Municipios

En Huetamo, pródiga temporada de ilamas derrumbó el precio de intermediarios
»El codiciado fruto silvestre se reproduce entre septiembre y octubre en Tierra Caliente
Ángel Ramírez Ortuño Jueves 5 de Octubre de 2017
A- A A+

Huetamo, Michoacán.- A mediados del mes de septiembre el precio de una ilama, fruto natural de la región de Tierra Caliente en la ribera del Balsas, se cotizaba entre 20 y 30 pesos, y la población las compró sin remilgos con base en la fina textura y sabor de su pulpa; sin embargo, iniciado el mes de octubre y a diferencia de que en otras temporadas escaseaba, de manera imprevista se saturó el mercado local dada la generosidad con la que la madre naturaleza permitió en 2017 su producción, al grado tal que esta semana rematan tres ilamas en 20 pesos, algo que a decir de los vendedores locales se debió a que revendedores no calcularon el sobre abasto de esta fruta de sabor parecido a la anona, chirimoya y la guanábana.

Las  Ilamas de septiembre y octubre abundan en Tierra Caliente.
Las Ilamas de septiembre y octubre abundan en Tierra Caliente.
(Foto: Ángel Ramírez Ortuño)

Y a decir de pobladores de la extensa región del Balsas que cruza entre los estados de Guerrero y Michoacán, y espacio privilegiado por su ubicación y temperatura para el cultivo de ilamas, señalan que la región de Tierra Caliente se caracteriza por su variedad de frutas que se dan en diferentes épocas del año, aprovechadas por la gente para realizar diversas actividades gastronómicas y para deleite del paladar, entre ellas los mangos, melones, ciruelas, tamarindos, nanches, pinzanes, atuses, huicumos, poporos, pitahayas, capires y otros frutos; sin embargo, entre las festividades de San Nicolás, del 10 de septiembre hasta las de San Rafael, el 24 de octubre, las ilamas se imponen en el gusto de los huetamenses.

Existe en la misma región del Balsas un fruto parecido a la ilama, se trata de la anona, con la peculiaridad de que esta especie empieza a desaparecer en los campos de este municipio y su reproducción se da en la temporada de los meses de abril y mayo, a diferencia de las ilamas, que surgen en el tiempo en que madura la semilla de ajonjolí y se prepara su cosecha, y estudios sobre el tema, como una institución educativa de Ciudad Altamirano, abundan en información sobre el tema, mientras que los viejos hombres del campo de Huetamo señalan que su reproducción se da en especial cuando prevalece la humedad en el medio ambiente.

Al transitar por las calles del mercado de Huetamo y del centro de la ciudad es interesante observar cómo se ofertan las ilamas, y por primera vez en mucho tiempo su precio en el mercado se derrumbó, de tal forma que se le ruega a la clientela que las compre a precios irrisorios, algo que beneficia al consumidor local y afectó a los revendedores, por lo que es recomendable adquirirlas y disfrutarlas a placer, dado que al igual que las lunas, la de octubre es más hermosa, pero las ilamas y las también exóticas pitahayas, son delicias y flor de un día.