Sociedad

Porras a Peña Nieto y músculo clientelar en firma de convenio
Ernesto Hernández Doblas Miércoles 6 de Septiembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Las ovaciones de “Peña, Peña” dieron la bienvenida a funcionarios del estado y la federación, que asomaron por entre las escalinatas del Palacio del Arte que lucía como en una buena tarde de toros. Más de tres cuartos de entrada, dirían los cronistas taurinos.

La terna estaba compuesta principalmente por Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de gobernación, Silvano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán y Alfonso Martínez Alcázar, presidente del municipio.

Aunque, además, asistieron ellas y ellos: políticos, funcionarios, guaruras, empresarios y una gama de colores partidistas, aunque bien podría decirse que aquí solo imperó el verde, blanco y rojo del partido que actualmente ocupa la presidencia del país.

La terna estaba compuesta principalmente por Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de gobernación, Silvano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán y Alfonso Martínez Alcázar, presidente del municipio
La terna estaba compuesta principalmente por Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de gobernación, Silvano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán y Alfonso Martínez Alcázar, presidente del municipio
(Foto: Héctor Sánchez)

Ello es comprensible si se piensa el motivo del acto y los actores del mismo, además de los oficiales. Es decir, se firmó un convenio para que difusores y difusoras, llevaran a cabo acciones que nunca se definieron del todo, en contra de la violencia contra las mujeres y las niñas. Tampoco se dijo cuántos eran y en donde habrían de emprender sus labores.

¿Quiénes estarán encargados de tales acciones políticamente correctas y necesarias? Pues beneficiarios de la empresa paraestatal LICONSA que aprovechó también para mostrar músculo clientelar.

Así entonces ellas y ellos, provenientes de algunas de las comunidades michoacanas más desfavorecidas estarán encargados de hacer lo que les indicó Osorio Chong, refiriéndose a mujeres y niñas que sufrieran de violencia de género, en un discurso que a ratos era encendido y con ganas de convencer: “Denles afecto, apóyenlas, guíenlas y ayúdenles para que puedan salir de ese círculo de violencia”.

En medio de los discursos que fueron breves y concisos, con un promedio de no más de diez minutos, volvían a surgir los gritos de inicio, es decir, “Peña, Peña, Peña”, aunque también uno que intentó propagarse con fuerza, pero no obtuvo el mismo éxito: “Liconsa, Liconsa”, a pesar de que ésta sí se encontraba mientras el primero estaba ausente.

Junto al gobernador de la entidad había una mujer morena y fuerte, que provenía de Chilchota, misma a la que se le dio la oportunidad de tomar el micrófono como beneficiaria de una empresa distribuidora de leche, cuyo nacimiento y uso electoral fue producido por el gobierno del presidente Manuel Ávila Camacho.

“Vengo a darle las gracias al presidente Enrique (Peña Nieto)”, comenzó diciendo Crisanta Flores Marcos, quien se dijo originaria de Acachuén, a lo que agregó que no le importaban las burlas de la gente cuando le decía “mi amor” al mandatario de México, motivo por lo cual le habían apodado “la gaviota de los Once Pueblos”.

Los aplausos y vítores no se hicieron del rogar, ante la declaración amorosa de Flores Marcos, quien no conforme con eso dijo que nunca en su vida había visto a un presidente que fuera a visitar a los municipios menos favorecidos.

“Le doy las gracias al secretario Osorio de todos los apoyos”: nuevos aplausos. Antes había mucho machista en las comunidades, aseguró quien tenía el uso de la voz, pero afirmó tener la esperanza de que ahora se pudiera llegar a las raíces de ese mal social.

Sin embargo, ese discurso a favor de la erradicación de la violencia en contra de las mujeres y niñas, fue interrumpido por la misma Flores Marcos para volver a dar las gracias por el apoyo recibido de parte de las autoridades, con programas como LICONSA y PROSPERA. No hace falta decir que las palmas volvieron a batirse como ante un torero con éxito.

En el aplausómetro no estuvieron dejados de lado Aureoles Conejo ni Martínez Alcázar, solo que éste último pudo obtener un bonus track por medio de chiflidos y suspiros de las féminas que ahí se hallaban.

Sí, fue una firma de convenio en un ruedo de plaza de toros, para que mujeres y hombres beneficiados por LICONSA, hagan acciones en contra de la violencia hacia las mujeres y las niñas. Pero también fue un acto político que tuvo tintes del llamado acarreo, esa práctica que, hay que decir, todos los colores partidistas llevan a cabo en tiempos pre y post electorales, o para cuando la ocasión lo amerite.

Un dato que pareció perderse entre el video promocional de LICONSA, las porras y los discursos, fue el que dio el secretario de gobernación federal, a un año de implementada la Alerta de Violencia de Género en 14 municipios de la entidad: Michoacán ocupa, dijo, el segundo lugar con más reportes de violencia en contra de las mujeres. También sobra decir que en el dato dado, no hubo aplausos.