que habrá seis premios especiales a las mejores máscaras, de dos mil pesos en cuatro casos, uno de mil 200 y otro de mil.

Sin apoyo del Instituto del Artesano Michoacano (IAM)



Luna Gómez externó que quienes resulten ganadores conservarán su máscara, a fin de venderla y beneficiarse más. Añadió que de los premios especiales uno lo dará la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum), cuya titular -Silvia Figueroa Zamudio- apoyó el certamen, mientras que un empresario de Charo y el maestro Octavio Bajonero de esa misma comunidad colaborarán con dos galardones más: “Quisiéramos que dieran más los premios, pero en base a este primer concurso veremos en el futuro; lo ideal sería también hacer una galería, un museo para los mascareros”.

Artesano de Charo (fotografía cortesía de Juan Pablo Luna)
Artesano de Charo (fotografía cortesía de Juan Pablo Luna)
(Foto: Especial)

Asimismo, refirió que se está en pláticas con la Secum para ver si envían un grupo que interprete la Danza de los Kurpites durante la premiación, aunque mencionó que el IAM no aportó al concurso.

“Me acerqué y el tipo no me recibió”, dijo en referencia a Claudio Méndez Fernández, director del IAM. “Les pedía alrededor de dos premios especiales, pero que no había dinero, argumentó la secretaria.

“Fue la que dijo que gracias, que no me podía recibir, siendo que le había dado hasta un librito de la emisión pasada, donde están todos los mascareros; fue penoso porque luego con la sociedad civil misma de Charo conseguí lo de los premios al ver que no había mucha respuesta del IAM.

“La de Charo es una máscara que no se ha apoyado mucho; hay un centralismo de la cultura purépecha. Desde hace dos años cuando propuse el proyecto fui con el IAM y me dieron sólo los diplomas. ¿Qué te puedes gastar en los diplomas? Deben mirar más hacia esta parte, a partir de Charo”, aseguró el artista plástico.

Contó que en una ocasión fue jurado de un concurso de máscara en Charapan, donde los artesanos eran no más de siete, “y fueron alrededor de doce máscaras, y aquí son más de 35, de una calidad muy buena, hay miniaturas y muy grandes, de jovencitos de doce hasta 89 años el más grande”, por lo que esperó que se preste más atención a la riqueza de la artesanía cherense.

La máscara de Charo



Sobre los antecedentes históricos de la máscara charense, Juan Pablo Luna dijo que es heredera de la cultura pirinda-matlatzinca: “Hace unos dos años hubo una reunión de toda esa cultura, que se extendió de Toluca hasta Santiago Undameo, son matlatzincas.

“Hasta Huetamo hay vestigios de ellos. Históricamente siempre apoyaron a los purépechas, con la invasión que tenían de los aztecas; fueron como la primer defensa y siempre los han visto como ‘de abajo’, ‘los que nos ayudan a defendernos’, por eso han sido relegados. Su lengua se perdió en Michoacán; en el Estado de México se habla, pero su cultura se ha diluido”, relató.

Y añadió: “En Charo hacen máscaras para su propia comunidad, no ha dejado de ser una máscara ritual, se hace para el Carnaval, aunque no son muy consumidas.

“Hay gente que dice: ‘Prefiero comprar una bonita de los Kurpites’, porque las de Charo son grotescas, su objetivo principal es atemorizar, asustar, sólo las compra gente que sabe”, afirmó.

—¿Cuánto cuesta una máscara de Charo, cuánto tardan en hacerlas?

“Realmente el artesano se avienta un mes o tres semanas, porque también tiene que trabajar en otra alternativa; no es una actividad que reditúe mucho, no hay mucho conocimiento de esa máscara; las de Tocuaro o Uruapan de los purépecha sí se conocen. Cuestan entre 800 pesos y mil pesos, para todo ese trabajo, creo que es un muy poco, yo también me dedico a hacer máscaras, y es muy poco lo que cuestan”, finalizó.