Sociedad

Continúa distensión de caso Arantepacua
Ernesto Hernández Doblas Lunes 17 de Abril de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Continúan las acciones de distensión en Arantepacua, luego de que el pasado 5 de abril, se dieran hechos violentos, en donde participaron pobladores y la policía michoacana, quien ingresó a la comunidad, municipio de Nahuatzen, con el cometido de liberar vehículos que habían sido retenidos por sus habitantes, como una medida de protesta y presión ante la falta de resolución por un conflicto de límites territoriales.

Comuneros de Arantepacua en el Congeso Local
Comuneros de Arantepacua en el Congeso Local
(Foto: Héctor Sánchez)

A través del diálogo establecido entre el sub secretario de Seguridad Pública, Carlos Gómez Arrieta y comuneros de la localidad de Aarantepacua, se logró este domingo por la madrugada, la liberación de 10 vehículos que los pobladores mantenían en su poder.

Los 10 automotores liberados fueron llevados a la ciudad de Uruapan, donde quedaron a disposición de la Fiscalía Regional. Se trata de autobuses comerciales, dos de la línea Ruta Paraíso y uno de la línea Purhépecha, así como un tracto camión marca Kenworth con remolque tipo jaula y un tracto camión marca Freightliner con remolque refrigerado.

También fue recuperada una camioneta Nissan y un camión Isuzu, ambos quemados; un autobús de la empresa TAP, un tracto camión marca Kenworth Kenmex, de una empresa privada y una camioneta con cuatro toneladas marca Ford.

La Secretaría de Seguridad Pública detalló que, para recuperar las unidades, la dependencia y los comuneros establecieron acuerdos entre los que se incluye continuar la entrega de vehículos de manera directa con las empresas afectadas.

Es de recordar que, en ese mismo sentido, este fin de semana, fue liberado el último comunero de Arantepacua, detenido junto a 38 habitantes, que habían sostenido una reunión infructuosa con autoridades del gobierno de Silvano Aureoles Conejo; se trata de Neftali Montaño Crisóstomo.

En entrevista con medios de comunicación, recordó cómo fue la detención. “Ya de regreso ahí por donde está Walmart, nos alcanzaron los granaderos, total que nos trajeron directo a esta instancia; fue de una manera muy violenta, porque nos comenzaron a tirar gas lacrimógeno y todo eso, nosotros no pudimos hacer nada porque eran varios y aparte no íbamos a hacer nada malo”.

Mencionó que al igual que a sus compañeros se les acusaba de varios delitos como “agravio de vías de comunicación, por amenazar al chofer. Que realmente nada de eso nunca pasó, fue una demanda fabricada, por decirlo. A mis compañeros les inventaron que traían palos y que estábamos bloqueando la carretera, y que yo traía un machete, total, que por un machete me tuvieron más de ocho días en el cereso”

La liberación de todos los detenidos era una de las peticiones de los habitantes de la localidad indígena, sin embargo, continúa la exigencia de que se aplique justicia por los cinco muertos que arrojó el enfrentamiento entre policías y comuneros, ocurrido en Arantepacua.