Sociedad

Silvano ofreció libertad a Mireles, si abandonaba el país
Gabriel Envila Fischer Miércoles 14 de Junio de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Antes su amigo y ahora sin reconocerlo como “su gobernador”, Mireles lanzó duras críticas a la gestión del gobernador Silvano Aureoles. “Ustedes han visto lo que ha hecho por Michoacán, ustedes creen que merece estar en otro lugar, ustedes consideran que tiene capacidad para enderezar la nave que se está hundiendo a nivel nacional; si no pudo con su municipio ni mucho menos con el estado, ahora imagínense todo lo demás, esa es la respuesta”, a la pregunta de si veía viable la aspiración del mandatario por ser presidente de la República.

José Manuel Mireles
José Manuel Mireles
(Foto: Carmen Hernández )

Durante una reunión con medios de comunicación a quienes agradeció haber sido la voz del movimiento de autodefensas, Mireles aseguró que durante su estancia en los penales de Hermosillo y Nayarit, recibió ofertas del gobierno federal y estatal para salir libre.

Tras dos primeros intentos, primero de la Procuraduría General de la República y luego mediante el juez con sede en Uruapan, para que aceptara su culpabilidad a cambio de obtener su libertad en 15 días, José Manuel Mireles reveló que el actual presidente de la mesa Directiva en el Congreso del Estado, Pascual Sigala Páez se presentó también en el penal de Tepic, Nayarit.

“Llegó precisamente Pascual Sigala en representación del gobernador de Michoacán y me dice, te traigo un saludo de tu gran amigo -entonces sí era mi amigo-, dice ¿estás listo para salir? -sí, le dije- En diez días vengo por ti, dijo él y se vino”.

A los diez días, relató Mireles, “regresa pero con un documento con cinco puntos que yo debería aceptar. Uno: salir de la nación y no regresar en doce años, todo denigrante para un patriota mexicano… Dos: nunca participar en actividades políticas en México; tres: nunca volver a reunirme con personas armadas en México; cuatro: te damos las opciones de largarte a Cuba o a Estados Unidos. Yo les dije, mándenme a Cuba, yo no soy comunista, ni soy revolucionario, soy luchador social, mándenme Cuba, me hago revolucionario, me hago comunista y me vengo nadando y les pongo en su madre, así les dije. El último punto es que Gobernación federal iba cubrir todo el trámite, iban a mandar a Mireles como valija diplomática, ni documentos iba a ocupar”.