Escenarios

‘Ayotzinapa 26’ muestra una diversidad de perspectivas, desde lo testimonial y documental
Omar Arriaga Garcés Jueves 7 de Septiembre de 2017
A- A A+

Morelia, Michoacán.- Una diversidad de perspectivas, desde lo testimonial y documental, pasando por lo anecdótico, lo histórico, hasta reflexiones de corte más abstracto e interpretativo, fueron las que un público de poco más de 70 personas pudo contemplar este miércoles 6 de septiembre con la proyección de la cinta Ayotzinapa 26, producida por Sergio Ortiz Borbolla.

Al término de la presentación del trabajo de poco más de hora y media, con 29 realizaciones de menos de tres minutos cada una, de cineastas incipientes y otros con trayectoria, de países como México, Brasil, Bélgica, Argentina y Francia, el también director, fotógrafo y asistente de medios para las Américas de la Oficina Regional de Amnistía Internacional hizo una llamado a las autoridades para exigir la presentación de las más de 30 mil personas desaparecidas en México.

Un documental que ostenta diversas miradas de un fenómeno tremendo y que tras observarse deja una pregunta en el aire
Un documental que ostenta diversas miradas de un fenómeno tremendo y que tras observarse deja una pregunta en el aire
(Foto: Omar Arriaga Garcés)

Ortiz Borbolla refirió que si bien un par de décadas atrás era común que ante una desaparición se hablara de que la persona había partido o acaso habría sufrido un accidente, hoy día el fenómeno de la desaparición forzada está tan presente en la sociedad mexicana que de inmediato remiten a casos como el vivido el 26 de septiembre de 2014 por los 43 normalistas de la Norma Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero.

“Esta película es un pequeño grito en todo este gran cañón que nos trastoca, aunque no sepamos dónde están las personas que nos matan todos los días. Es algo que no debemos permitir y debiésemos estar más proactivos, no sólo ante los desaparecidos sino ante las causas de las desapariciones”, externó.

Expuso que los mexicanos debe sacar -así sea un poco- lo que sienten ante tantos casos de desapariciones y narró cómo una persona de su círculo cercano fue desaparecida, lo que causó gran pesar en las vidas de sus seres queridos, siendo más tarde encontrado su cuerpo: “Con una sola persona ha sido un efecto tan brutal a pesar de que sabemos dónde se encuentra, no me puedo imaginar con los 43”, apuntó.

De igual modo, comentó que muchos de los desaparecidos en México en los últimos tiempos son activista, “asesinados ya no por meterse en temas políticos”, ante lo cual dijo: “No me quiero imaginar las cifras que habrá”, de quienes sí están inmersos en denunciar la corrupción de los diversos niveles de gobierno, por lo que dijo que los mexicanos deben despertar su conciencia, no sólo por Ayotzinapa, sino por los miles y miles de ciudadanos desaparecidos.

En ese sentido, reiteró su invitación a expresarse “con sinceridad” e inclusive ofreció que en escuelas o trabajos, o en las propias colonias Ayotzinapa 26 pueda ser proyectada de manera gratuita, para lo cual daría facilidades, ya que todos los trabajos sin excepción -aun aquellos que ostentan logos de dependencias- fueron realizados sin apoyo de ninguna índole, salvo la voluntad de cada cineasta y su equipo.

Virginia Rico Meneses, directora del proyecto audiovisual y crítico Ojo Libre, que invitó a Ortiz Borbolla a Morelia, agregó que hace unos años era común tener a algún familiar que vivía en otra parte del mundo o en los Estados Unidos, mientras que hoy lo es que alguien tengo algún conocido que desapareció y, en su caso, puso como ejemplo a “Gerardo”, compañero de la Facultad de Historia de la Universidad Michoacana de San Nicolás (UMSNH) presa de desaparición forzada: “No hay manera de querer llegar más allá a pesar de tener la necesidad de saber qué hay más allá. Porque el status quo está tan lleno de violencia. Se deben hacer los señalamientos de quienes son responsables y quienes podría serlo. Lo que decimos no es nuevo, pero podría ser nueva la forma en que reaccionamos”, expresó la investigadora, antes de invitar a pasar al frente al realizador michoacano Juan Carlos Oñate para hablar de la desaparición forzada.

