Especiales

PAN podría prescindir del PRD en 2018
Gabriel Envila Fischer Lunes 17 de Julio de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Confrontados pero sin perder la compostura que obliga la disciplina de sus estatutos, los militantes del Partido Acción Nacional enfrentarán el proceso electoral de 2018 situados como la segunda fuerza política en el país que más triunfos ha obtenido en los últimos procesos electorales. Sin haber sido capaces de aclarar las irregularidades en la conformación del padrón de sus militantes, el PAN no tiene condiciones para elegir a su candidato presidencial de manera democrática a través de los votos, por lo que mediante encuestas ciudadanas elegirán al mejor posicionado ante la opinión del electorado, buscando que quien resulte elegido sea capaz de contrarrestar la percepción social de responsabilidad, imputada al expresidente Felipe Calderón Hinojosa, por el desborde de la violencia en el país.

Marko Cortés Mendoza, diputado federal
Marko Cortés Mendoza, diputado federal
(Foto: Héctor Sánchez)

Pero para todo hay fórmulas y el desencanto de los mexicanos con sus gobiernos es utilizado por los partidos políticos para medir sus oportunidades, y aunque el PAN gobernó durante dos periodos el país con resultados cuestionables, sobre todo por la inseguridad desatada durante sus doce años de gobierno, apuesta a que los resultados del gobierno de Enrique Peña Nieto y la división de la izquierda puedan ayudarlos a regresar a Los Pinos.

“Según las mediciones de las que nosotros tenemos conocimiento, el PAN es la fuerza política que más preferencia tiene por la gente. Te puedo decir factores: tenemos un PRD históricamente fuerte en Michoacán que hoy está dividido en dos partidos políticos, o una izquierda dividida, sumada al desgaste de un gobierno del PRD en Michoacán que no ha hecho bien las cosas; por el otro lado tenemos un gobierno priista desastroso, y en Michoacán, una administración priista pasada que generó un desgaste enorme para ese instituto político. Esos factores benefician al PAN, no apostamos al desgaste de otros partidos, apostamos al trabajo”, señaló en entrevista con Cambio de Michoacán Javier Estrada Cárdenas, secretario general de Acción Nacional en Michoacán.

Javier Estrada recuerda que a nivel local, en 2015 no le fue nada bien al PAN, aunque hoy asegura que el albiazul es otro diferente del de 2015. “Hay que reconocerlo, ganamos únicamente ocho de las 113 alcaldías en disputa y sólo dos diputaciones por la vía del voto”.

Tras los resultados obtenidos bajo el control del diputado federal Marko Cortés, el PAN tuvo que modificar algunas de sus inercias para dar certeza a su militancia. Lo primero, señala Javier Estrada, fue elegir por primera vez a un dirigente estatal vía los votos de sus militantes. “Nos dimos a la tarea de recorrer el estado visitando a la militancia para que nos legitimara con su voto”.

Entre las disputas de los calderonistas-zavalistas contra los neopanistas que hoy tienen el control del partido, Javier Estrada señala que será el método de encuestas el que guíe los perfiles que seleccionará el PAN para el proceso electoral del próximo año. “Estaremos haciendo, estrictamente para consumo interno, evaluaciones metodológicas a través de empresas encuestadoras que nos ayuden a procesar y convencer a la gente de cuál sería nuestra mejor propuesta”.

Aunque todo, dice el dirigente panista, puede generar una sinergia en favor o en contra, considera que las inconformidades en la selección de los candidatos se den en mayor escala si se acude a una votación para elegir a los candidatos con un “padrón controlado”. “Está el caso de Alfonso Martínez, que no traía el control del padrón y decidió irse del PAN y hoy en día es el presidente municipal. Son cosas que no pueden seguir pasando.

“Una vez que se abra el calendario electoral nosotros estaremos haciendo las propuestas a la Comisión Permanente Electoral y ella nos avisará para nosotros abrir los procesos internos. Los procesos internos estarían agotados entre enero y abril del año que entra”.

