País

Anticipa UNAM ocho huracanes en el Pacífico y hasta seis en el Golfo y Mar Caribe
*Son fen√≥menos que aportan al sistema terrestre, pero pueden da√Īar a la humanidad
Redacción Martes 16 de Mayo de 2017
A- A A+

M√©xico.- La investigadora del Centro de Ciencias de la Atm√≥sfera (CCA) de la UNAM, Rosario Romero Centeno recuerda que para este a√Īo se pronostican alrededor de ocho huracanes en el Oc√©ano Pac√≠fico, y de cinco a seis en el Golfo de M√©xico y Mar Caribe.

Como se recordará, en México la temporada de huracanes inició este lunes 15 de mayo, en el Pacífico, y el primero de junio será en el Golfo y Mar Caribe; ambas concluirán el 30 de noviembre.

Los pronósticos de la temporada de huracanes se basan en los registros históricos de estos fenómenos, las fechas en que ocurren con mayor frecuencia. En el Golfo de México y Mar Caribe el promedio marca alrededor de 11 o 12 tormentas con nombre, de las cuales entre cinco y seis llegarán a categoría de huracán, y alrededor de dos serán de categoría mayor: tres, cuatro o cinco, explicó la universitaria.

Los huracanes son fen√≥menos que aportan al sistema terrestre, pero pueden da√Īar a la humanidad.
Los huracanes son fen√≥menos que aportan al sistema terrestre, pero pueden da√Īar a la humanidad.
(Foto: Especial)



En el Pacífico el promedio marca alrededor de 15 o 16 tormentas con nombre, de las cuales aproximadamente ocho alcanzarán categoría de huracán y, en promedio, tres serán huracanes de categoría mayor, agregó.

Romero Centeno aclar√≥ que √©stas son proyecciones para la temporada, hechas a partir del an√°lisis de las condiciones actuales, que pueden ser semejantes a las de a√Īos anteriores. ‚ÄúPero la variaci√≥n de un a√Īo a otro es muy grande y siempre tenemos que estar pendientes por si ocurre una temporada menos o m√°s activa de lo que se pronostica‚ÄĚ.

Los huracanes son fen√≥menos que aportan al sistema terrestre, pero pueden da√Īar a la humanidad. Entre sus contribuciones destaca la distribuci√≥n de la energ√≠a solar en la Tierra: la manera en que recibimos esa radiaci√≥n no es uniforme, es mayor en los tr√≥picos y mucho menor en las latitudes m√°s altas; los huracanes ayudan a redistribuirla al llevarla desde las zonas tropicales hacia las latitudes altas, expuso.

Otro aporte son las precipitaciones. Muchas zonas del pa√≠s dependen de las lluvias asociadas a estos fen√≥menos. Cuando se vuelven torrenciales porque los vientos son intensos, producen da√Īos; no obstante, el agua que cae en nuestro territorio debido a los huracanes es importante.

Adem√°s, inicia una √©poca de acopio de este recurso, pues se recargan los acu√≠feros y las presas. ‚ÄúHay que tener cuidado con el manejo de las presas cuando viene un evento intenso, y no tenerlas muy llenas‚ÄĚ, aconsej√≥.

La parte negativa de los huracanes es que provocan precipitaciones intensas que producen inundaciones, deslaves y avalanchas de lodo. Los vientos fuertes pueden provocar da√Īos a la infraestructura, e incluso llevarse casas, personas, animales o autos.

También existe la marea de tormenta, que es una elevación en el nivel del mar asociada al empuje de los vientos de estos sistemas hacia la costa. Esa elevación puede ocasionar la entrada de agua a varios kilómetros tierra adentro y generar inundaciones importantes, alertó.

Para estudiar huracanes, en el CCA se analizan los registros hist√≥ricos, reiter√≥ la universitaria. ‚ÄúSon estudios estad√≠sticos para saber el tipo de trayectorias que han seguido, de qu√© manera han afectado a distintos estados de la Rep√ļblica, su intensidad y los da√Īos que han producido‚ÄĚ.

También son analizados mediante modelos de pronósticos del tiempo, que orientan a los científicos sobre cómo evolucionará la atmósfera; esos pronósticos revelan con cierta incertidumbre la probabilidad de que se forme un sistema de éstos, y se le puede dar el seguimiento adecuado. La información se completa con las observaciones de los satélites, explicó.

La de huracanes es una buena √©poca para medir las metodolog√≠as que se utilizan. ‚ÄúAhora dependemos mucho de los modelos num√©ricos para los pron√≥sticos de corto plazo y las observaciones que se hacen con sat√©lite o con mediciones in situ, que sirven mucho para calibrar los modelos y que cada vez sean mejores‚ÄĚ, finaliz√≥.