Escenarios

‘El Cine en llamas’, ciclo en honor a Juan Rulfo organizado por Ojo Libre
Omar Arriaga Garcés Jueves 18 de Mayo de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Las actuaciones de Emilio “El Indio” Fernández y Carmen Salinas, y la fusión de dos cuentos de Juan Rulfo -“Anacleto Morones” y “El día del derrumbe”- fueron los elementos que destacó la realizadora Cristina Bustamante Penilla de la película El rincón de las vírgenes (1972) de Jorge Isaacs.

En el ciclo organizado por Ojo Libre -que dirige Virginia Rico Meneses- con motivo del centenario del nacimiento del autor de Pedro Páramo, intitulado el Cine en llamas, este miércoles 17 de mayo a las 19:00 horas en el Foro Jeudi 27 los comentarios antes de la función corrieron a cargo de la cronista audiovisual de Morelia, Cristina Bustamante.

Aciertos y desaciertos



“La acabamos de presentar, es una película de Alberto Isaac que se realizó el año de 1972; tiene aciertos y desaciertos. Refiriéndonos al cine que se realizó en los 70 en general, cabe en ese espectro del churro mexicano, en el que es muy clásico presentar un México pueblerino, mugrosón, ingenuo, ignorante.

Virginia Rico Meneses, directora de Ojo Libre
Virginia Rico Meneses, directora de Ojo Libre
(Foto: Omar Arriaga Garcés)

“La sinopsis es que hay un grupo de mujeres de Comala que van a buscar al personaje Lucas Lucatero para que dé su testimonio para poder canonizar a Anacleto Morones; entonces estos personajes de las mujeres son mucho eso: el México ingenuo que cae en el fanatismo y en esta necesidad de aferrarse a algo, aunque en el fondo saben que no está.

“Anacleto Morones, finalmente, era un personaje que abusaba de su facilidad de palabra para convencer a la gente de que era un sanador, un curandero y terminaba abusando de las mujeres en pos de la sanación de cualquier padecimiento que tuvieran, incluyendo a la mujer del gobernador. No escatimaba”, indicó la también escritora.

Sobre los aciertos de la película expresó que puede mezclar dos relatos de Rulfo -“Anacleto Morones” y “El día del derrumbe”- de muy buena forma: “Es casi imperceptible el momento en el que se fusionan los dos cuentos, lo cual me parece muy acertado; el personaje de ‘El Indio’ Fernández que es Anacleto Morones está muy bien logrado, muy bien dirigido, muy bien actuado. Esas dos cosas creo que valen la pena”.

Y añadió: “El personaje de Carmen Salinas también está bien logrado, pero los desaciertos es que hay justamente una carencia cinematográfica; es una película un poco plana, que no tiene hallazgos ni parafernalias de fotografía, mucho menos de audio, pero eso también tiene que ver mucho con la época.

“En cuestión de la historia queda un poco corta en comparación con los relatos de Rulfo, que son únicos, su forma de narrar sigue siendo motivo de estudio y de sorpresa en el mundo, por los lectores y críticos y demás, y en esta película queda como una anécdota, como decir: ‘Esto fue lo que quiso contar Rulfo’, pero está mal contado en la película, no tiene un nombre propio, digamos, de Alberto Isaac en cuestión de la narrativa cinematográfica”, explicó Bustamante Penilla.

Difícil de adaptar a la pantalla



Tras preguntarle si es complejo llevar a Rulfo a la pantalla tampoco, la cronista refirió que no es fácil, “porque tiene muchas particularidades que son difíciles de traducir al lenguaje cinematográfico; así le pasó a algunos autores, hay buenos logros, pero hay otros tantos que se quedan en un intento de llevar a Rulfo al cine, quedan flojitos”.

En ese sentido, se le inquirió por alguna cinta realizada en torno a la obra de Juan Rulfo que esté bien lograda, a lo que respondió que “de mis favoritas es el documental de su hijo, Del olvido al no me acuerdo (1999)”, de la cual dijo: “No es precisamente en torno a la obra de Rulfo, pero es como el sello de Rulfo en un documental.

“La historia es muy muy interesante de cómo la gente mayor va perdiendo la memoria y se quedan en sus historias de atrás tiempo, al quererlas contar les van quitando o agregando cosas, contando nuevas historias”, externó, toda vez que aunque el trabajo parte de la búsqueda de personas en el Llano Grande de Jalisco que hayan conocido a Juan Rulfo en vida, al final son las historias de los entrevistados lo que queda en primer plano.

Por último, Cristina Bustamante consideró como muy buena la iniciativa de Virginia Rico “de dedicarle un ciclo de cine y, afortunadamente, ha estado viniendo gente. Esperamos que en las siguientes funciones lo sigan haciendo y que se continúe aprovechando la obra de Rulfo”, finalizó.

Luego de que el lunes 15 de mayo se proyectara Del olvido al no me acuerdo con comentarios de Carlos Rojas Martínez y el 16 El imperio de la fortuna (1985) de Arturo Ripstein con palabras de Víctor Manuel López Ortega, el Cine en llamas continuará el martes 23 de mayo con Pedro Páramo (1966) de Carlos Velo, con la participación de Amaury Estrada, al que Virginia Rico describió como “un amante total de la obra de Juan Rulfo”, mientras que será ella misma quien el miércoles 24 comente “El despojo” (1960), un cortometraje de Antonio Reynoso, con el que cerrará el ciclo en Jeudi 27, ubicado en la calle Valentín Gómez Farías 265, en el Centro Histórico de Morelia.