De manera formal, puntualiza, entre septiembre y diciembre, una vez que haya arrancado el proceso electoral, se definirán los métodos de selección y qué momentos, y será decisión de la comisión permanente.

Luisa María Calderón Hinojosa. dos veces candidata a gobernadora de Michoacán
Luisa María Calderón Hinojosa. dos veces candidata a gobernadora de Michoacán
(Foto: Carmen Hernández )

Gobierno de Felipe Calderón no será factor en contra: Luisa María



Para la dos veces candidata a gobernadora de Michoacán, Luisa María Calderón Hinojosa, quien hoy dice esperar los tiempos para definir si buscará o no ser presidenta municipal de Morelia, los cuestionamientos en contra de la administración federal de su hermano no serán un factor en contra para el PAN en 2018. “Los que siempre han opinado en contra seguirán opinando en contra, pero los números (entre el gobierno de Calderón y de Peña) son incomparables”, señala entrevista con Cambio de Michoacán la también senadora de la República.

Con varios elementos a su favor, como contar con doce gubernaturas y un partido activo que no espera a que lleguen los procesos electorales para hacer fortalecer sus estructuras, considera que el PAN tiene una oportunidad en 2018, en contraste con la disminución del PRI en los estados de la República y su condición de “absoluto desgaste”.

“Yo creo que también la ciudadanía compara los gobiernos, este último que ha sido fatal con el último nuestro o con los dos nuestros y la gente compara y salimos muy positivos. La comparación hace que la gente voltee a ver al PAN como una opción”.

Luisa María Calderón señala 22 mil kilómetros de carreteras construidas en los gobiernos del PAN “sin ningún socavón”, tres mil hospitales nuevos, diez puntos porcentuales de avance en la educación media superior, el salir del bache económico y mantener la estabilidad del peso frente al dólar como elementos que contrastarán los electores.

Aunque al inicio de la administración de su hermano ningún estado tenía presencia militar, la senadora contrasta: “En seguridad están peor, cuando Felipe dejó el cargo había nueve estados con presencia militar, hoy hay 24 estados con presencia militar. Se pensó que no hablar de la inseguridad borraría el problema y en verdad que sigue habiendo una inseguridad brutal”.

Entre la modificación de los estatutos internos, que no garantizan la claridad en la toma de las decisiones que se asumen en el PAN y la incapacidad de los órganos del partido para darle validez al padrón de militantes, que observa Luisa María Calderón como dos contextos importantes, considera que la propia competencia entre sus militantes enriquece a su partido.

“Las últimas elecciones han sido sin elección interna, el partido ha ido haciendo designaciones y yo te diría, según mi interpretación, que a estas alturas ya no hay posibilidad de ir a una elección interna, porque por ejemplo ya deberían haberse expuestos en los estrados de los comités directivos las listas nominales como quedaron y no están. Los tiempos ya se fueron para ir a una elección interna, pero además las últimas quince decisiones de candidatos a gobernador del partido las han hecho mesas de diálogo entre los distintos aspirantes y hemos salido en cada estado con el candidato que es más competitivo frente a los adversarios”.

Peses a ubicarse hoy dentro del grupo opositor y no en el del control del partido, la senadora reconoce dos hechos atribuibles a la dirigencia panista: que ha sido capaz de garantizar un diálogo entre los aspirantes a candidaturas y que la selección de los candidatos ha dado resultados en las elecciones.

A Juan Zepeda le ayudó el PRI



“A mí me parece que no se va a dar la alianza con el PRD, pero en todo caso, a la hora que se diera la alianza pones lo mismo, ¿quién de los que han levantado la mano está arriba? Pero si la alianza es ‘nos aliamos siempre y cuando el candidato se llame fulanito’, eso ya no es una alianza para los ciudadanos, sino una alianza para postular a un amigo”.

