Sociedad

85% de los michoacanos reprueba el estado de las vialidades
Maricruz Ríos Velázquez Jueves 7 de Septiembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- “Las calles están en un muy mal estado. Horribles. No hay iluminación, no hay señalamientos, no sirven los semáforos, tienen muchos baches y cuando los bachean no los bachean bien”. Nicté Velázquez, comerciante de 31 años, enfrenta todos los días esta problemática en la ciudad de Morelia. Pero su opinión no es la única en este sentido ni exclusiva de la capital del estado. De acuerdo con el estudio “Vialidades urbanas”, 85 por ciento de los michoacanos considera que las calles de las principales poblaciones de la entidad están en mal estado.

Calles de Morelia
Calles de Morelia
(Foto: Carmen Hernández )

Realizado por el Instituto Mexicano del Cemento y del Concreto (IMCYC) y la firma consultora De La Riva Group, el estudio exhibe que el 85 por ciento de los michoacanos reprueba el estado de las vialidades de las ciudades, y el 91 por ciento de ellos considera que el principal problema de las mismas son los baches.

Sin embargo, el problema del bacheo no se reduce a taparlos y seguir adelante en palabras de Alondra Galinzoga, estudiante de Arquitectura de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. “Es también una cuestión cultural y de diseño de las vialidades”, comenta.

Para la universitaria, el problema real de los baches es el congestionamiento vehicular y la poca cultura en cuestión de reducir el uso de los automotores en ciertos puntos de la ciudad. En el caso de Morelia, Alondra Galinzoga ejemplifica que la mayoría de vialidades en peor estado son aquellas donde transita un gran número de vehículos, como el Libramiento a la altura de la salida a Pátzcuaro y el crucero a la salida a Quiroga.
Más coches representan mayor peso para las calles y a la larga, junto con otros factores como la lluvia, el resultado es un cúmulo de baches y vialidades en mal estado. “Y no es una cuestión de mantenimiento, en Morelia a las calles les están dando mantenimiento siempre. Pero hacer vialidades más anchas o para más vehículos no soluciona el problema, sólo lo hace más grande”.

La estudiante expone que pese a los trayectos largos que ya son una condición regular en la capital, el problema de las calles inundadas de baches no se reducirá exponencialmente hasta que se no reduzca el uso de automóviles. “Una alternativa sería usar con más frecuencia el transporte urbano”.

También para Rodrigo Sandoval, periodista de 22 años, el principal problema es la cantidad de baches. “Los parches que hacen para tapar los baches parecen topes y no están bien balizadas: no hay señalizaciones adecuadas, no están bien definidos los espacios para cada cual en las calles”.

El estudio “Vialidades urbanas” señala que el segundo gran problema de las calles en las principales ciudades de Michoacán es la poca iluminación, con el 61 por ciento, mientras que el tercer lugar es el exceso de vados, respuesta en la que coincidieron el 29 por ciento de los encuestados. Los vados son las modificaciones en rampa realizadas en las banquetas para permitir más fácilmente introducir vehículos a hogares o cocheras.

A la pregunta, “¿Opina usted que el gobierno invierte suficiente dinero en las calles en donde usted vive?”, el 82 por ciento contestó que no y el 18 por ciento que sí. El 72 por ciento apunta como principal culpable del mal estado de las calles a los gobiernos municipales, el 17 por ciento al gobierno estatal, el siete por ciento al Ejecutivo Federal y sólo el cuatro por ciento a otros factores como el exceso de vehículos y la falta de cultura vial.

En este orden de ideas, el alcalde de Morelia, Alfonso Martínez comentó el jueves pasado que existe “renuencia del gobierno estatal y federal”, por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Obra Pública y la de Comunicaciones y Transporte, respectivamente, pues corresponde también a ellas apoyar en las labores de bacheo y rehabilitación de los principales puntos en la ciudad de Morelia, tales como la Avenida Camelinas y las salidas a Quiroga y Salamanca.

Nicté Velázquez comentó para Cambio de Michoacán que en el particular caso de Morelia ella no ve como principal culpable a la administración de Alfonso Martínez, de quien opina que ha “puesto especial énfasis en el tema pese a los retrasos en todas las obras”, sino “un problema histórico que abarca a otras gestiones municipales” además del “incremento desmesurado de vehículos que vuelve muy difícil y peligroso transitar la ciudad ya no sólo en carro, sino a pie”.

“Falta iluminación, falta señalización y cuando reparan las calles lo hacen en desorden. Bloquean la calle en buen estado para desviar el tráfico a la que en peores condiciones está en lugar de hacer lo contrario y empiezan a trabajar a las 12:00 del medio día”.

Alondra Galinzoga juzgó que además el problema con las obras de rehabilitación es que “suelen usar materiales de mala calidad y los parches no duran mucho”. Rodrigo Sandoval se expresó de manera similar.

El estudio de IMCYC arrojó que el 95 por ciento de los michoacanos prefiere que la inversión inicial en vialidades urbanas debe ser mayor para buscar ahorros a largo plazo, y que el 85 por ciento preferiría que sus calles fueran pavimentadas con concreto; sólo el quince por ciento está a favor del uso de asfalto. El 93 por ciento de ellos prefiere calles que requieran menos reparaciones a lo largo del tiempo, aunque éstas puedan ser más difíciles de reparar.

El estudio “Vialidades urbanas” se realizó no sólo en Michoacán, sino en las 32 entidades del país y contó con una muestra representativa de tres mil 88 entrevistas, lo que de acuerdo con las firmas encargadas otorga un nivel de confianza del 95 por ciento y un margen de error de 1.8 por ciento.

La media nacional respecto a ciudadanos descontentos con el estado de sus calles fue del 83 por ciento, dos puntos por debajo de la molestia en el tema por parte de los michoacanos.