Sociedad

AMANC
Seguro Popular, un retroceso en cobertura oncológica infantil: AMANC
Josafat Pérez Jueves 20 de Abril de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Como un retroceso considerable en la cobertura gratuita de los tratamientos para cáncer infantil, calificó la labor del Seguro Popular el ex presidente de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer en Michoacán (AMANC), Marco Antonio Zavala Corona.

En entrevista para este medio, el también fundador del Centro AMANC en la entidad, señaló que “después de la administración de Lázaro Cárdenas Batel (2002-2008) empieza a haber una regresión, ya que la cobertura de salud para los niños quedó en manos del Seguro Popular (SP), de manera que éste de nuevo volvió a restringir el acceso íntegro y completo del tratamiento”.

Al respecto, detalló que durante el gobierno de Cárdenas Batel la sociedad civil logró que se aprobara la inclusión del tratamiento gratuito para niños con cáncer, dentro de las políticas de salud pública, con lo cual “se cubrió el derecho de acceso de los niños enfermos a su tratamiento, tal como lo establece la Constitución”, advirtió.

Atención a niños con cáncer
Atención a niños con cáncer
(Foto: Cuartoscuro)

Sin embargo, señaló que al terminar la gestión de dicho mandatario estatal, el programa de gratuidad para pacientes infantiles de oncología dejó de funcionar eficientemente cuando el gobierno del estado deja de subvencionarlo y de alguna manera delega funciones al SP que en 2008 cumplía cuatro años de haber iniciado labores.

“Estamos regresando a ser de nueva cuenta proveedores de medicamento, cosa que ya se había logrado subvencionar, porque actualmente el SP ya no tiene la cobertura necesaria”, aseguró.

Zavala Corona dijo que dicho programa de gratuidad, en sus inicios, “fue un gran logro porque la tasa de mortandad era muy alta y estaban muriendo realmente por situación de pobreza, no tanto porque el cáncer fuera incurable, sino porque las familias no tenían una situación de seguridad social”.

Antecedentes del albergue AMANC



EN 2004 se conforma AMANC Michoacán, luego de que aproximadamente doce años atrás fungiera como banco de medicamentos oncológicos, proceso que a decir del entrevistado es el que ha seguido la mayor parte de las instituciones dedicadas a apoyar a niños con cáncer en todo el mundo, a causa del costo excesivo de los medicamentos.

Señala que incluso en países del primer mundo se requiere apoyo de la sociedad para echar a andar programas de apoyo, pues la presencia de albergues no basta.

“La sociedad civil se solidariza para tener un fondo para que las familias acudan y solventen los tratamientos hasta el final, cuando el Estado no cumple con esa cobertura, a pesar de ser parte del derecho a la salud que deben tener todos los niños”, advirtió.

Una vez que se logra comprometer al Estado de brindar apoyo y subvencionar los tratamientos, se pensaría que los bancos de medicamentos oncológicos ya no tienen razón de existir. Sin embargo, Zavala Corona comenta que en la actualidad AMANC ha vuelto a asumir esa tarea, por la ineficacia y falta de cobertura del SP.

Aunque el banco de medicamentos oncológicos “subsiste como figura jurídica”, advierte el ex presidente de AMANC, “los fondos recaudados por dicho banco fueron utilizados para comprar el inmueble, propiedad del banco de medicamentos, que AMANC tiene en comodato”.

Programas contra el rezago educativo



Dado que los tratamientos y terapias pueden extenderse meses, un problema que aqueja a los pacientes de corta edad es la deserción de su educación formal. Con el objetivo de contrarrestar este inevitable rezago, es que AMANC formuló un programa educativo dentro de la zona hospitalaria, vinculado a la Secretaría de Educación Pública (SEP).

“Logramos instalar un aula y logramos que un maestro de la SEP fuera diario a continuar con la educación de los niños. Entonces se hizo un aula multigrado en el albergue. La realidad es que se recuperaban de la enfermedad, pero se volvía a repetir el esquema de los padres de no tener acceso a una fuente de trabajo que les diera la protección de la seguridad social para garantizar su derecho a la salud”, señaló Zavala Corona.

Asimismo habló de la necesidad de apoyo económico para generar fondos en pro de la continuidad de las actividades del centro AMANC, entre las que destacan los programas ocupacionales, terapéuticos, de terapia para las familias, así como los rubros que precisa un albergue: alimentación, hospedaje y talleres.

“No hemos logrado un presupuesto anual por parte del Congreso del Estado, ni un apoyo sustancial del gobierno estatal; en ese sentido la sociedad civil es la que se solidariza para sostener este tipo de albergues que sirven de resguardo para apoyar a las familias que tienen un hijo en tratamiento oncológico”, advirtió.

“Además de las empresas, también los políticos deberían sensibilizarse no sólo con un donativo, sino que esto generara un compromiso de revisión de la cuenta pública para que año con año realizaran una asignación económica, con la certeza de que los recursos que se están utilizando son y van a ser canalizados a los destinatarios”, señaló.

Cabe destacar que el único hospital que brinda atención oncológica para pequeños es el Hospital Infantil. Al respecto, el entrevistado enfatizó la necesidad de contar con centros médicos regionales, a fin de que las familias con pacientes no tengan que desplazarse hasta la capital para ser atendidos.

Apadrinamiento solidario



El costo diario de hospedaje, alimentación y gastos generales, es un promedio de 150 pesos por paciente, quien en su primer ingreso debe ser acompañado por dos familiares. Aunque no se puede precisar con exactitud cuántos niños atiende AMANC, dadas las eventualidades de la enfermedad (tratamientos, citas de revisión y/o recaídas), Zavala Corona estima que la cifra podría ser de casi 250 infantes.

En ese sentido, destacó que en abril se lanzó la campaña “APADRINAMANC”, con el objetivo de hacer corresponsable a la sociedad, el gobierno y las empresas privadas para que se solidaricen y aporten desde 500 pesos hasta tres mil 200 pesos, cantidad que cubre los gastos totales por paciente alojado.

Además de la carestía de los medicamentos, advirtió que hay estudios de tres mil pesos o más que debe solventar la familia a falta de instituciones públicas. Razón adicional para convertirse en padrino.