–¿Por qué ve difícil que se dé una alianza entre el PAN y el PRD? –la senadora ríe y responde: “Tengo mis hipótesis muy personales de recurrentes comportamientos de los liderazgos, yo les llamo los hombres de la foto, que creo que en mi hipótesis es necesario alguien que le quite votos, digamos de la izquierda a Andrés Manuel y si la izquierda se supone que es el PRD, pues si el sol azteca y el PAN van aliados no hay quién de color izquierdoso le quite votos a Andrés Manuel”.

Mientras que Luisa María Calderón considera que ese escenario no es el mejor para quien quiera ganarle a López Obrador, en el PRD la disputa por el control del partido no tiene tregua y la corriente perredista Alternativa Democrática Nacional (ADN) intenta promover a Juan Zepeda como el personaje capaz de arrebatar a Obrador la simpatía electoral con que hoy cuenta, la senadora lo desinfla.

“A Juan Zepeda el PRI le ayudó en el Estado de México, el PRI le ayudó, lo creció y lo financió para que también le quitara votos a la señora candidata de Morena, pero Juan Zepeda por sus propios recursos, digamos intelectuales, no… digamos es otro escenario, las necesidades de los señores de la foto son otras ahora”.

Encontrar un proyecto común para sacar al PRI: Marko Cortés



Lo difícil de establecer una alianza entre el PAN y el PRD, para el diputado federal Marko Cortés Mendoza, panista que hoy mantiene el control de este partido en Michoacán, es buscar que el voto de los mexicanos cansados del mal gobierno del PRI no se fragmente en muchas opciones.

“Buscar presentar un proyecto que sume a las diferentes opciones y las diferentes fuerzas y partidos políticos para frenar al PRI y al populismo estilo Venezuela que representa Andrés Manuel López Obrador”, indica Marko Cortés.

El PAN, señala, ha demostrado en Tamaulipas, Aguascalientes y Chihuahua que yendo solos pueden ganar, pero también que las coaliciones dan buenos resultados, como el caso de Veracruz o Quintana Roo.

“Lo difícil es buscar una plataforma que nos una, que impulsemos de forma conjunta y entonces que después de beneficios a la gente”.

–¿Tomando en cuenta las confrontación interna del PAN, en qué escenario los pone el impulsar un candidato común con un partido invitado?

“Nosotros primero iremos en la búsqueda de concretar un frente común, un proyecto, después de esto emitiremos una convocatoria y después elegiremos candidato. Primero tenemos que saber si hay o no un frente común, después quién pueda encabezarlo, tenemos que ir por partes en cualquiera de los dos escenarios”.

Aunque comparten la misma cuna, el PAN y el PRD encuentran su origen en un apostura ideológica totalmente distinta. Mientras que el PRD fue fundado por el hijo del general y ex presidente de México, Lázaro Cárdenas del Río, el PAN nació de la sinarquía y el clero para hacer frente a las políticas sociales impulsadas por Lázaro Cárdenas.

–¿Cómo encontrar esas coincidencias?

“Nosotros queremos derrotar al PRI deficiente, corrupto, incapaz, y al PRI que se fue al PRD y que luego se fue a Morena, que es absolutamente populista y absolutamente responsable, y es por eso que buscamos las coincidencias con otras fuerzas políticas”.

Elevar el salario mínimo, impulsar la competitividad, el equilibrio de poderes y “muchos otros temas”, dice el legislador, son las coincidencias que hasta ahora han encontrado PAN y PRD, mientras que las diferencias más complicadas de trabajar, agrega, son definir una política económica y un modelo fiscal comunes, que en la visión del PAN, explicó, ubica fortalecer a las empresas como el productor de la riqueza para generar “productividad, trabajo y empleo para la gente”.

“Buscar esas coincidencias dentro de una plataforma económica con una visión de bienestar humano, personal, particular y particularmente de la clase trabajadora, va a ser uno de los restos principales”.

Comentarios