Morelia

Niega ayuntamiento de Morelia trasfondo electoral en conversión de alumbrado público
Josafat Pérez Martes 8 de Agosto de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Ante los señalamientos emitidos por el diputado de Movimiento ciudadano, Daniel Moncada, sobre la iniciativa de conversión del sistema de alumbrado público como mecanismo de recaudación en la antesala de las elecciones 2018, el director de Servicio públicos municipales, José Luis Gil Vázquez, disintió al asegurar que la demora para presentar el proyecto al Congreso del estado “fue por cuestiones técnicas y jurídicas” y no por un cálculo político electoral.

“Necesitábamos ir por los modelos que han dado resultados”, dijo en entrevista al considerar la compra de lámparas de procedencia oriental y el arrendamiento de luminarias realizadas en otras administraciones, proyectos fallidos o “errores que no debemos repetir, por eso es un plan integral”.

La administración municipal recibe cerca de dos mil 300 quejas mensuales, de las que 90 por ciento van orientadas a problemas de alumbrado público y el resto a baches
La administración municipal recibe cerca de dos mil 300 quejas mensuales, de las que 90 por ciento van orientadas a problemas de alumbrado público y el resto a baches
(Foto: Archivo)

Cabe señalar que el diputado Moncada presentó este martes una iniciativa basada en el artículo 115 constitucional, para prohibir que las administraciones municipales puedan concesionar o privatizar el alumbrado público.

Entre otros señalamientos, destacó que debe velarse por impulsar la generación de políticas públicas a fin de que las alcaldías gestionen convenios con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Secretaría de Energía, antes de negociar los servicios públicos con la iniciativa privada.

Según las cuentas del ayuntamiento, el municipio gasta catorce millones de pesos mensuales por concepto de alumbrado público, (sin incluir la nómina del personal adscrito a la dirección de Alumbrado sustentable, misma que asciende a casi tres millones). Por diez años el proyecto tiene un costo estimado en mil 600 millones de pesos. Para costear el subsidio del proyecto, la administración municipal solicitó al Congreso del estado una línea de crédito por 42 millones de pesos, equivalente a tres meses de pago de alumbrado público.

Al respecto, Gil Vázquez señaló que –de aprobarse la conversión– podría haber un ahorro sustancial, dado que el programa integral contempla la sustitución de 67 mil 400 luminarias, su mantenimiento, así como la renovación de cableado, registros y controles en todo el municipio.

Calificó de insuficiente el presupuesto de ocho millones de pesos anuales que recibe la dirección de Alumbrado sustentable, monto que únicamente se invierte en mantenimiento y deja rezagado el cambio de circuitos, cableado y postes, entre otras necesidades.

No apagamos las luminarias a propósito, es la lluvia



“Llevamos más de 16 mil mantenimientos, cuatro mil adicionales al año pasado; el rezago es considerable. En acumulativo llevamos más de 25 mil mantenimientos, durante la administración”, dijo al señalar que las lámparas faltantes “se van apagando por cumplir su vida útil, por vandalismo o por las instalaciones obsoletas”.

Ante las acusaciones que circularon en redes sociales, respecto a los apagones en varias zonas de la ciudad como presunta medida de presión por parte del ayuntamiento para convencer a la ciudadanía de la viabilidad del proyecto de conversión, Gil Vázquez lo negó rotundamente.

“No estamos apagando las luminarias, lo que pasa es que muchos controles están a piso tierra y durante temporada de lluvias se anegan los registros de agua, obviamente se disparan las pastillas y se apagan una cuadra o varias en avenidas”, dijo al reconocer por denuncias ciudadanas que avenida Universidad, tramos de Ventura Puente y bulevar García de León, así como en Torremolinos, Jardines del toreo y salida a Charo, se han dado dichos apagones.

Reconoció que la administración municipal recibe cerca de dos mil 300 quejas mensuales, de las que 90 por ciento van orientadas a problemas de alumbrado público y el resto a baches, fugas de agua e problemáticas de imagen urbana.

De darse la aprobación del programa integral de alumbrado público –cosa que parece lejana, en tanto los diputados locales de las tres fuerzas políticas con mayoría en el Congreso ya manifestaron su desacuerdo–, Gil Vázquez estimó que serán 27 empresas las interesadas en entrar al proceso de licitación pública y el fallo recaería en el Comité de adquisiciones, dijo, “la decisión no la tomaría el alcalde”.