Escenarios

‘Mentes futuras’, la separación del ser humano con su entorno
Omar Arriaga Garcés Miércoles 19 de Abril de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Una obra sobre la separación del ser humano con su entorno a causa de la sobreexposición tecnológica en que se halla inmerso es “Mentes futuras”, del Ballet Contemporáneo de Ciudad Hidalgo, que se presentó este martes 18 de abril en la Muestra Estatal de Danza 2017.

Con dirección de Diego Marín, quien también está al frente del Graham Dance Center, “Mentes futuras” cuenta -además de con cuatro bailarines en escena: el propio coreógrafo, Alejandra Marín, Samantha García y Wendoline Suárez- con soporte audiovisual en el que se mezcla el cine, la música y la literatura, y uno de cuyos videos fue aceptado en el Open FLR de Florencia, Italia, donde participará este verano.

“La conceptualicé en una residencia en 2014 en Treviso, Italia; sin embargo, la empecé a desarrollar en 2015 en México cuando abrí mi estudio, ya con los bailarines presentamos la obra, aunque ésta tiene varios cambios.

'Mentes futuras' fue dirigida por dirección de Diego Marín
'Mentes futuras' fue dirigida por dirección de Diego Marín
(Foto: Omar Arriaga Garcés)

“La hemos presentado en once municipios en Michoacán y un video de la coreografía fue aceptado en el Open FLR en Florencia, Italia, voy a estar en julio, entré como bailarín; van tres coreógrafos europeos, montan una obra con los bailarines seleccionados y este año se hará una videodanza, una intervención en un espacio natural”, expresó.

“Confío en esta pieza, por eso la retomé, he pensado en otra pero todavía quiero decir más a través de esta obra, me está dando buenos resultados”, señaló el también coreógrafo e iluminador de “Mentes futuras”, quien también se encargó del vestuario.

El concepto



Con la banda sonora de Tron The Legacy (Steven Lisberger, 2010) hecha por Daft Punk, “Mentes futuras” busca situar al espectador en una especie de estética decadentista: “La videoproyección fue a propósito de la temática y me gusta mucho el lenguaje audiovisual, el cine, hacer esta mezcla entre danza y cine.

“Muchos de los fragmentos de los videos son de autores que me gustan mucho, utilizo citas de Haruki Murakami, trato de involucrar otras cosas que me inspiran; esto es mucho de lo que trato de decir en mi obra y lo plasmo”, dijo.

En esa línea, apuntó que las imágenes del video provienen de tres películas, “sobre todo de Under the Skin” (Jonathan Glacer, 2013), “una parte chiquita”.

Afirmó que también hay escenas de Chernóbil “porque siento que lo que quiero dar a entender respecto al entorno es de destrucción y abandono; la obra empieza con un videodanza de menos de tres minutos. Algunas escenas son filmadas en Barcelona, otras en Ciudad Hidalgo en la fábrica La Virgen, lugar emblemático de allá, que justamente tiene esta estética de distopía, y cómo la naturaleza castiga y retoma su camino”, externó.

“‘Mentes futuras’ habla de los excesos del uso de la tecnología y de las consecuencias que trae en problemáticas sociales de la postmodernidad; lo llevamos un poco más lejos, a un futuro distópico: estos personajes están inmersos en unos lentes de realidad virtual y dejan de percibir todo su entorno.

“Llega un momento en que se quitan los lentes y comienzan a percibirse entre ellos; les causa una crisis no saber cómo actuar ante el espacio físico, luego retoman el contacto mediante los cinco sentidos y es algo que tratamos de plasmar con el movimiento”, expresó Diego Marín.

Y prosiguió: “El desarrollo del nombre lo conceptualicé después de saber qué quería decir; estamos tan inmersos en la tecnología que no atendemos lo que sucede y sólo pensamos en lo que pasará después, lo que haremos mañana. Nunca nos centramos en el presente”.

En ese sentido, indicó que incluso hay personas que graban la obra con su teléfono, en vez de disfrutarla en vivo.

“Estos son espacios escénicos donde esa parte efímera del arte es para que la percibamos en el instante, ése era mi principal mensaje, de ahí empecé a desencadenar las consecuencias que esto puede llevar; por ejemplo, hay una escena en la que tras las máscaras de gas hablo de la decisión del suicidio, aunque esta vez es menos cruda la escena del suicidio y le di como un sentido dentro de la narrativa, traté de construir una historia en todo el concepto”, finalizó.