Algunos de los trabajos



Entre los cortometrajes vistos están “Sequía”, de Mariana Rodríguez, una intervención de los audios de los familiares y amigos de los 43 estudiantes desaparecidos con imágenes de ellos y de la policía; también se pudo contemplar “400 noches”, en el que Maximinio Hernández, padre del estudiante desaparecido Carlos Lorenzo Hernández Muñoz aparece a cuadro tras más de un año del suceso.

“Mensaje a la nación” es la yuxtaposición del mensaje que tras las elecciones del 5 de junio de 2016 dio Enrique Peña Nieto, explicando que en el país todo estuvo y está bien, mientras de fondo imágenes de represión policial y gritos de personas golpeadas pasan en la pantalla: “Hay que rechazar la violencia y la intolerancia... Compatriotas, en México la democracia avanza”, expresa el presidente, mientras que en “43⁰C” de Pablo Gasca Gollas las calles de la Ciudad de México son escenario de un hombre que se dirige a su casa a mitad de una manifestación.

“Estadio Azteca”, del connotado realizador Fernando Eimbcke, director de Temporada de patos y Club sandwich, presenta el momento en el que en el estadio más grande del país la gente -tras el Himno Nacional- comienza a corear los números del 1 al 43 y termina gritando “justicia”, al unísono, en un instante que pone la piel de gallina; en tanto que “Yo lo vi”, de Jaime Ramos, plantea la escena en que una mujer es testigo de un levantón de dos estudiantes, sin que su vida vuelva a ser la misma.

“El insomnio” es un trabajo en el que la muerte se cuela por las rendijas del sueño y la vigilia; mientras que “Santuario” de Joshua Gil pone las voces de algunos padres de los normalistas desaparecidos con imágenes del entorno al que no volverán: “Vida mía, que la luna guíe tu camino de regreso... Yo camino de noche y de día buscándote, la vida para mi terminó el día de tu partida, ahora estoy muerto en vida... Tus hermanos y yo cuidamos tu recuerdo y todos los días rezo para que tú recuerdo no se extinga, exijo que el olvido no llegue jamás... Tu muerte no será en vano, será el levantamiento más profundo, la revolución más larga, a partir de ahora nada volverá a ser igual”, se expresa.

Destacan también otras realizaciones como “Macedonia”, la secuencia de borrado de rostros de los estudiantes del Dr. Alderete y Laura Alderete; “Las voces por Ayotzinapa” de Alex Noppel; el “Requiem” de Christiane Bukhardt; “Aniversario” de Aarón Fernández; “Rompecabezas” de Sebastián Hoffman; el estremecedor trabajo “Saul”, del propio Ortiz Borbolla; el “Cuadragésimo tercer hombre” de Jorge Bolado; el brasileño “Verdade”; “Nos faltan 43” de Bruno Bichir, donde se lee parte del acto V de Macbeth de Shakespeare sobre lo que es la vida; la animación “Bajo el sol de México olvidamos todo”, graciosa en la crueldad y el humor negro que exhibe; “Generación mudanza” de Hari Camino; “Seres queridos” de Alejandro Moreno; la confesional “Llamada a Anita Bendersky” de Paula Markovich; la también animación “Homo fluxus” de Luis Felipe Alanís; “Sin fin” de Kenya Márquez; o bien la inquietante “Ya nadie toca el trombón” sobre Cutberto Ortiz Ramos.

Un documental que ostenta diversas miradas de un fenómeno tremendo y que tras observarse deja una pregunta en el aire: “¿Pero, por qué nadie hace nada y nada pasa en México?”, como dos chicos se cuestionaban el uno al otro en la Casa Natal de Morelos, donde a las 17:00 horas fue presentado el trabajo este miércoles.