Escenarios

Se busca crear un nuevo centro cultural en Uruapan; Eduardo Mier y Terán
Omar Arriaga Garcés Viernes 14 de Julio de 2017
A- A A+

“No hay nada que nos esté deteniendo de momento más que el tener todos los elementos, sobre todo financieros: un centro cultural no sólo requiere programación ni requiere de personal, requiere de muchos otros elementos para que funcione.
“No hay nada que nos esté deteniendo de momento más que el tener todos los elementos, sobre todo financieros: un centro cultural no sólo requiere programación ni requiere de personal, requiere de muchos otros elementos para que funcione.
(Foto: Omar Arriaga Garcés)

Morelia, Michoacán.-En el marco de la exhibición “Anillos concéntricos”, que se inaugura este viernes 14 de julio a las 19:00 horas en el Centro Cultural Clavijero (CCC) y que organiza la Fundación Javier Marín, el curador Eduardo Mier y Terán dijo que se busca crear un nuevo centro cultural en Uruapan.

En específico, está planeado que la Antigua Fábrica de Textiles de San Pedro -ubicada en la calle Miguel Treviño 57 del Centro Histórico- sea la que albergue dicho recinto, para lo cual un grupo de quince personas ya trabaja en el proyecto.

Entre ellos, se cuentan integrantes de la fundación del escultor uruapense, la asociación Terreno Baldío, miembros de la sociedad civil y los propietarios del inmueble, si bien Mier y Terán refirió que por el momento sólo se han realizado labores de investigación, por lo que si de diez pasos se tratara el proyecto apenas iría en el primer, motivo por el que no habría una fecha definida para la concreción del centro.

“No hay nada que nos esté deteniendo de momento más que el tener todos los elementos, sobre todo financieros: un centro cultural no sólo requiere programación ni requiere de personal, requiere de muchos otros elementos para que funcione.

“En realidad, lo único por lo que estamos trabajando y uniendo intereses de grupos de personas que puedan apoyar es por eso: encontrar apoyos económicos”, señaló, aunque no detalló qué cantidad de recursos sería necesaria para echar adelante el centro cultural.

Momento de planeación



Cuestionado sobre si se hablara de porcentajes del uno al cien, en qué medida iría avanzado el proyecto, el curador respondió: “Para que el centro cultural se haga realidad yo creo que vamos en el paso uno de diez”, acotó.

“Lo que hay es el entusiasmo y el interés, la experiencia de un grupo de personas: la experiencia de la Fundación Javier Marín, la experiencia de mi propio equipo y la voluntad de algunos miembros de la sociedad en Uruapan”, agregó.

En ese sentido, Mier y Terán apuntó que el trabajo ha sido sobre todo de documentación para analizar diversas posibilidades: “Hemos hecho algunas investigaciones de apoyos gubernamentales que existen, de estructuras legales de las que se podría hablar; lo primero es darle una forma legal y fiscal para que funcione y, básicamente, eso es lo que hemos hecho, investigar, estamos en un proceso de investigación”.

Por último, dijo que los involucrados en el proyecto son alrededor de 15 personas o un poco más: “Básicamente somos dos grupos: los propietarios de la Fábrica y la Fundación Javier Marín y varios miembros de la sociedad que están entusiasmados para que esto suceda”.
En el caso de la Fundación Javier Marín el curador expuso que los integrantes son el escultor uruapense nacido en 1962 y su comité directo, que consta de otras tres personas, explicó.

-
Es de destacar que de acuerdo a la revista México desconocido la Antigua Fábrica de Textiles San Pedro data del siglo XIX y tiene una arquitectura “ecléctica” de ladrillo, piedra y arcos, a un costado del Río Cupatitzio, “semejante a una de las haciendas de la época”.

“Este edificio fabril fue construido entre 1892 y 1894 por la sociedad que formaban los señores Leopoldo Hurtado y Espinosa (accionista principal), Nabor Hurtado y Espinosa, Wenceslao Hurtado, Silviano Hurtado y Silviano Martínez.

“Para llevar a cabo el proyecto de construcción, la sociedad tuvo que comprar las huertas de Los Cedros y El Zapote, cuya ubicación a orillas del Cupatitzio permitía aprovechar la corriente del río como un potente generador de fuerza motriz.

“Posteriormente la sociedad se dio a la tarea de buscar la fuerza de trabajo, es decir, obreros familiarizados con la industria textil y dispuestos a incorporarse a las diferentes actividades –como el cardado, el lavado y el hilado del algodón–, junto con un grupo de técnicos extranjeros encargados del mantenimiento de los telares, de origen inglés.

“Estos telares eran traídos desde Pátzcuaro a Uruapan en carretas tiradas por bueyes, ya que por esos años no se contaba con el ferrocarril”, dice la publicación sobre el terreno de doce mil metros cuadrados en el que se han filmado películas como Campanas rojas (1982) de Sergei Bondarchuk -que narra la vida en el país del periodista John Reed durante la Revolución Mexicana- y Auandar Anapu. El hombre que bajó del cielo (1971) de Rafael Corkidhi.